VUELTA A ESPAÑA

Mikel Landa tiene complicado llegar a tiempo a la Vuelta

Mikel Landa

Twitter: @CiclismoDs

Sufre dos fracturas en las costillas y una en la vértebra L1. Se está tratando con diamagnetoterapia. Quebec y Montreal o el Tour de Gran Bretaña, alternativas.

A día de hoy, Mikel Landa tiene muy complicada su participación en la Vuelta, que arranca el próximo 25 de agosto en Málaga. Al vasco le detectaron otra costilla fracturada en una nueva revisión médica (ya tenía rotas una costilla y la vértebra L1 por la montonera de San Sebastián, y secuelas de su caída en Roubaix). Además sufre un importante edema en la espalda que no le permite coger la bici más de una hora al día, a pesar de las sesiones triples de rehabilitación (dos por la mañana y una por la tarde, a sumar a las sesiones de masaje). El alavés tomará una decisión sobre su presencia en la ronda española durante este fin de semana, pero su entorno no se muestra muy optimista.

Landa se puso en manos del reputado médico Mikel Sánchez (tío de su masajista, Andoni), con la colaboración del Club Deportivo Alavés y de su coordinador, el doctor Javier Barrio. En las instalaciones del equipo vitoriano Landa recibe un tratamiento especialmente innovador para intentar acelerar la recuperación: la diamagnetoterapia.

“Se considera lo último para curar este tipo de lesiones”, explica Barrio a As. Entre sus objetivos se encuentra “actuar sobre la inflamación, acelerar el drenaje, aumentar la actividad neuromuscular, controlar el dolor y facilitar la soldadura del hueso”. El aparato con el que se aplica cuesta unos 60.000 euros y es de fabricación italiana. “Lo empezaron a usar conjuntos de fútbol de la Serie A, y se ha extendido a muchos clubes europeos”. En España, Barcelona, Celta o Leganés figuran entre ellos.

Barrio opina que en este campo de la medicina “los milagros no existen”. Unido al freno que las fracturas han supuesto en su programa de preparación, se convierten en difíciles factores en contra frente a los que luchar. Landa ha empezado a hacer rodillo, pero los entrenamientos planificados no alcanzan la intensidad requerida a ocho días del inicio de la Vuelta. Y el dolor resulta insoportable por encima de la hora de bicicleta.

Aun así, continuará con el tratamiento por ver si avanza y puede llegar a la cita, en principio fundamental para otro desafío de este final de la temporada que también arriesgaría si no se recupera bien: el Mundial de Innsbruck (30 de septiembre). Si el sábado 25 de agosto Mikel Landa se presenta en la línea de salida de Málaga se confirmará, como dice Barrio, que “los ciclistas están hechos de otra pasta”.

0 Comentarios

Normas Mostrar