"Es bonito volver a ver el naranja del Euskadi en el pelotón"

CICLISMO

"Es bonito volver a ver el naranja del Euskadi en el pelotón"

"Es bonito volver a ver el naranja del Euskadi en el pelotón"

La Fundación Euskadi vive en Mallorca su regreso al ciclismo de élite, en categoría Continental. "Es muy grande que Landa se haya involucrado", dice el director Jorge Azanza.

Palma de Mallorca

El 2018 ha arrancado con buenas noticias para el ciclismo español en general, y para el vasco en particular. Si Euskadi-Murias ha subido de categoría a Continental Profesional para poder correr pruebas como la Itzulia y optar a la Vuelta, este año quedará marcado por el regreso del naranja al pelotón de la mano de la Fundación Euskadi que ahora preside Mikel Landa. Su implicación ha hecho posible que cuente con un equipo en categoría Continental como salida a los ciclistas de categoría amateur y el inicio de esta aventura se está viviendo en la Challenge de Mallorca, donde compiten con equipos World Tour como Movistar o el Sky, entre otros.

Al mando de este proyecto, Landa ha colocado a gente de su confianza, como es el caso de su excompañero Jorge Azanza como responsable deportivo. "Es muy grande que Landa se haya querido implicar en esto para salvar a los chavales y al equipo. Su figura al frente de la Fundación aporta seriedad y seguridad, además de un gancho mediático. Ha sido un impulso vital para el proyecto", explica.

Jorge Azanza.

Si para la afición vasca la decisión de volver al maillot naranja (recordando al mítico Euskaltel-Euskadi) ha levantado una gran expectación entre la afición, para Azanza, que militó en el equipo referente del ciclismo vasco, también emociona. "Es muy bonito volver a ver el naranja del Euskadi en el pelotón, que hablemos del regreso de la marea naranja, pero hay que tener paciencia y entender que esto debe ir a paso a paso. Que para los jóvenes ciclistas con los que contamos no sientan un peso que no les corresponde, sino que sea una ilusión para hacer las cosas bien". Pero no por ello alejarse de una filosofía que se les intenta inculcar: "Hay que ser valientes".

En la plantilla, debe ser Jon Ander Insausti (primo de los Izagirre, que llega del Bahrain World Tour) o ciclistas más experimentados como Egoitz Fernández o Ricardo García (el más veterano del equipo con 29 años y viejo compañero de entrenamientos de Landa) los que tiren del carro y guíen a los más jóvenes.

"Hay potencial, desde luego, pero la mayoría son jóvenes a los que le falta madurar, hay que tener paciencia... Hay buenos corredores jóvenes en el País Vasco y mucho de ese talento estaba cayendo en saco roto. Gracias a este equipo ahora están corriendo ante equipos World Tour", apunta Azanza, que no descarta que la evolución de la escuadra le lleve a categorías más altas en un futuro. Pero eso sí, sin abandonar la vocación de cantera: "Hay que dar tiempo al equipo e ir paso a paso. Queremos hacer las cosas bien". 

0 Comentarios

Normas Mostrar