DOPAJE TECNOLÓGICO

Van den Driessche: "La bici no era mía, yo no haría trampas"

La ciclista belga de 19 años, cuya bicicleta en el Mundial de cross fue detectada con un motor, habló para la televisión belga Sporza.

Van den Driessche: "La bici no era mía, yo no haría trampas"
YORICK JANSENS AFP

Femke Van den Driessche, ciclista belga que disputaba este sábado el Mundial Sub-23 de ciclocross, es el nombre propio de la que podría ser la nueva lacra del ciclismo. Su bicicleta, una de repuesto que se encontraba en sus boxes, fue investigada por lo que al principio se calificó como “fraude tecnológico, y este domingo el presidente de la UCI, Brian Cookson, confirmó que llevaba un motor integrado. La ciclista, con lágrimas en los ojos por lo que califica como “un momento muy duro”, habló para la televisión belga Sporza para defenderse: “No era mi bicicleta, ha habido un error”.

La belga se explica. “Se trata de una bicicleta igual que las mías que vendí el año pasado a alguien que ha salido a entrenar conmigo y con mis hermanos alguna vez. Él nunca me dijo que le había puesto un motor. Los mecánicos la verían y creerían que era mía, por lo que la llevaron a los boxes”, cuenta a Sporza. “Cuando me dijeron que la bicicleta tenía algo malo yo no sabía qué estaba pasando. Yo nunca haría trampas”.

De hecho, ahora se siente como un “elemento negativo en el ciclismo”, el deporte que ama. Rudi De Bie, seleccionador belga, aseguró tras el incidente que rompería toda relación con ella: “Siento que reaccionara así sin que yo haya tenido oportunidad de explicárselo”. Ahora le toca aguardar una resolución: “La UCI nos ha dicho que lo van a investigar todo y que aún es pronto, que debemos esperar”.

Su versión ratifica la que su padre se apresuró a explicar públicamente después de que se conociera que su hija era la titular de la bicicleta con motor: “No era su bicicleta, alguien la puso en su box, ella nunca quiso usar esa bici”.