La Vuelta presenta su cuesta más brutal: La Camperona

VUELTA A ESPAÑA

La Vuelta presenta su cuesta más brutal: La Camperona

La Vuelta presenta su cuesta más brutal: La Camperona

H. GARRIDO

Con un 15% de pendiente media, La Camperona supera en porcentaje de dureza a la rampa de Ézaro, el Cuitu Negru y la Bola del MundoE3 Harelbeke: Mikel Landa se prueba en el pavés

El 6 de septiembre, sábado, se celebrará la 14ª etapa de la Vuelta a España: Santander-La Camperona. Casi 200 kilómetros de recorrido desde Cantabria a León. Tras ascender por San Glorio y pasar junto a Riaño, aguarda una sorpresa: La Camperona. Los tres kilómetros de subida hasta la meta esconden un 15% de pendiente media. Más que Ézaro y el Cuitu Negru (14,1%), y más que la Bola del Mundo (10,6%). Se convierte así en la mayor rampa que haya afrontado jamás la Vuelta. Por algo la cuesta que sube desde Sotillos hasta La Camperona la conocen desde tiempos inmemoriales como la Cuestona.

La Camperona se presentó ayer en sociedad. Con el nuevo presidente de la Diputación de León, Marcos Martínez, con el alcalde de Sabero, Francisco García, con el presidente de la Federación Española de Ciclismo, José Luis López Cerrón, y con el director de Unipublic, Javier Guillén, quien se atrevió horas antes a probar por sí mismo la ascensión. Tardó 29:10 minutos, y no dudó en asegurar que se trata de "una subida bestial". ¿Más que las ya conocidas en la Vuelta? “Es distinta”, afirmó. “Todas son tremendas, pero ninguna se parece a otra. Ézaro tiene un tramo que es un auténtico muro, en la Bola del Mundo las curvas te destrozan, al Cuitu se llega después de coronar Pajares, y aquí... Aquí no hay un metro de descanso”. La rampa de pendiente máxima en La Camperona asciende al 28,3%, un 4,3% más de lo que se creía, después de las mediciones oficiales. Ézaro llega a tener un 29%, el Cuitu Negru un 24% y la Bola del Mundo un 20%.

La subida a la Camperona, que se sitúa en las inmediaciones de Cistierna, comenzará ocho kilómetros antes, en Sabero, pero no será hasta Sotillos, a tres kilómetros de la meta, donde aparezcan las rampas que dan nombre a la Cuestona. No se trata, por tanto, de un puerto al estilo clásico, pues de Sabero a Sotillos la pendiente es muy gradual, sino de una ascensión corta y de máxima exigencia, con un primer kilómetro al 16,1%, un segundo al 16,4% y un tercero al 12,5%.

El Cuitu Negru tiene un 13,5% en el primero, un 12,5% en el segundo y un 16,6% hasta la cima; Ézaro, un 13,9% en el primero y un 14,3% en el segundo; y la Bola, un 7,5% en el primero, un 11,6% en el segundo y un 12,9% hasta la cima. ¿Va a ser dura La Camperona? No hay más que fijarse en estas comparaciones.

Comentarios

Comentarios no disponibles