Estas leyendo

Chavanel gana en un día esperpéntico del pelotón

TOUR | SEGUNDA ETAPA

Chavanel gana en un día esperpéntico del pelotón

Chavanel gana en un día esperpéntico del pelotón

Reuters

Los Schleck quedaron cortados por una caída y un pacto de no agresión les permitió seguir con sus opciones intactas en el Tour.

Dos etapas, dos días esperpénticos. Sylvain Chavanel, un valiente, ganó en solitario en Spa tras una larga escapada y un derroche de potencia. Además, se viste de amarillo por primera vez en su carrera. Ésa fue la buena noticia. La mala: el paripé infame que se organizó para esperar a los Schleck, como medida de protesta por el peligroso estado de las carreteras. Llovía, por tanto existe más riesgo de caídas. Son cosas de carrera. Con este razonamiento, mañana será otra jornada de huelga por culpa del temido pavés.

Los hermanos luxemburgueses salvaron sus opciones en el Tour gracias a un pacto de no agresión promovido por Cancellara, que incitó al pelotón a no tirar cuando sus compañeros de equipo quedaron cortados. A 28 km de meta, en el descenso de Stockeu, llegó el caos. Caídas y más caídas, corredores esparcidos en mil grupos. El peor parado entre los favoritos fue Andy Schleck, que parecía lesionado en la muñeca. Armstrong y Contador también se vieron implicados en las montoneras, pero marchaban en un pelotón intermedio.

Andy, Frank y varios 'saxobank' perdían más de tres minutos. Armstrong, Basso, Wiggins, Evans o Contador aceptaron no tirar, no ampliar las diferencias, en un día donde, con algo de ambición, podían haber descartado a dos de sus principales enemigos. En otras ocasiones también se han producido estos parones. En la Vuelta, con Valverde, camino de Caravaca. En otro Tour, Armstrong se benefició de la buena fe de Ullrich, del que luego no tuvo piedad en Luz Ardiden. A ver quién espera mañana en los tramos de la Roubaix.

También te puede interesar