NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

EUROBASKET 2022

La Selección Española celebra el Eurobasket en Madrid

Los jugadores de la Selección, con Sergio Scariolo a la cabeza, dieron rienda suelta a su alegría por el oro europeo en el WiZink Center con la afición.

Actualizado a

La música sonó una vez más para la Selección. Ese ritmo, esos agudos y graves que los chicos del maestro Sergio Scariolo empezaron a escuchar y bailar ya hace tres semanas en Tiflis, Georgia, en la primera fase del Eurobasket y que subieron a decibelios indescriptibles en Berlín, Alemania, durante los cruces que convirtieron a España en, de nuevo y por cuarta vez en su historia, campeona de Europa, se elevaron ayer hasta el cielo de Madrid. En un WiZink Center repleto para recibir y felicitar, celebrar y disfrutar con estos eternos campeones del Eurobasket, que han escrito una de las mayores y más impresionantes gestas de siempre en el deporte de nuestro país: nadie contaba con ellos y con una mezcla de ilusión, ambición y muy buen baloncesto conquistaron un cetro del Viejo Continente dejando por el camino a tres selecciones del grupo de la muerte, Lituania, la anfitriona Alemania y Francia en la final. Nada mal.

Somos campeonas de Europa de nuevo”, dijo Sergio Scariolo en el centro de la tarima ubicada para la ocasión en el parqué del Palacio de Deportes. El entrenador italiano entró al escenario sonriente, saludando y lanzando besos a todos los presentes. Tras él, su Guardia Pretoriana, los del polo blanco: asistentes, fisios, médicos..., La Familia dentro de La Familia, parte indispensable para conquistar este cuarto trofeo continental que lució en la tarima junto a sus otros tres hermanos. El de Brescia tiró de filmografía, de la película En Busca de la Felicidad de Will Smith, para reivindicar lo logrado: “Si quieres algo, ve a por ello”.

Y si Scariolo fue aclamado por los aficionados españoles, los 12 internacionales no se quedaron atrás. Uno a uno, los jugadores salieron a la palestra entre aplausos y vítores, y con el Somos campeones de Europa sonando de fondo. “Gracias por el apoyo, os hemos sentido en todo momento”, aseguró Rudy Fernández, el capitán, el hombre de las 11 medallas, que a sus 37 años es el único jugador español con dos oros Mundiales y los cuatro Eurobasket. No se olvidó de nadie en sus discurso: desde el staff técnico (“han estado siempre ahí”) y el seleccionador (“son muchos años juntos, hemos visto de todo, pero esto es increíble”) hasta sus compañeros: “Me han hecho creer y disfrutar como un chico de 20 años”.

Los MVPs, Juancho y Willy Hernangómez, fueron de los que más hicieron subir el volumen de la hinchada. Como Alberto Díaz, el pelirrojo malagueño que ha robado el corazón de toda España: “Esto ha sido como tocar el cielo”, definió la gesta el base el Unicaja. “Estoy muy feliz de formar parte de este equipo. Gracias, Sergio (Scariolo), por lo que me has exprimido y las broncas”, aseguró, entre risas, Willy, el mejor jugador del Eurobasket. Juancho, con la voz ronca por habérsela “dejado toda durante el partido” reveló uno de los secretos que llevaron a lo más alto del podio: “Antes de la final, les dije a mis compañeros que iban a entrar todas”. “Esto es mejor que una película, somos campeones de la puta Europa”, prosiguió el protagonista de Garra.

La fiesta, a cada intervención, soltaba la lengua a los jugadores, que se lanzaban a lanzar sus mensajes. Como Lorenzo Brown, Lorenzo de Albacete como le renombró Garuba, se tiró a la piscina y saludó a todos los presentes en español. “Ha sido un verano de locura, nos lo hemos pasado en grande”, cerró Jaime Fernández mientras la música seguía sonando. Menudo viaje.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?