NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA
Surne BilbaoBLB
71
UnicajaUNI
103
Finalizado

LIGA ENDESA | 34ª JORNADA

El Unicaja cumple en Bilbao, pero acaba quinto

Miribilla acaba un curso de ensueño con un regusto amargo tras la mayor paliza del año, a cargo del campeón de Copa.

Actualizado a
El Unicaja cumple en Bilbao, pero acaba quinto
AIOL

Ni Bilbao Basket pudo amarrar la décima plaza, esa que dicen que conduce a la Champions sin superar vallas previas, ni Unicaja tuvo la mínima opción de llegar a la cuarta, que da ventaja en el primer playoff por el título. Porque los dos dependían de resultados muy improbables en otras latitudes. Lo de los vizcaínos era una carambola más estrambótica: ganar a todo un Unicaja, un equipazo al alcance de muy pocos este año, o esperar la derrota del Obradoiro ante un Fuenlabrada que huele a LEB por los cuatro costados casi desde Navidad. De momento, ocupa el peldaño 11, y si el Breogán se impone al Valencia caerá uno más, aunque eso son palabras mayores para los lucenses ante un grupo que se juega el playoff. Y los costasoleños miraban de reojo al Tenerife-Zaragoza, que amaneció con sorpresa rojilla, pero los pupilos de Vidorreta no se dejaron sorprender en su defensa de la cuarta plaza. Precisamente ese es uno de los cruces que se vienen en unos días, Tenerife-Unicaja, el más atractivo de los cuatro que se van a presentar, por ser el de mayor proximidad de los contendientes en la fase regular.

El partido se puede resumir en dos palabras, o, para ser más exactos, dos nombres: Tyson Carter. El MVP de la Copa es un jugador extraordinario, de otro planeta, un tirador de superélite. El Unicaja impuso su enorme físico a ambos lados de la pista. El Surne acabó el curso con Llorente, Barandalla, Reyes, Andersson y Tsalmpouris. Jugadores de un perfil medio-bajo que guardan las espaldas a los primeros espadas, que tampoco son estrellas en el concierto europeo. Barandalla hizo el último tiro de esta temporada en Miribilla. Una acción con mucha carga simbólica. Unicaja no se dejó nada, se desplegó sin concesiones en ningún momento. Empezando por Ejim. Juega a campo abierto como pocos y no deja de pisar el acelerador. Ni las bajas de Alberto Díaz y Brizuela (Lima hace tiempo que permanece en el olvido) les hace guardarse carreras. Lo mejor para llegar con buenas sensaciones a los cruces de cuartos es una exhibición tan poderosa como la de Bilbao.

RESUMEN

71 - Surne Bilbao Basket (16+25+11+19): Radicevic (7), Smith (15), Andrsson, Sulejmanovic (3) y Withey (11) -cinco inicial-; Llorente (2), 
Reyes (19), Rabaseda, Kyser (4), Tsalmpouris (8), Rosa (2) y Barandalla. 

103 - Unicaja (21+28+22+32): Perry (10), Brizuela (5), Ejim (9), Thomas (2) y Kravish (10) -cinco inicial-, Carter (21), Kalinoski (12), Djedovic (14), Osetkowski (13), Sima (2) y Saint-Supery (5). 

Parciales: 16-21, 41-49 (descanso); 52-71 y 71-103 (final). 

Árbitros: Luis Miguel Castillo, Francisco Araña y Roberto Lucas. Eliminaron por faltas a Rabaseda (m.35). 

Incidencias: Partido de la jornada 34 de la Liga Endesa, la última de la temporada regular, disputada en el Bilbao Arena de Miribilla ante 
7.122 espectadores.

El choque comenzó con una engañosa igualdad. El Unicaja, algo frío de saque, empezó a controlar la situación y a minar la moral de los impetuosos ‘hombres de negro’ desde el rebote de ataque, en muchas ocasiones rechaces largos que iban a territorio del perímetro. Eso les dio confianza ante un Bilbao Basket que fue perdiendo agresividad con el paso de los minutos. Se fue manteniendo erguido a base de ir a la línea de tiros libres y con el enorme acierto de Reyes en ese juego característico suyo de recibir y tirar. Ponsarnau trató de cambiar el ritmo con una zona con ajustes. Sigue recomponiendo el puzle como buenamente puede, juntando quintetos experimentales, como salir con Andersson de tres, unir como aleros a Rabaseda y Reyes, o los grandes Tsalmpouris-Withey...

Los malagueños acabaron con un triunfo incuestionable y abultado. Lograron romper el ritmo ofensivo de los locales y empezaron con sus transiciones letales. Brizuela no cumplió esta vez con la tradición de apuñalar sobre la cancha al Bilbao Basket. El pundonor de los pupilos de Ponsarnau se mantuvo en pie hasta el descalabro del tercer cuarto. El depósito de la energía se quedó en cero. Llorente cumplió su segunda etapa como ‘hombre de negro’ y se escuchó irónicamente lo de “Y Llorente qué” que en San Mamés se adorna al exfutbolista Fernando.

La renta se fue a 34 puntos (69-103). Los vizcaínos no merecían un castigo como este, el mayor del año, pero es lo que hay poniendo en el platillo de la balanza a un grupo tan largo y en el otro a un plantel que va con las fuerzas muy justas. Lo que queda casi siempre es lo último, pero se rompe la norma en el caso de los vizcaínos. Al descanso, Sulejmanovic lanzó desde campo propio en el último segundo en busca de un triple imposible y dejó ‘tuerto’ el cubo sobre el tablero, en la parte del tiempo restante. Las rotaciones empezaron a abrir brecha en el choque y también el músculo y altura de los visitantes. Estos pusieron en práctica una defensa muy abierta y el rival se fue diluyendo.

Los finales de temporada deben ser analizados con lupa. Hay detalles que resultan muy clarificadores. Ver los asientos contiguos al banquillo local es descorazonador: Hakanson, Goudelock, Alonso y Rigo estaban vestidos de calle. Todos unos y doses. Este último ha entrado en dos convocatorias, pero no ha podido despedir el año de corto porque el médico no quiere riesgos. Rabaseda, por su parte, fue eliminado tras una técnica y estaba fuera de sí. No es una superestrella ni le han llamado por el camino de la anotación, pero le aclamaron porque resume lo que es este equipo de pico y pala. A Smith, premiado antes de empezar como el mejor en el Surne este año y agasajado con una txapela, le despidieron al grito de MVP. El sueño es mantener el esqueleto el año próximo, cuando se buscará un nuevo paseo por las nubes de la épica. Para rematar el curso, vuelta de honor de toda la plantilla saludando a la grada. Larga gloria a esos chicos.

Ponsarnau: “La temporada que hemos hecho tiene mucho mérito”

Ponsarnau confesó sentirse “especialmente satisfecho” de una temporada que “tiene mucho mérito”. “Trabajar en estas condiciones es una maravilla. Me gustaría no haber tenido que hacerlo con tantas lesiones, cambios de rol, reubicar a gente... pero la temporada que hemos hecho tiene mucho mérito”, destacó el técnico de los ‘hombres de negro’ tras el encuentro de despedida.

El preparador ilerdense aseguró que “nunca había entrenado a un equipo que entrenara con tanto entusiasmo, después de las victorias y sobre todo después de las derrotas”. “Es una enorme satisfacción y jugar en Miribilla con este apoyo es fantástico. Estoy muy agradecido a mis compañeros de staff, que han trabajado mucho y con pasión, al club por su confianza y a Rafa (Pueyo, director deportivo) por su apoyo y por haber solucionado los muchos problemas que le hemos dado con las lesiones”, dijo.

Sobre el partido frente al Unicaja, únicamente se lamentó de “no haber conseguido preparar bien al equipo”. “Ha sido mi error y me cabrea más por la respuesta que ha tenido Miribilla, por la afluencia a pesar de la hora y porque a pesar de perder se han quedado a aplaudir al equipo. Es una gozada”, se felicitó.

Navarro prevé unos ‘playoff’ en los que “puede haber sorpresas”

Ibon Navarro prevé que “puede haber sorpresas” en los ‘playoff’ de la Liga Endesa que comenzarán el próximo fin de semana y admitió que el cruce entre su equipo y el Lenovo Tenerife “puede ser el más igualado” de la primera ronda. “A ver cómo vuelven Real Madrid y Barcelona de la Final Four, a ver cómo acaba Baskonia... Van a ser unos ‘playoff’ que a tres partidos puede pasar cualquier cosa”, valoró el técnico del equipo malagueño tras la victoria lograda en Miribilla frente al Surne Bilbao Basket (71-103) en la última jornada de la liga regular.

“Con Tenerife nos conocemos bien y hay muchas cosas para pensar que será una eliminatoria igualada”, añadió un Navarro que albergaba pocas esperanzas de que el conjunto de Txus Vidorreta perdiera en su pista con el Casademont Zaragoza y así el Unicaja pudiera tener el factor cancha a su favor con su triunfo en el Bilbao Arena.

Respecto al partido frente al Surne Bilbao, el técnico vitoriano destacó que consiguieron controlar el partido “desde el rebote de ataque” y que tras la reacción local en el segundo cuarto en la segunda parte lograron “romper su ritmo y correr” con un Tyson Carter “muy inspirado”. “A pesar de la diferencia no ha sido tan fácil hasta el último cuarto”, apostilló Navarro.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?