SUPERCOPA ENDESA

Llull, MVP: "Han sido años difíciles, me he emocionado"

El capitán del Madrid no pudo contener las lágrimas tras liderar la reacción blanca: 24 puntos y MVP, el décimo de su carrera. “Me gusta jugar al baloncesto y nunca sabes si vas a poder…”.

Tenerife
0
Sergio Llull, con el MVP de la Supercopa Endesa.
ACB Photo

Como en 2018 en Santiago, MVP de la Supercopa, ahora en Tenerife, tres años después. En este tiempo Sergio Llull ha acumulado muchas lesiones musculares, todas después de romperse la rodilla en esta misma cancha en el verano de 2017, problemas que le han impedido mantener un ritmo competitivo durante estas campañas. La gesta de este domingo ante el Barça, un título que llega tras remontar 19 puntos, y donde acabó con una tarjeta personal de 24 tantos y 27 de valoración, le hicieron sentirse más que útil de nuevo, decisivo, y el menorquín no pudo sujetar las emociones, se le escaparon las lágrimas tras la victoria y contó que el día anterior había discutido con su mujer por su mala actuación en semifinales. Es el décimo MVP de su carrera en la élite, el tercero en la Supercopa con lo que iguala a Juan Carlos Navarro.

La remontada. "Somos un equipo que no da nada por perdido, al final cada partido es una historia diferente. Quedan muchas cosas por mejorar, es muy pronto en la temporada, pero el trabajo y el esfuerzo ha sido enorme para lograr empezar con buen pie, con un título".

Momento personal. "Físicamente me encuentro bien, es lo primordial para ayudar al equipo. Nada más acabar el partido se me han desatado las emociones (se le escapó alguna lágrima) porque me tuve que operar la rodilla, he sufrido muchas lesiones musculares y jugar un partido importante así, hacerlo bien, ayudar al equipo ha sido muy, muy emotivo, de ahí esa alegría y esas emociones que no se pueden controlar. Está claro que es el titulo menos importante de la temporada, pero hemos demostrado carácter para darle la vuelta al partido y poder ganar, siempre es importante. Los últimos años han sido difíciles (desde 2017, cuando se rompió el ligamento cruzado de la rodilla en esta misma pista, en el Santiago Martín), he tenido muchas lesiones musculares y a mí lo que me gusta es jugar al baloncesto y nunca sabes si vas a pode ayudar, y a veces las emociones no se pueden controlar, llegan y están ahí".