ACB | PRETEMPORADA

Jokubaitis guía al Barça ante un desacertado Joventut

El lituano fue clave en un gran tercer cuarto de los azulgrana, que disputarán la final de la Lliga catalana con el Baxi Manresa, que se impuso al Andorra (82-79).

0
Jokubaitis guía al Barça ante un desacertado Joventut
FC Barcelona

El Barça está ya en la primera final de la temporada (triunfo por 82-69),la de la Lliga Catalana, tras un partido en el que fue claramente de menos a más. Como tantas veces la temporada pasada el Barça se deshizo de su rival en el tercer cuarto, liderados por Jokubaitis y ante el colapso general de la Penya. Sin Tomic ni Bassas, tampoco aparecieron Vives y Paul.

El arranque del Barça fue una demostración de sus señas de identidad como equipo, con una defensa intensa y efectiva y con un buena efectividad en el tiro. Un parcial de 10-0, con Calathes al mando, que Carles Durán se vio obligado a parar con un tiempo muerto. Quizás de los más efectivos que se recuerdan, porque el Joventut le dio la completamente la vuelta al partido. Primero con un parcial de 0-13, al que contribuyó Willis de forma decisiva, que acabó siendo un 4-24 ante el naufragio azulgrana.

El Joventut se sintió mucho más suelto en ataque, con Birgander aprovechando su físico para hacer daño por dentro al Barça. Sin Oriola ni Sanli, Badji y Davies no estuvieron especialmente acertados. Tampoco Laprovittola, que tuvo pocos minutos en la primera mitad, lo que ralentizó el partido. Con todo el Joventut mandó en el marcador, aunque la aportación de Higgins y los buenos minutos de Jokubaitis dejaron el marcador en 33-36 al final de la primera parte.

Tras el descanso el Barça se mostró más sólido, rápido y acertado. Una versión más cercana a lo que mostró el curso pasado el equipo de Jasikevicius, aunque todavía lejos de sus mejores actuaciones. Davies fue clave en la mejoría azulgrana, tanto en ataque como en defensa, dejando al Joventut otra vez atrás en el partido (54-44). Jokubaitis, muy fino, fue la cara mientras que Brandon Paul, desacertado, fue la cruz. El joven base lituano, de hecho, fue decisivo en la segunda parte, dirigiendo a su equipo y generando ventajas para sus compañeros.

Con cerca de 15 puntos de ventaja para los azulgranas, el Joventut jugó un poco más cómodo, ya que el Barça rotó a sus mejores hombres y se relajó. Pero no fue el partido de la Penya, desacertadísima desde fuera e incapaz de apretar al Barça. La victoria azulgrana nunca peligró.

El Baxi Manresa será su rival en la final

El Baxi Manresa disputará con el Barça la final de la Lliga Catalana tras deshacerse del Morabanc Andorra (82-79) en un partido vistoso, con errores propios de la pretemporada pero en líneas generales con un buen ritmo. El final fue ajustadísimo, teniendo Andorra un triple para empatar el partido y forzar la prórroga.

Desde el primer momento se notó la baja de Diagne y Llovet en el Andorra, que leyó a la perfección Manresa. Insistieron por dentro los locales (con público en el pabellón) haciendo mucho daño al equipo de Ibon Navarro. Andorra pareció más rodado en el inicio del choque, pero a medida que pasaron los minutos Manresa fue encajando los engranajes. Noua sostuvo a los pirenaicos con sus puntos en los primeros diez minutos, pero la sangría por dentro les puso por detrás en el electrónico.

Y es que Andorra jugó excesivamente lejos del aro, con sus exteriores muy abiertos, fiándolo todo al acierto de los mismos. Fue una elección suya, sí, pero también una obligación ante la buena defensa del Manresa que les forzó varios tiros al límite de la posesión. Cuando mejoraron el acierto, como es lógico, se acercaron en el marcador.

Un acierto que siguió tras el descanso, acompañado de un mayor ritmo. Corrió también el Andorra, que siguió con Noua de referente (17 puntos en 35 minutos de partido) acercándose al Manresa hasta el 54-52. La mejoría interior de Andorra dificultó más las cosas a los locales, que sin embargo no perdieron la delantera en el marcador. (65-57)

El último cuarto arrancó con una secuencia casi cómica, una concatenación de errores por parte de ambos equipos, que corrieron mucho pero no acertaron nada. Bako siguió sumando para Manresa ante la pasividad del Andorra, que sin embargo siguió dentro del partido. Pero cada vez que los de Ibón Navarro se acercaron, el Manresa tuvo el acierto de ejecutar un golpe preciso a su rival. Un triple, dos canastas seguidas… Lo suficiente para mantener a Andorra a raya (74-67). Pero de la mano de Crawford Andorra apretó muchísimo al final, teniendo incluso opciones reales para ganar el partido. Fallaron el tiro decisivo.