ACB | BILBAO-JOVENTUT

Mumbrú: "La euforia cuando no has conseguido nada no es buena"

Mañana se juega todo a una carta el Bilbao Basket: si gana al Joventut se mantiene y descendería el Estudiantes. Si no es así, vuelve a la LEB. "Simplemente estamos con opciones"

0
Mumbrú: "La euforia cuando no has conseguido nada no es buena"
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

El Bilbao Basket juega mañana una final, más importante casi que aquella de Eurocup en Charleroi en 2013. Un partido ante el Joventut que le da la permanencia o le aboca al descenso, todo a una carta, algo que nunca ha vivido en el infierno de la tabla, porque su anterior caída fue con un lento goteo. Hace dos años sí tuvo una Final a Cuatro que le dejaba en la LEB o le permitía regresar a la élite, pero la cita para la historia de mañana ante la Penya, sin gente, va a paralizar Bilbao. Mumbrú, que ha peleado por títulos y por medallas olímpicas, se cortaría un brazo y lo regalaría por vestir de corto en una cita así, pero sabe que está en manos de sus jugadores: "Daría muchas cosas por intentar ayudar, pero la verdad es que confío plenamente en mis jugadores, no podría suplir a ninguno de ellos porque no estoy capacitado, ellos sí y se han ganado con los últimos partidos la posibilidad de jugar el último para la salvación", resuelve. 

El GBC es equipo LEB desde hace días y busca acompañante. La otra plaza se está dilucidando de forma dramática. Estudiantes y Bilbao Basket se están pasando la pelota en este esprín final de la fase regular. Los colegiales acumulan nueve derrotas seguidas y han dejado la iniciativa a los vizcaínos, que ven la meta cerca. "La euforia no es positiva cuando aún no has conseguido nada. Solo lleva a a la frustración. Será buena tras conseguir algo. Simplemente estamos con opciones", trata de enfriar Mumbrú, quien lamenta no tener mañana a nadie en la grada, ni siquiera un grupo simbólico como en otras comunidades. "Contar con nuestra gente sería fundamental. Los echamos de menos. Me ha llegado por redes que hay gente que quiere venir el domingo a recibir al equipo. Sería bonito verles y que los jugadores notaran el calor de la gente. Siempre con prudencia y distancia". Pide el técnico no lanzar las campanas al vuelo, y mantiene la duda de Jenkins, que recibió un cabezazo fortuito de Tyus en el partido ante el Madrid y aún tiene algún mareo.

La alegría va por barrios y en Bilbao se ha desatado la euforia antes de tiempo. Y como perro viejo que es, el exalero no se fía de nada ni nadie. "Seguro que Estudiantes se alegró de nuestra derrota ante el Real Madrid, porque la salvación volvía a depender de ellos. Si ahora nosotros nos alegramos mucho por su derrota y no por hacer nuestras cosas bien mañana, nos pasará lo mismo". Cuando el Bilbao Basket salió del Covid y tenía cinco partidos en 12 días todo lo veía negro. Ahora es diferente. Cosas del deporte. "Hace unos días habíamos naufragado y estábamos lejos de la orilla. Hemos sido capaces de revertir la situación y jugárnosla en el último partido en casa. Lo haremos con la máxima cautela -insistió-. Hay que tratar al Joventut con el máximo respeto". No se trata de hacer de psicólogo. "Cuando parece que el balón pasa al vecino y luego lo vuelves a tener tú, no hace falta ir por el terreno de la motivación".  

Carles Duran, despedido de forma injusta en Bilbao hace tres años, regresa a Miribilla con el Joventut. ¿Habrá afán de revancha? "Tengo una buena relación con él. Es un profesional. Acabó una etapa y empezó otra en la que nosotros descendimos y el equipo al que se fue, mantuvo la categoría. El deporte funciona así, hay que vivir mucho el presente", resume Mumbrú. "La Penya anota muchos puntos fáciles. Tienen muchos mecanismos automatizados. Carles está haciendo un gran trabajo. El Joventut juega muy bien a baloncesto, por eso está en la posición en la que está. Llega en un gran momento. Van a venir aquí a jugar bien. Debemos estar con una intensidad importante", finaliza el entrenador del RETAbet. Birgander causa baja por un esguince de tobillo y entran en convocatoria López-Arostegui y Busquets.