REAL MADRID

Poirier y su fichaje por el Madrid: "Estaba cansado de perder con ellos"

El pívot blanco explica en la web de la federación francesa cómo está siendo la adaptación a su nuevo equipo y vuelve a hablar de su marcha de EEUU: "La NBA es un negocio".

Vicent Poirier es el último jugador en sumarse al proyecto de Pablo Laso. El pívot francés venía rebotado de la NBA, donde se pasó dos años sin apenas minutos para acabar sin contrato. Ahí estuvo rápido el Real Madrid para hacerse con un pívot que en Europa ya ha jugado y rendido al máximo nivel en su etapa en el Baskonia. Poirier ha concedido una entrevista para la web de la selección francesa en la que habla de muchos temas pero, sobre todo, de su nuevo equipo.

¿Qué tal te sientes volviendo a las pistas y teniendo minutos de juego?

Ese era el objetivo al regresar a Europa. Divertirme y recuperar sensaciones. Solo jugué dos partidos, estoy volviendo gradualmente. Aún no estoy al 100% pero el objetivo es estar en el playoff de la ACB. Seguiré trabajando día a día para estar listo.

¿Dejar la NBA fue una decisión difícil de tomar?

No, para nada. Le había dicho a mi agente que para los Juegos Olímpicos quería jugar y que si tenía que volver a Europa, volvería a Europa. Realmente no fue una elección difícil, estaba muy feliz de fichar por el Real Madrid.

Si los Juegos Olímpicos no hubieran tenido lugar, ¿habrías probado una última vez tu suerte en EE UU?

Tal vez me lo hubiera pensado un poco más, darme una última oportunidad de jugar allí. Pero en vista de lo que estaba sintiendo personalmente, los últimos meses que pasé allí, la decisión se consideró cuidadosamente. Si hubiera surgido la misma oportunidad sin los Juegos Olímpicos de este verano también habría aceptado la propuesta.

¿Preferías volver a España porque conocías bien este campeonato o no importaba?

Le di preferencia a España porque creo que es el mejor campeonato de Europa. También me encanta la vida en España, así que todo me empujaba a que volviera aquí. Madrid es una ciudad preciosa y el equipo tiene una muy buena organización. Era difícil decir que no.

Su salida de Filadelfia ha sido ampliamente comentada en los medios. En Europa, ¿es el lado humano más importante que en la NBA, donde los negocios son el rey?

El Real fue el primer club en llamar cuando los Knicks me cortaron. La NBA es un negocio, pero no es asunto mío. Lo comenté en los medios de comunicación pero se ha amplificado. No culpo a Doc Rivers. Simplemente me gusta el lado humano, cuando las cosas se hacen de forma honesta y franca. Creo que la mentalidad aquí es diferente, menos empresarial. Hay un elemento de afecto que allí no encuentras tanto.

Firmó hasta 2024 con el Real Madrid. ¿Es reconfortante para un jugador saber que puede concentrarse solo en el baloncesto, sin tener que pensar en renegociar un contrato?

Quería un contrato a largo plazo. Hice tres movimientos en dos años y yo soy alguien a quien le gusta la estabilidad, que le gusta estar cómodo en su vida para triunfar en el baloncesto. En Madrid voy a estar 100% centrado en el baloncesto, no tendré otras preocupaciones.

¿Por qué el Real Madrid y no otro club?

Estaba cansado de perder con ellos (risas). El Real significa mucho para mí, es un club que ha ganado muchos títulos, un gran equipo europeo. Fabien Causeur me llamó y hablamos. Es bueno sentir que un equipo te necesita y te quiere. Fue un interés mutuo, sucedió naturalmente.

Llegaste a un equipo con una fuerte presencia interior con Walter Tavares, Alex Tyus, Usman Garuba... ¿No te preocupó eso a la hora de fichar?

No, porque no lo veo como competencia, lo veo como una suma. No creo que el Real me fichara pensando que iba a competir con Tavares, Tyus y los demás. Me contrataron para aportar algo al equipo. Puedo jugar con Tavares porque he desarrollado el tiro exterior. Puedo jugar con Tyus por la misma razón. Somos complementarios, no unos contra otros. Es la mentalidad que hay que tener, no estoy aquí para ocupar el lugar de nadie, estoy aquí para aportar al equipo y jugar con ellos.

Se te ha visto muy cómodo desde su llegada (Vincent lleva 11 puntos y 5 rebotes de media en solo 17 minutos después de dos encuentros). ¿Pensaste que iba a ser así de fácil después de varios meses sin jugar?

Son sobre todo las estadísticas las que demuestran que, por ejemplo, frente al Fuenlabrada no hago un primer tiempo muy bueno. Sigo intentando encontrar el ritmo, aprender a jugar con mis compañeros. Tengo un juego basado en el equipo, no soy un jugador al que le guste abusar del uno contra uno. Estoy tomando mis notas, mis hábitos, estoy aprendiendo a jugar con los chicos y por eso también no estoy al 100%. Todavía tengo muchas cosas que mejorar, pero las sensaciones están regresando. Necesitan saber que pueden confiar en mí, así que tengo que hacerlo bien cada vez que entre en juego.

¿Cómo juzga su uso por parte de Pablo Laso en estos dos primeros partidos? Es interesante verte dominar físicamente por dentro pero también lanzar a 3 puntos...

Lo trabajé en la NBA, tuve mucho tiempo para mejorar mi tiro. Si tengo un tiro abierto, no dudaré en intentarlo. Luego también cuenta la sensación que tengas en ese momento. No creo que haga 10 tiros de 3 puntos por partido. Mi punto fuerte sigue siendo el juego cerca de la canasta, pero trato de alternar para demostrar que he progresado y esto es algo que también podría ser útil para la selección francesa.

Desafortunadamente, no puedes jugar en la Euroliga, ¿así que tu único objetivo es ganar la Liga esta temporada?

Es la única oportunidad que tengo porque no puedo jugar la Euroliga. Intento darles un respiro en ACB, para que los jugadores puedan descansar y seguir siendo eficientes. Mi objetivo es ganar la Liga y apoyarlos en la Euroliga para que lleguen lo más lejos posible.