NCAA

La explosión de Santi Aldama no pasa desapercibida para la NBA

El jugador español es el mejor de su equipo y de su conferencia en la NCAA. Está a un partido de llegar a la March Madness y ya suena para la NBA.

Santi Aldama es una realidad. Llegó a la NCAA hace dos años tras brillar con la sub-18 de España con la expectativa de formarse en Estados Unidos, poniendo por delante del deporte su educación, y el camino se empieza a allanar en 2021. Tanto que ya ha entrado de lleno en la carrera por ir a la NBA sin ser su prioridad

Los Greyhounds de Loyola-Maryland están en la final de su conferencia, la Patroit League. Se encuentran a un partido de disputar la March Madness, algo que se jugarán ante Colgate este próximo domingo. Es el billete para dar un salto importante, por lo menos a nivel mediático. El equipo de Santi Aldama, al igual que la conferencia, no tiene un nivel de élite como las grandes reclutadoras de la NCAA (Duke, Kentucky, Kansas o North Carolina, entre otros), pero la inclusión en el torneo (además, excepcional por culpa de la pandemia) por el campeonato nacional es un golpe de efecto a nivel mediático para su universidad. Hay dos españoles más allí: Golden Dike, ex de las canteras de Madrid y Unicaja, y Alonso Faure, ex del Valencia Basket. Los ojos están en Aldama porque para él marzo sí que está siendo de locura. 

A los premios de mejor jugador de la conferencia en su posición va unido intrínsecamente su hoja de estadísticas. Antes del partido decisivo para entrar en el gran torneo, que se disputará a partir del 18 de marzo en pabellones del estado de Indiana, Aldama ha vuelto a batir su mejor marca anotadora en la NCAA: 33 ante Army West Point. Sus medias son de 21,7 puntos y 10,3 rebotes

RELACIONADO | El camino de Santi Aldama 

La gran noticia para el joven español es que la NBA ya ha tomado nota. Sus ojeadores le tendrán como objetivo si se clasifica. El espaldarazo lo ha recibido al ser mencionado por primera vez en ESPN, el portal de referencia, como uno de los talentos a observar y saltando directamente a las posiciones cabeceras de cara al Draft 2021. Es un impulso mayúsculo que puede ser mayor si llega a la March Madness y se muestra allí tan dominador como lo ha sido en las últimas semanas

Jonathan Givony, uno de los dos analistas de cantera del medio estadounidense, comenta lo siguiente: "Tomemos como ejemplo a Santi Aldama, de Loyola-Maryland. Después de perderse casi todo su primer año por una lesión, su equipo ha jugado sólo 15 partidos esta temporada y ninguno de los cuales ha sido contra equipos clasificados entre los 150 primeros del baloncesto universitario. Su conferencia jugó todos los encuentros a puerta cerrada y no permitió a los ojeadores de la NBA entrar en los pabellones para evaluar a los chicos en vivo. Loyola está ahora a sólo una victoria de llegar al torneo de la NCAA. Para un jugador con aspiraciones de primera ronda en el 'draft' como Aldama, cuyo conjunto de habilidades y productividad ciertamente merece atención, participar en el torneo de la NCAA podría ser la diferencia entre llegar a ser profesional o tener que regresar a la universidad un año más". Es justo eso. La competencia que ha tenido no ha sido muy dura hasta ahora, pero sí ha mostrado una gran mejoría para liderar al equipo, no sólo con datos, y poniéndose en el mapa perteneciendo a un programa de baloncesto que no es para nada puntero si se compara con el resto de Estados Unidos. 

Lo que ya ha mostrado Santi Aldama le ha hecho dar un salto en las predicciones del Draft 2021, barrunte presentarse o no. Para ESPN ha pasado de estar fuera de los cien principales candidatos a meterse en la 39ª posición, calificándose éste como uno de los grandes cambios. Y en qué momento. Usman Garuba, con el que compartió el oro europeo en Grecia hace dos años, sigue perdiendo opciones: el del Real Madrid es ahora el 17º en esta carrera.