REAL MADRID

El Real Madrid se enreda: ¿en riesgo los cuartos de la Euroliga?

Las derrotas contra Baskonia y Valencia Basket, las lesiones, la mala dinámica de las últimas semanas... el equipo de Laso se queda sin colchón en la Euroliga más imprevisible.

De Valencia salió el Real Madrid tocado, zarandeado en la primera parte y corto de fuerzas cuando intentó el vuelco improbable en la segunda, como en la final del Copa. Una nueva derrota que, en Europa, da continuación al batacazo del partido previo al paréntesis copero, un desbarajuste en su pista ante el Baskonia (64-84). El Real Madrid ha perdido sus cinco duelos contra los rivales españoles (Barcelona, Baskonia, Valencia Basket) en la Euroliga, y le queda recibir al Barcelona el 11 de marzo. Ahí tratará de evitar un rosco extraño, puede que con más que esa mera curiosidad estadística en juego.

Estas dos derrotas complican al Real Madrid, es un hecho. Porque eran partidos que en condiciones normales no le contarían como doblete de derrotas a priori y porque le medían a rivales de los que reman para meterse en cuartos de final (entre los ocho primeros). Una oportunidad perdida, por lo tanto, de abrir brecha con la zona peligrosa. Es la temporada más igualada que ha vivido la competición con este formato. Y eso lo hace todo especialmente inestable, así que las dinámicas son importantes de cara a estas últimas nueve jornadas. La del Real Madrid es mala: cinco derrotas en ocho partidos desde que se vio 12-5, por delante de un Barça que ha ganado siete encuentros de ocho, ha convertido un 11-6 en un 18-7 y es líder. El Real Madrid es cuarto, en 15-10. Pero es el mismo balance que (una locura de clasificación) Bayern y Fenerbahçe; y ahí andan el Efes con un partido menos (14-10) y el Zenit con dos por jugar (14-9).

El Madrid solo tiene dos derrotas más que el segundo (Milán, 16-8 con un partido menos, como el CSKA que es tercero). Pero tiene las mismas que el octavo y solo una menos que el noveno, un Zalgiris que está 13-11 también con un partido menos que los blancos… y que visita Madrid la próxima semana. Así que los de Pablo laso pueden marcar la cita en rojo en el calendario: jueves, 21:00, WiZink Center. Tranquilidad… o histeria. El average es por ahora suyo: 90-93 en Kaunas después de una gran remontada final, una que puede acabar siendo instrumental.

Los números siguen saliendo... por ahora

Si el Real Madrid gana se estabilizará, si pierde se meterá en una batidora complicada. Después tiene un partido que no puede perdonar contra el colista desahuciado, el pésimo Khimki (2-22, 15 derrota seguidas). Así que si gana estos dos próximos partidos respirará antes de un final complicado en el que tiene que vérselas con Barcelona, Zenit, CSKA, Efes y Fenerbahçe. Mucha tela con otros dos partidos ante rivales de menor entidad pero peligrosos, Asvel y Olympiacos.

Las dinámicas cuentan: por delante el Milán ha ganado siete de sus últimos ocho partidos y por detrás aprietan muy fuerte Efes (seis victorias en siete jornadas) y Fenerbahçe, que enlaza 10 victorias seguidas después de estar en la ruina (5-10). Ascensos que han terminado de agitar una lucha por los playoffs impredecible ahora mismo, con Baskonia, Valencia y Zalgiris agarrándose a sus opciones y el Maccabi alejándose pero todavía vivo.

En un ritmo normal, el Real Madrid entrará en octavos. Pero en las últimas semanas el panorama se ha complicado. Las lesiones (las últimas, muy costosas, de Taylor y Rudy), el cansancio, el bajo rendimiento del recién llegado Tyus (Tavares sigue sin casi descanso)… el equipo de Pablo Laso tiene experiencia y es sobradamente competitivo, pero va más justo de efectivos y talento que en anteriores temporadas (se fue Campazzo, cayó lesionado Randolph...). Sus métricas no son para nada malas: cuarto en valoración, cuarto en puntos y rebotes, quinto en asistencias… pero sus últimos partidos apuntan a la baja. Su gran peligro es que tira mucho pero mal de tres, el que más de la Euroliga (28,1) con el antepenúltimo porcentaje (35,7%). Los blancos lanzan 28,1 triples por apenas 34 tiros de dos en cada partido, una tendencia peligrosa que convierte a su ataque en demasiado racheado.

Pero la realidad es que podrían bastar 3, y desde luego 4, victorias en estos últimos 9 partidos. Con ellas, el Real Madrid llegaría a las 18 o 19 que lo colocarían en torno al 54% que siempre ha dado el pase a octavos desde que se juega en este formato de Liga todos contra todos. Con la pasada temporada abortada por la pandemia, en las tres completadas anteriormente el octavo terminó en un porcentaje de triunfos del 50% (15-15, con 30 equipos) y, dos veces, del 53,3% (16-14). El Real Madrid está todavía en el 60% (15-10) y debería llegar, incluso si es a trompicones, a esas 18 o 19 victorias. Pero su situación se ha complicado, la temporada es extraña y la clasificación cambiante y peligrosa. La temporada pasada marchaba 22-6, segundo cuando llegó el parón. En las tres completadas anteriormente solo una vez (2017-18: 19-11) superó en toda la fase regular completa las diez derrotas que lleva ahora. Acabó, eso sí, siendo campeón de Europa en Belgrado. En la Euroliga todo puede pasar, pero el hecho es que los golpes encajados contra Baskonia y Valencia Basket han dejado al Real Madrid sin red y con el Zalgiris, la frontera de los cuartos, camino del WiZink. Si gana, las cuentas se aclararán muchísimo. Pero si vuelve a perder…