BARCELONA

La Copa corona la reacción del Barça tras el 'caso Heurtel': 15-2

Desde que Thomas Heurtel dejó de contar para Sarunas Jasikevicius, sólo dos derrotas. La Copa del Rey ha sido el respaldo definitivo de la estrategia.

Las últimas alegrías del Barcelona en su sección del baloncesto habían llegado de la mano de Svetislav Pesic con dos Copas bajo el brazo. En las dos, una en el Gran Canaria Arena y otra en el WiZink Center, el base francés Thomas Heurtel fue el MVP. Dos regalos que no se tradujeron en más títulos y, con una gran inversión hecha, acabó con el técnico fuera del equipo. Dos años después de la polémica Copa de 2019, en el mismo pabellón, éxito de los azulgranas ya con otro entrenador, Sarunas Jasikevicius, y sin Thomas Heurtel, cortado en enero. 

Heurtel tiene un acuerdo con el Real Madrid para jugar con ellos a partir de verano. Pactó su salida con el Barça tras ser apartado y después del amargo trago del viaje a Estambul en el que una situación ya tocada voló por los aires. Ahora mismo se encuentra sin equipo, sólo pensando en la selección francesa, y con la opción del ASVEL (sin poder jugar ya la Euroliga porque el plazo de traspasos expiró) como posible para encarar los Juegos Olímpicos. El valor que este jugar ha aportado al Barça en los últimos años es impepinable, pero también es cierto que no ha habido fisuras desde que Saras dejó de contar con él. 

Aunque en partidos anteriores ya se demostró que la relación era tirante y que iba a tener que reivindicarse con buen juego para rascar minutos, Heurtel dejó de estar en la disciplina del equipo tras el partido ante el Efes en Turquía. No es que no volviera a jugar, es que fue apartado y de qué forma de la plantilla. Luego se buscó una salida beneficiosa para los dos, ya en un segundo plano sin entorpecer el ambiente con sus compañeros porque ni siquiera entrenaba ya con ellos.

El Día D fue el 22 de diciembre de 2020 y sólo ha habido dos derrotas en el planillo del Barça desde aquello: la vuelta de la Euroliga ante el Efes, precisamente, y un batacazo en Múnich ante el Bayern. El primer partido desde aquello fue, para más curiosidad, el Clásico de la Liga Endesa que el Barça disputó en el Palacio ante el Madrid con exhibición de Nikola Mirotic.

En la Euroliga, victorias ante Valencia, Khimki, CSKA, Zenit, Olympiacos y Estrella Roja. En la Liga, victorias ante Madrid, Fuenlabrada, Manresa, Gipuzkoa, Murcia y Bilbao sin derrotas. En la Copa, inmaculado ante Unicaja, Baskonia y Madrid. En total, 15-2 de balance. Pueden soñar. 

El paso adelante de Nick Calathes, soberbio en la dirección, y el fichaje de Leo Westermann, otro francés, han hecho su efecto. Con el 'caso Heurtel' ya sólo como una pesadilla (a falta de que se vea cómo afecta su probable fichaje por el Real Madrid en julio), Jasikevicius dirige a una plantilla compensada y con muchas ganas de cambiar el paradigma que desde hace una década dictan Pablo Laso y sus chicos.