MOVISTAR ESTUDIANTES

La pandemia golpea las cuentas del Movistar Estudiantes

El club colegial afronta la última semana de su ampliación de capital por 1,2 millones de euros. "El futuro del club esta garantizado", tranquiliza Fernando Galindo, presidente de la entidad.

Roberson lucha un pelota con Heurtel, durante el Movistar Estudiantes-Barça.
EDUARDO CANDEL REVIEJO DIARIO AS

El Movistar Estudiantes afronta la última semana para completar la ampliación de capital de 1,2 millones de euros aprobada el pasado 17 de septiembre en la Junta General Extraordinaria de Accionistas de la Sociedad. Esta reemplaza a la ampliación de noviembre de 2019, suspendida en julio de 2020 por 5 millones y tiene como objetivo paliar los problemas presupuestarios causados por la pandemia.

“Esta está produciendo consecuencias graves desde el aspecto económico, dado que jugar a puerta cerrada afecta al ticketing al igual que no tener las escuelas, los campus... Todo eso ha desequilibrado nuestro presupuesto económico y nos obliga a buscar los recursos a través de socios, abonados y amigos, suscribiendo esta ampliación de capital”, subraya Fernando Galindo, presidente de la entidad, en rueda de prensa.

Galindo, no obstante, asegura que la viabilidad futura del club está asegurada “tanto a corto como a largo plazo” al igual que “el pago a todos los jugadores, empleados y compromisos”. “Está garantizado el futuro de esta temporada y la siguiente”, continúa Galindo, que mantiene un ERTE parcial a todo el personal no deportivo de ACB y Liga Femenina.

Historia de la deuda

El club arrastra un deuda histórica relevante que a mediados de la temporada pasada era de 7 millones de euros (su pico fue de 14) con Hacienda como principal acreedor: se le debía pagar 1,4 millones cada año hasta 2023 después de renegociar el convenio con la Agencia Tributaria en 2016.

Esta atmósfera asfixiante llevo a la institución deportiva a aprobar una ampliación de capital de cinco millones de euros en noviembre de 2019, que quedó suspendida en julio de 2020 y revocada este jueves 17 de septiembre tras la celebración de la Junta General Extraordinaria de Accionistas de la Sociedad.

El motivo de esa anulación es que, de esos cinco millones urgentes para afrontar la presente temporada, el Estu logró casi cuatro a través de patrocinadores, otros socios comerciales, inversores… durante los últimos meses. Sin embargo, la meta continúa en los cinco, lo que llevó a la Junta a aprobar por unanimidad esta nueva ampliación de capital por 1,2 millones, que concluye el próximo 24 de noviembre. Los resultados y su aprobación deberán contar con el respaldo de los accionistas, citados el próximo 17 de diciembre.

Hacienda

Esta es la tercera ampliación de capital desde 2018. La primera fue en octubre de ese año por valor de un millón de euros y la segunda, la de noviembre de 2019, que como ya se ha dicho, quedó anulada. Los accionistas que participaron en esta última tenían dos opciones: que se les reembolse el capital aportada o dejarlo para esta nueva operación financiera.

Este no es el único frente en el que se mueve la directiva. Los colegiales negocian un nuevo calendario de pagos con Hacienda. Estas son positivas: hay un principio de acuerdo con la Agencia Tributaria de Madrid, que ha mandado el expediente a la estatal para su aprobación definitiva. No se suprimiría ni un euro de la deuda, pero sí reduciría la cantidad anual al alargar el tiempo de pago.