NBA | FINALES 2020

No va más: LeBron y los Lakers contra la revolución de los Heat

Esta noche (03:00, hora española) arrancan las Finales de la NBA 2020. Los Lakers buscan su decimoséptimo título, el primero en una década, y los Heat completar una sorpresa histórica.

0
No va más: LeBron y los Lakers contra la revolución de los Heat
Kevin C. Cox AFP

Dos meses después del reinicio en la burbuja de Disney World, en Florida. Después de que veinte de los veintidós equipos clasificados para jugar en el Wide World of Sports de ESPN hayan sido eliminados a lo largo de 199 partidos, el número 200 abrirá la lucha por el anillo de campeón de la NBA. En la primera final que se jugará en una cancha neutral, después de 73 con viajes de lado a lado del país. Y con dos equipos que la temporada pasada ni disputaron los playoffs pero que han sido los mejores, sin discusión, en este reinicio. Los dos han firmado un 12-3 en playoffs, uno para ganar el Oeste y el otro para reclamar la corona del Este: Los Angeles Lakers y Miami juegan desde esta noche (03:00, hora española) la final de una temporada que comenzó el 23 de octubre y que, un estruendoso éxito organizativo, ha conseguido que durante las últimas semanas ni se mencione la maldita pandemia en la burbuja de la NBA.

Es una final inédita, por las circunstancias y por un duelo que nunca se ha dado. Es la sexta (con tres títulos por ahora) para Miami Heat, el equipo que más ha jugado en los últimos quince años. Y es la trigésimo segunda para los Lakers, un bastión histórico que regresa diez años después y que va a la caza de su decimoséptimo título. Si lo amarra, y parte como favorito, habrá conseguido igualar a los Celtics, el eterno rival al que persigue desde sus constantes derrotas de los años sesenta.

Caminos cruzados en la última batalla

Lakers y Heat nunca se han enfrentado por el anillo, pero muchos caminos se cruzan en este duelo. LeBron James ganó dos títulos con los Heat (2012 y 2013) antes de salir en 2014, rota su conexión con Pat Riley, el presidente y patriarca de los Heat que lleva un cuarto de siglo en la franquicia pero se hizo eterno en los Lakers, donde dirigió al legendario equipo del Showtime.

En 2006, todavía como entrenador, dio su primer anillo a un equipo que había sacado de los Lakers a Shaquille O’Neal, enfrentado con un Kobe Bryant como gigantesca figura estará muy presente en Florida. Él guio a los últimos Lakers campeones (2009 y 2010), la última gran época de una franquicia que ha pasado por la peor racha de su historia (seis años sin playoffs) y que ha renacido de la mano de una nueva pareja de megaestrellas: LeBron y Anthony Davis.

LeBron, con 35 años, va a jugar su décima final de la NBA. Más de las que han disputado 27 de las 30 franquicias de la Liga. En busca de su cuarto título con la tercera camiseta diferente, es la principal razón por la que los Lakers parten como favoritos ante unos Heat peligrosísimos. Tienen una estrella con botas de combate como Jimmy Butler (17-17 en duelos directos con LeBron), un excelente entrenador como Erik Spoelstra, el talento balcánico de Goran Dragic, la experiencia de Andre Iguodala y dos jóvenes que dan zancadas hacia el estrellato: el tremendo pívot Bam Adebayo y Tyler Herro, un anotador genial y el primer jugador nacido en 2000 que disputa una final.

Los Heat (una cenicienta armada hasta los dientes) son un bloque tremendo, durísimo, y un serio aspirante a completar una revolución histórica: sería el primer equipo campeón desde el quinto puesto de su Conferencia. Pero enfrente tendrán el peso de la historia, el poder de la camiseta de los Lakers y, sobre todo, la determinación de un LeBron James al que solo su pasado, Miami Heat, separa de seguir reescribiendo el futuro.