NBA | NOTAS EN EL PARÓN

LAKERS: el retorno a la élite en el año de Kobe Bryant

Los Lakers, líderes en el Oeste en el parón, regresan al lugar que les corresponde con un LeBron inconmesurable y Kobe Bryant en el recuerdo.

LeBron James saluda al cielo en honor a Kobe Bryant en el partido de la NBA que enfrentó a Los Ángeles Lakers y a los Portland Traile Blazers
KEVORK DJANSEZIAN AFP

BALANCE HASTA EL PARÓN:

49-14 (1º en la Conferencia Oeste)

LÍDERES ESTADÍSTICOS:

LeBron James: 25,7 puntos, 7,9 rebotes, 10,6 asistencias

Anthony Davis: 26,7 puntos, 9,4 rebotes, 2,4 tapones

Dwight Howard: 7,5 puntos, 7,4 rebotes, 73% en tiros

LO MEJOR: el retorno a la élite

Si por algo va a ser recordada esta temporada, acabe como acabe, va a ser por el retorno de los Lakers a lo más alto, a la élite y al lugar que les corresponde. Una década hacía que los angelinos no comandaban el Oeste de esta manera (desde 2010, cuando ganaron el anillo) y desde 2013 no se clasificaban para los playoffs. Los Lakers han sido un equipo divertido, con un LeBron James que parece no tener techo a pesar de su edad (35 años) y que opta legítimamente a un MVP que algunos le concedían antes del parón, un Anthony Davis candidato a Mejor Defensor y gente como el redimido Howard o la intendencia representada por Bradley o Caldwell-Pope. Los angelinos tienen el mejor offensive rating desde la 1989-90, empatada con la de 2008 (finalistas) y el mejor defensivo desde la 2011-12. Algo meritorio teniendo en cuenta que se trata de una de las mejores franquicias de la historia. Son séptimos en puntos por partido (114,3), octavos en rebotes (46,1), séptimos en asistencias (25,9), cuartos en robos (8,6) y primeros en tapones (6,8) y tiros de campo (49%). Los Lakers ya están aquí y eran, con algunas carencias y muchas virtudes, candidatos legítimos a un anillo que no ganan desde hace casi una década. Casi nada.

LO PEOR: el base, el alero y el adiós a Kobe Bryant

La sensación táctica más repetida es la falta de un base (Rondo no convence y Caruso es una promesa al que le cuesta en ataque) y un alero y la soledad en determinados momentos del ataque de LeBron y Davis. Sin embargo, lo que ha marcado la temporada de los Lakers ha sido la muerte de Kobe Bryant. El escolta fallecía junto a su hija Gigi y otras siete personas en un accidente de helicóptero en Calabasas, California, a los 41 años de edad. Un accidente que conmocionó al mundo de la NBA y a todo el deporte y que ha tenido una repercusión enorme en todo el mundo. El homenaje a Kobe en el partido contra los Blazers y la celebración de vida en la que participaron, entre otros, su esposa Vanessa, Michael Jordan y Shaquille O'Neal, han quedado para el recuerdo.

NOTA EN EL PARÓN: SOBRESALIENTE

No hay otra nota posible para estos Lakers, que pase lo que pase han cuajado una temporada espectacular. Han sido divertidos, han dado la sensación de ser un equipo unido y muy bien compenetrado. Y todo con LeBron James, ese jugador eterno por el que no pasan los años, como la estrella adimensional de una franquicia histórica que ha vuelto a la élite pero que sigue queriendo volver a lo más alto del todo.