Copa del Rey Málaga 2020

Escudo/Bandera Real Madrid

Real Madrid

COPA DEL REY 2020

Real Madrid: la Copa más imprevisible de toda la era Laso

Los blancos llegan a la cita copera, el trofeo fetiche de Laso, tras atravesar un bache de resultados y de juego con varios jugadores afectados, entre ellos Llull.

Sergio Llull hace una autofoto a la plantilla del Real Madrid.
DIARIO AS DIARIO AS

Pese a los dos polémicos desenlaces de los dos últimos años, con derrota final ante el Barça in extremis, la Copa fue desde el principio el torneo fetiche de Laso. En febrero de 2012 celebró su primer título en el Sant Jordi barcelonés, el espaldarazo al nuevo proyecto. Luego añadió cuatro de los cinco siguientes trofeos, con una marca que llegó a ser de 15 victorias en 16 partidos en seis años (ahora lleva 19 en 22 con cinco títulos).

Esta vez el equipo blanco se enfrenta a un escenario novedoso tras sobresalir en diciembre y transmitir malas sensación en enero y febrero, al revés que en pasadas temporadas. A esta Copa llega el Madrid más imprevisible de la era Laso, capaz de salir triunfador en Málaga, de hecho es favorito junto con el Barça, pero con un resquicio mayor a la incertidumbre, más incluso de lo habitual en el torneo del KO. El rival en cuartos, el RetaBet Bilbao, ya le ha ganado en la Liga.

El Madrid tiene un gran arsenal, un juego interior completísimo aunque Tavares sea insustituible y un perímetro en el que muestra más irregularidad por las molestias de Rudy, un bajón que también ha afectado a Taylor y a Carroll y, sobre todo, la falta de relevo para Campazzo, que es imprescindible.

Llull vive momentos duros tras casi dos meses ausente por una lesión muscular, desde fuera parece más una cuestión mental que física. No renuncia a asumir el protagonismo de siempre y tiene el respaldo del entrenador vitoriano y de sus compañeros, pero quizá le vendría bien dar un paso lateral y esperar su momento en los partidos. Que el juego venga a él y no al revés. Un poco como en la Selección. Regresa a Málaga, donde un tiro de seis metros sobre la bocina le dio la Copa al Real en 2014. Entonces arrancó la leyenda de El Increíble, porque recuerden que mientras celebraba el canastón no dejaba de repetirse: “¡Nunca las metía, nunca las metía!”.

La estrella: Facundo Campazzo

El mejor base de Europa, en boca de su compañero Llull, es clave en el Madrid. Es puro tesón y si anda bien físicamente y hacer fluir el juego, pone en órbita al equipo. En el cara a cara defensivo también es uno de los mejores del continente. Su progresión en el lanzamiento (40% en triples en la ACB) le puede llevar un pasito más allá.

El entrenador: Pablo Laso

No es la primera marejada que azota a la nave blanca en las últimas nueve temporadas y lo único seguro en este tiempo es que el Madrid con Laso en el banquillo las ha sorteado todas para competir siempre hasta el final. Al técnico vitoriano se le acusó en su día de no jugar con los pívots y esta campaña, más allá del enorme peso de Tavares, Randolph (primer anotador del equipo en la Euroliga por media) y Thompkins (segundo en la ACB) son referentes ofensivos con su amenaza desde el triple. El reto ahora es recuperar el ritmo perdido, incluso durante la propia Copa. Quizá se eche en falta algo más de velocidad.