Copa del Rey Málaga 2020

Escudo/Bandera Unicaja

Unicaja

COPA DEL REY 2020

Unicaja: el anfitrión necesita enderezar un curso mediocre

El Unicaja, anfitrión de la Copa por cuarta vez, nunca superó la primera eliminatoria ante su gente. El Zaragoza, pesadilla verde. Casimiro, cuestionado por parte de la grada.

Unicaja: el anfitrión necesita enderezar un curso mediocre
MARIANO POZO DIARIO AS

El Unicaja ejercerá como anfitrión de la Copa del Rey por cuarta vez. En las tres anteriores no pasó de los cuartos de final ante el Real Madrid (2001), el Barcelona (2007) y el Zaragoza (2014). Precisamente este equipo ha convertido el Martín Carpena en un paraíso cada vez que se enfrenta con los verdes. Ha ganado en siete de sus últimas nueve visitas y todavía escuece en la parroquia verde la eliminación de hace seis años (74-79) con actuación estelar del georgiano Shermadini (ex también del Unicaja y hoy en el Tenerife).

Acabar con esta condena de cada primera eliminatoria es otra de las materias pendientes que tiene el Unicaja para tratar de estabilizar una temporada irregular tirando a mediocre. Si juega la Copa no es por méritos clasificatorios sino porque es el anfitrión. De manera sorprendente prescindió de su columna vertebral, Sasu Salin, Dani Díez y Shermadini (hoy triunfadores en el equipo tinerfeño) para confiar en un un colectivo más físico, pero con problemas de tiro exterior que le obligaron a improvisar como solución el fichaje desde Estudiantes de un eficaz lanzador, Darío Brizuela mientras que Avramovic, sin minutos, se fue al equipo del Ramiro.

Luis Casimiro, cuestionado por un sector de la afición a base de murmullos y algún que otro silbido, está apostando en muchos minutos por un quinteto nacional, inusual en ACB, formado por Alberto Díaz, Jaime Fernández, Darío Brizuela, Carlos Suárez y Rubén Guerrero, este último, pivot autóctono de 2,13 m (seis años en Estados Unidos), que poco a poco va explotando y ya está en el radar de Sergio Scariolo para la España de las Ventanas. Si el Unicaja termina con el gafe zaragozano se encontraría en semifinales con el Tenerife o el Andorra dejando para una hipotética final al Real Madrid o al Barcelona. Cara o cruz para Casimiro que puede enderezar su camino y recuperar la estima del mencionado sector crítico de la hinchada o, por el contrario, entonar el canto del cisne si no esquiva la maldición de los cuartos de final.

La estrella: Carlos Suárez

Carlos Suárez, capitán y líder, es el jugador más valioso de este Unicaja. Su inteligencia para capturar rebotes, valentía más allá de los 6,75 cuando peor están las cosas y el agotador sacrificio en defensas se echan mucho de menos cuando no está. La bajada en el rendimiento de Josh Adams, la irregularidad de Toupane y Ejim, el estado físico entre algodones de Jaime Fernández y Brizuela, la poca potencia de Volodymyr Gerun y Frank Elegar y un Thompson guadianesco le hacen adalid de un producto nacional de galones con los mencionados Jaime y Darío más Alberto Díaz y un Rubén Guerrero en crecimiento con sus lecciones.