EUROLIGA | REAL MADRID-BARÇA

Nikola Mirotic tuvo otro duro recibimiento en el WiZink Center

Los aficionados blancos volvieron a cargar contra el ala-pívot, que disputó su segundo encuentro como blaugrana en el Palacio ante el Madrid.

Nikola Mirotic tuvo otro caluroso y duro partido en el Wizink Center como jugador del Barça. El ala-pívot, que pasó ocho años en el Real Madrid (cuatro en el primer equipo), regresó a España tras su paso por la NBA para enfundarse la camiseta blaugrana. Una decisión que dolió mucho a la afición blanca, que como ya ocurrió en la Supercopa Endesa recibió con una estruendosa pitada a su exjugador durante la presentación del conjunto catalán.

Los insultos se repitieron (“rata”, “traidor”…) al igual que los abucheos y silbidos cuando el balón pasaban por sus manos en los siete minutos que estuvo en cancha en el primer cuarto. En él, el internacional español estuvo bastante ensombrecido: solo cuatro puntos con un triple y un acierto desde la línea de personal. También cometió una falta sobre Anthony Randolph, que dio al ala-pívot del Real Madrid tres tiros libres. 

Una actuación que mejoró en el segundo acto... como todo el Barça, que pasó de un sonrojante 32-14 a marcharse dos arriba al descanso (48-50) con un parcial en diez minutos de 16-36. Mirotic contribuyo con ocho tantos y un 3 de 3 perfecto en el tiro de dos. Acabó con 19 puntos, la máxima anotación del partido.