Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

ADIÓS A UN JUGADOR EXCEPCIONAL

'Chicho' Sibilio: 'El inmortal'

Así lo han calificado hoy los medios de comunicación de la República Dominicana. Su repentino fallecimiento, a los 60 años ha causado una enorme conmocion su país natal.

'Chicho' Sibilio: 'El inmortal'
Diario Libre

 

"El inmortal del deporte dominicano". Así califican a 'Chicho' Sibilio los medios de comunicación de la República Dominicana, tras su fallecimiento, ayer sábado, debido a un infarto cuando se encontraba en su finca de Nigua, San Cristóbal, cerca de ka capital Santo Domingo, donde hoy tiene lugar un velatorio público.

Padecía diabetes, deja cinco hijos y era el menor de siete hermanos. Su madre doña Francisca Hughes se mantiene con vida y cuenta con 90 años.

Desde que se dio la noticia de su fallecimiento centenares de muestras de pésame llegaron de todos los rincones del mundo, especialmente de España donde desarrolló casi toda su carrera deportiva.

Entre ellos estaba el mensaje en la cuenta de twitter del presidente del gobierno español, Pedro Sánchez: "Hoy (sábado) ha sido un día bien triste para el baloncesto de España y el dominicano".

"Fuimos muchos quienes disfrutamos plenamente de sus acciones, en esos años gloriosos en la década de los 80's, con sus tiros de tres, su juego y el carisma que siempre mostraba.Todo mi cariño y respeto para su familia", puntualizó el mandatario.

Hace menos de un año, en una entrevista para 'Diario Libre' que se realizó en su finca, donde también se ubican su Fundación de baloncesto y de béisbol, su gran pasión, explicaba pormenores de su carrera, que le valíó entrar en 2003 en el Salón de la Fama del Deporte dominicano.

Recordaba que tuvo ofertas de varias universidades de Estados Unidos para incorporarse a sus equipos pero que, "en aquel entonces el dominicano joven no era muy dado a dejar la tierra. En mi caso particular todavía menos porque mis padres, de origen inglés, les costó mucho que su hijo pequeño se fuera de casa".

Al final lo logró y no olvidó que, "cuando yo fiché por el Barcelona el Real Madrid nos ganaba de 60 puntos. Con la llegada de tres cuatro jugadores jóvenes, como Nacho Solozábal, Epi y yo mismo pudimos comenzar a gestar esa generación de jugadores que cambió la tendencia".

"Para mí en un principio no significaba nada, pero con el paso del tiempo me fui dando cuenta de lo que significaba, tanto para nosotros como para la ciudad", añadía.

Con 205 centímetros de altura era uno de los jugadores más altos de su país y allí ocupaba la posición de 'cinco'. Su transformación en alero llegó porque, "Antonio Serra, mi entrenador en los primeros años en el Barcelona, me recomendó cambiar de posición ya que me iba a quedar pequeño para jugar de pívot. Ahí comencé a practicar mi tiro exterior y con esa insistencia de mi entrenador y mi acomodo a la posición me fui alejando del aro", decía Sibilio.

Sumó dieciocho títulos como azulgrana, pero más allá de ellos valoraba otras cosas y señalaba "el compañerismo, la amistad y el cariño, además del respeto que representan esos títulos. Llegué a una gran familia y como se sabe en las familias pasa de todo; lágrimas, alegría, creo que más alegrías que lágrimas. Esas palabras representan a la perfección esos títulos, esa relación con mis compañeros y no sólo con ellos, todo el mundo en el club me trató desde el principio con cariño y respeto".

Siempre consideró que el trío que formaban Nacho Solozábal, Juan Antonio San Epifanio 'Epi' y él fue el mejor de Europa que ha existido porque, "visto desde fuera era impresionante. Creo que no se ha formado un trío con un aleros como Epi y yo o un base como Nacho. Formar ese tridente, encontrar a tres jugadores que dominaran durante una década... no lo encuentras no hoy en día".

La derrota frente a la Jugoplastika Split de Dusko Ivanovic en las semifinales del Final Four de la Copa de Europa de 1989 en Munic y su difícil relación con Aíto García Reneses precipitaron su salida del club pero siempre se mantuvo firme en postura que  tomó en ese momento, "Nunca hubiera cambiado. Aito quería que yo pidiese perdón por algo que dije y tanto entonces como ahora no le pediría perdón", se mostró tajante el ex jugador azulgrana.

Para Sibilo siempre estuvo claro que,"mi salida del Barcelona era una cuestión de tiempo.Quisieron buscar una justificación y Aíto encontró la justificación en la derrota, quiso pagar el pato conmigo. Al mejor no me callé, pero eso ya forma parte del pasado. Ahora hubiera sido más cauto, más precavido y más diplomático".

Siete años, 87 partidos y 1.324 puntos y una medalla de bronce en el Eurobasket de 1983 fueron su balance en la Selección española. Siempre lo recordó como, "una bonita experiencia yo hice mi trabajo en ella. Posiblemente, mi forma de ser acortó mi rendimiento en la Selección. Mi negativa de ir al preolímpico y a los JJ.OO. de Los Ángeles'84 pesó demasiado".

En total participó en cuatro Eurobaskets (Praga'81, Nantes'83, Stuttgart'85 y Atenas'87) y en dos Mundiales (Colombia'82 y España'86).

También valoraba muy positivamente la actual generación del baloncesto español que considerada parecida a la que él vivió con la Selección en la década de los ochenta porque, "aquella generación con Epi, Jiménez, Fernando Martín, Corbalán, Iturriaga, De La Cruz, Llorente, etc., sembró la semilla de lo que sería después. Ellos cogieron nuestro testigo para conseguir esos logros. Lo mejor de todo es que España ha seguido produciendo jugadores. No es solo tener a los Gasol o Navarro y decir ahí me quedo, también están los Ricky, Rudy, Llull, Marc, etc.; España se ha convertido hoy en una fábrica de jugadores".