Competición
  • Vuelta a España
  • Serie A
Selecciones
Selecciones

MUNDIAL BALONCESTO | ESPAÑA

Sergio Llull: "Lo de la NBA sigue ahí, no cierro la puerta"

El balear cumple este verano diez años con la Selección. Llegó como un becario a la concentración de San Fernando en 2009 y se metió en el Eurobasket de Polonia.

Sergio Llull, tras un entrenamiento de la Selección.
INMA FLORES DIARIO AS

En 2009 llegó a la concentración de meritorio y pasó por encima de Saúl Blanco, que era el favorito para ir a Polonia. Para la gente que está peleando ahora por una plaza, ¿cuál es el consejo de alguien que lo supo hacer tan bien? ¿Lo recuerda así?

El consejo es que disfruten de la experiencia, que se esfuercen al máximo en cada entrenamiento y que aprendan. Cuando uno es rookie, por decirlo de alguna manera, tiene que aprender de los que más tiempo llevan aquí, empaparse de la experiencia y dar el máximo. De 2009 recuerdo que en los entrenamientos iba al 200 por ciento y luego, pues aprendí de grandes como Raúl López, Marc, Pau, Felipe, Rudy y todos los que habían.

Ya no se bajó de este grupo de leyenda. El día 14 cumple diez años. ¿Cómo ha sido el viaje?

Espectacular. Estoy agradecido a Sergio por darme la oportunidad de entrar en el equipo y han sido diez años magníficos, espero que sean más. Hemos conseguido éxitos y he disfrutado del viaje.

"El secreto es que aquí nos divertirmos", ha dicho estos días. ¿Como se divierte alguien que tiene que estar un mes concentrado antes de empezar?

Nos divertimos porque nos gusta mucho jugar al baloncesto. Intentamos ir a entrenar siempre con una sonrisa y en comidas y cenas hay buen rollo. Vamos a cenar por ahí, estamos con las cartas... Esa es la clave de que nos llevemos también.

¿Qué fue de la cena de matrícula que se instauró en el Ventorillo de San Fernando, la siguen haciendo?

Sí. La hemos hecho ya en Madrid, en un restaurante. Y bueno, los chicos se lo pasaron bien y pagaron Beirán y Jaime. El resto ya había estado aquí algún verano.

Ha sido un año irregular para usted. ¿Le ha venido bien parar, en qué punto está?

Estoy bien. Contento de estar con la Selección porque para mí es un privilegio jugar con esta camiseta. Estoy muy orgulloso y después de la lesión que sufrí hace dos años, con ganas e ilusión.

Ya no está Navarro y este año no está Pau. Tampoco Sergio. Lo quiera o no va a tener que asumir un rol más protagonista.

Estoy a disposición del seleccionador para lo que pida. En ataque y en defensa. Los que llevamos más tiempo aquí intentamos tirar del carro, pero todos tenemos que poner nuestro granito de arena para conseguir victorias.

Diez años | "Esta década con la Selección ha sido magnífica"

¿Cómo se recupera la confianza?

Pues entrenándote mucho, sacrificándote y echándole sobre todo muchas muchas horas.

¿Se echa de menos a los que no están?

Sí hombre, por supuesto. Gente como Pau, Navarro y Felipe son referentes para nosotros, que somos más jóvenes y cuando deciden no venir o están lesionados pues se les echa de menos en el día a día y en la cancha. Pero nos tenemos que centrar en los que estamos y luchar por las medallas.

Le quería preguntar por Mirotic, pero no por su renuncia. Muchas veces se ha hablado de Llull no emprender la aventura de la NBA. Gente como Navarro en su día o Mirotic ahora hacen el viaje de vuelta. ¿Eso es cierto modo le da la razón por haber seguido en un equipo ganador y no dando tumbos por franquicias?

No me tiene que dar la razón nadie. Eso son decisiones personales. Es una decisión que tomé en su momento y lo de la NBA sigue ahí. Es una puerta que nunca puedes cerrar. Pero soy feliz en el Madrid y es donde quiero estar, ganando títulos para seguir disfrutando muchos años jugando a baloncesto.

No damos por cerrada, pues, esa puerta.

No, no, no. De hecho, agradezco el interés que tiene Houston todos los años y que respeten también mi decisión porque en ningún momento han puesto ningún tipo de presión. Siempre han tenido buenos modos, han aceptado mi decisión y ahora mismo estoy centrado en la Selección.

¿Es difícil unirse a leyendas como Marc y Rudy que son los únicos campeones del mundo que quedan con los nuevos? Usted entró en 2009 en un grupo que estaba mucho más hecho.

No creo que sea difícil. Es lo que hicieron con nosotros los Navarro, Pau y Felipe cuando entramos. Ellos nos acogieron, nos enseñaron cóm funcionaba todo y es lo que tenemos que hacer nosotros ahora. El cambio generacional se ha ido dando con los años. Quino, Jaime son jugadores de talento.

Dice Scariolo que la Selección va a ser más "perimetral". ¿Qué significa eso, que lo van a jugar todo al triple?

Tenemos un referente por dentro que es Marc, pero al no estar Pau, otro referente interior, igual hay que ser más dinámico, aprovechar el contragolpe y cuando esté Marc, jugar más en el poste. Pero eso es algo que tenemos que ver durante la concentración.

Se van a cumplir diez años del debut y dos de la grave lesión de Tenerife. Cuando a alguien le paso algo así, ¿se plantea con más precaución los partidos de preparación?

Si piensas así, es probable que no te salga bien. Yo estoy recuperado físicamente al cien por cien. Ya al final de Liga me encontré muy bien físicamente y en estos partidos lo que hay que coger de nuevo es el ritmo de competición. Siempre queremos ganar todos los partidos y tenemos que dar el máximo.

Conflicto | "Me gusta ir con España, pero el que me paga es el Madrid"

Una de sus imágenes más vistas en el Madrid es ese Llull líder que enciende el Palacio, que es el alma del equipo, que contagia y gana grandes cosas. ¿Le falta ese punto de liderazgo con la Selección o no ha sentido nunca que era el rol que le tocaba interpretar aquí?

Yo estoy contento con el trabajo que he hecho siempre con la Selección. Al final, tienes que saber diferenciar el rol de tu equipo y el de la Selección. En la Selección me ha tocado normalmente un papel más defensivo porque cuando estaba Juan Carlos, mi rol era estar intenso en defensa y aprovechar mis momentos en ataque.

¿Firman estar en los Juegos para que Pau se vaya como merece?

Los objetivos siempre son ambiciosos y es entrar en la lucha por las medallas y luego, claro, conseguir plaza para Tokio.

El conflicto que este año ha habido con las Ventanas, las renuncias de estrellas en varias selecciones y concretamente de muchos jugadores estadounidenses... ¿La FIBA debe replantearse este escenario?

Lo que creo es que todas las competiciones deben ponerse de acuerdo por el bien de nosotros, los jugadores. Y del baloncesto. Tener unas Ventanas FIBA a las que no pueden acudir los mejores jugadores de cada Selección porque están jugando en la NBA o en la Euroliga y esas dos competiciones no paran, es un sinsentido. Cargas el calendario de partidos que no pueden jugar algunos jugadores, porque a mí me gusta jugar con la Selección pero obviamente el Real Madrid es el club que me paga. Si el mismo día tengo un partido con el Madrid y otro con la Selección es obvio que juegue con el Madrid. Igual que los jugadores de la NBA. Es un problema de entendimiento entre las competiciones para que todo sea viable.

Eso respecto a la FIBA. Y respecto a la Euroliga, si el año que viene quieren ser campeones van a tener que jugar 41 partidos. ¿No es excesivo también?

Sí. Al final juntándolo todo nos podemos ir a más de 100 partidos. Toas las competiciones deben ponerse de acuerdo para adecuar el calendario para cuidar más a los jugadores porque al final, sin jugadores, no hay baloncesto.