Competición
  • LaLiga SmartBank
  • Fórmula 1
  • MotoGP
  • Liga Endesa ACB
  • Moto3
  • Clasificación Eurocopa
  • Final ATP World Tour
Fórmula 1
1 1h33:14.678

M. Verstappen

Red_bull

2 a 6.770

Pierre Gasly

Toro_rosso

3 a 6.139

L. Hamilton

Mercedes

4 a 8.896

C. Sainz Jr.

Mclaren

Liga Endesa ACB
FINALIZADO
Herbalife Gran Canaria CAN

85

UCAM Murcia MUR

79

FINALIZADO
Valencia Basket VAL

92

Casademont Zaragoza ZAR

74

FINALIZADO
Kirolbet Baskonia BAS

80

Montakit Fuenlabrada FUE

92

Final ATP World Tour
stefanos_tsitsipas Stefanos Tsitsipas Stefanos Tsitsipas
-
stefanos_tsitsipas Stefanos Tsitsipas Stefanos Tsitsipas
-

LIGA ENDESA | MADRID 79 - VALENCIA 66 (2-0)

Reacción fantástica del Madrid con la vuelta del mejor Llull

El Valencia salió a morder y llegó a poner a los de Laso contra las cuerdas: 14-27. El Real reaccionó con un parcial de 41-11 y un Llull majestuoso: 13 puntos en 10 minutos.

El playoff sin emoción es como aquello de la potencia sin control, que pierde su gracia. Y hasta ahora no hay quien apriete a los dos gigantes de la ACB. Siete partidos entre ambos en las eliminatorias y siete triunfos contundentes. El Madrid, por ejemplo, suma cuatro por una diferencia media de casi 17 tantos. Unas series que van desbrozando el camino y apuntan a final clásica. Falta competencia, aspirantes a moverle la silla a los grandes. Aún hay tiempo, pero no parece sencillo. Son muy buenos y están en forma.

Apareció además en el Palacio la versión mágica de Llull: no solo por acierto y energía, sino por lectura de juego. Sus 13 puntos en el segundo cuarto, en el que penetró con habilidad y forzó faltas (y sí, claro, también embocó triples en carrera), ayudaron al Madrid a dar la vuelta al calcetín. Remontada fantástica.

El Valencia lo intentó con ahínco esta vez, aunque todo acabase mal, con derrota indiscutible (55-38 en el minuto 24) y lesión en un gemelo de un San Emeterio abatido. Su equipo había cumplido la promesa de Vives en la previa y mostró una cara distinta, otro ritmo y otro espíritu. Construía desde la defensa y llegó a empujar al campeón contra las cuerdas: 14-27 tras un parcial de 2-19 en el que Dubljevic encontraba la espalda de Tavares, luego Tobey le relevaba con determinación y San Emeterio entraba en cancha con el aro entre ceja y ceja.

Los de Laso no fluían como el jueves, sin el acierto que condicionó el 1-0, sin un Randolph sublime, sin un poquito de casi todo. La segunda unidad, la rotación, acudió entonces al rescate con un Llull majestuoso (dos 2+1, pero sin acertar desde la personal, y tres triples), un Carroll activo, igual que Thompkins en el trabajo sucio, y un Ayón inteligente para ver los espacios. Les reforzó la vuelta de Taylor, decisivo. El Real despegaba, un demarraje bárbaro que le puso 17 arriba (55-38) tras un parcial de ¡41-11!

La embestida la culminó el quinteto inicial: Campazzo, Randolph, Tavares… Y el conato de reacción taronja (63-52) lo sofocaron en un puñado de segundos Ayón y el Facu, que cerró el tercer cuarto con un triple en carrera sobre la bocina a una pierna y a una mano. Tres segundos antes Thompkins había robado en pista defensiva e intuyó con habilidad la galopada del argentino. Rugió el banquillo y rugió la grada. Era la sentencia, aunque la guinda la pondría Reyes, que entró en el último acto para cumplir un sueño: mil partidos con la camiseta del Madrid quince años después de su debut, allá por 2004.

El pulso cambia de escenario, espera ya La Fonteta. Se busca réplica a los monólogos de los dos colosos del baloncesto español.