DRAFT NBA

Los 13 europeos Top-5 del draft: Doncic, Gasol, Ricky, Bargnani...

Bargnani ha sido el único número 1, el anterior en salir entre los cinco primeros fue Dragan Bender (2016) y hay dos españoles en la lista. Repasamos la carrera de los 13.

Luka Doncic se ha convertido en el 13º europeo en ser elegido entre los cinco primeros de un draft de la NBA. Estos han sido los trece jugadores.

Número 1 del draft

Andrea Bargnani (2006)

Por ahora, el pívot italiano es el único europeo que logró salir en la primera posición. Bargnani jugó diez temporadas en la NBA (siete en los Raptors, dos en los Knicks y uno en los Nets). Tras marcharse en 2016, llegó a un acuerdo por dos temporadas con el Baskonia. Estuvo unos meses y ya no ha vuelto a jugar. En enero escribió una carta en redes sociales en la que decía que no estaba buscando equipo. ¿Retirada? Cerró su etapa en la NBA con 14,3 puntos, 4,6 rebotes y 1,2 asistencias de media. Su mejor año fue la 2010-11 (21,4 tantos).

Número 2 del draft

Rik Smits (1988)

The Dinkin Dutchman (el holandés de los mates) llegó a la NBA procedente de la Universidad Marist College. Este pívot nacido en Eindhoven y de 2,24 de estatura pasó toda su carrera en Indiana. Jugó doce temporadas en los Pacers, donde promedió 14,8 puntos, 6,1 rebotes y 1,3 tapones. En su primera temporada en la NBA, la lesión de Steve Stipanovich le abrió las puertas de la titularidad (71 partidos) y entró en el quinteto de novatos del año. Fue de los primeros europeos en jugar un All Star (participó en la edición de 1998).

Darko Milicic (2003)

El serbio ha sido una de las grandes decepciones en la historia del draft. De la generación de Carmelo Anthony, Chris Bosh y Dwyane Wade, solo el nombre de LeBron James salió antes que el suyo. Pistons, Grizzlies, Wolves y Celtics gastaron más de 52 millones de dólares en un jugador que en sus diez años en la NBA promedió 6 puntos de media. Como confesó años después, llegaba a los entrenamiento borracho y pagaba su frustración con un saco de boxeo o martilleando las paredes. Nunca le gustó el baloncesto. Cuando se retiró se pasó al kickboxing y ahora disfruta cultivando cerezas.

Número 3 del draft

Pau Gasol (2001)

En 2001, Pau Gasol hizo historia. Se convirtió en la elección más alta de un español en el draft de la NBA. Solo Kwame Brown y Tyson Chandler salieron por delante de él. A Gasol lo eligieron los Hawks, pero sus derechos recayeron en Memphis. Allí pasó seis temporada y media (en la primera fue el mejor novato del curso) hasta que el 1 de febrero de 2008 fue traspasado a los Lakers. Con Kobe Bryant ganó dos anillos (2009 y 2010) antes de firmar con los Bulls, donde pasó dos años. El próximo será su tercera temporada en los Spurs de Popovich.

Enes Kanter (2011)

Los Jazz le eligieron en tercer lugar, aunque Kanter se había pasado el último año sin jugar porque había cobrado unos 20.000 euros cuando estaba en el Fenerbahçe. Pasó en los Jazz tres temporadas y media hasta que los Thunder obtuvieron sus derechos en una operación con los Pistons también incluidos. En Oklahoma City llegó a ser el sexto hombre del equipo y formó junto a Steven Adams los Stache Bros. El pasado verano llegó a los Knicks, donde esta temporada ha promediado 14,1 puntos y 11 rebotes. Enemigo público de Turquía por sus palabras críticas sobre Erdogan, han solicitado para él una pena de 4 años de cárcel.

Luka Doncic (2018)

Desde que aterrizó en el Real Madrid, en 2012, estaba predestinado a ser una estrella. En el club blanco han realizado un gran trabajo con él, pero tenía tanto talento que su camino estaba marcado. En 2015 debutó con el primer equipo, apenas tenía 16 años y dos meses. Era el primer paso de un inicio de carrera vertiginoso. En junio de eso año ganaba la Liga después de ser campeón de Europa júnior, en 2016 celebraba su primera Copa, en 2017 se colgaba el oro con Eslovenia en el Eurobasket con un papel protagonista y en este último curso, el 2017-18, el de su adiós a Europa, ha sido el mejor jugador del Viejo Continente con 19 años. MVP de la Euroliga y de la Final Four y también el mejor de la Liga Endesa. Nadie logró nunca tantos reconocimientos sin ni siquiera haber cumplido los 20. Un base de 2,01 metros que puede hacer historia, también en la NBA. Jugará en Dallas Mavericks tras ser traspasado por Atlanta Hawks.

Número 4 del draft

Kristaps Porzingis (2015)

Aunque un niño lloró con su elección, Porzingis se ha convertido en el jugador franquicia de unos Knicks que no levantan cabeza. Formado en la cantera del Baloncesto Sevilla, dio el salto en 2015 a la NBA tras promediar 10,7 puntos y 4,8 rebotes (10,7 de valoración) en la Liga Endesa. Su tercer curso lo cerró con 25,2 puntos de media (más 7,3 rebotes y 1,3 asistencias) y su primera elección para el All Star, aunque no pudo estar por lesión. Unos días antes se rompió el cruzado y en el presente se está rehabilitando en las instalaciones del Real Madrid.

Dragan Bender (2016)

El croata abandonó Europa sin haber brillado; con 18 años, jugó una temporada en el Maccabi de Tel Aviv, donde pasó sin pena ni gloria. Aquel año, en la Euroliga, jugó 7 partidos en los que promedió 2,1 puntos y 1,4 rebotes (1,1 de valoración). En la NBA, en los Suns, tampoco le ha ido mucho mejor. En su primera temporada jugó 43 partidos (3,4 puntos de media) y en ésta sí que ha jugado todos los partidos, pero sus números no son propios de una cuarta elección. En más de 25 minutos en pista, ha anotado 6,5 tantos y capturado 4,4 rebotes.

Número 5 del draft

Nikoloz Tskitishvili (2002)

El georgiano pasó por la NBA sin pena ni gloria. Estuvo cuatro años (en 2002 lo drafteron los Suns) en los que pasó por cuatro equipos. Aparte de Denver (dos temporadas y media) vivió un año y medio de locos: Warriors, Wolves y Suns. Salvo su primera temporada, nunca jugó más de diez minutos por temporada. Cerró el sueño americano con 2,9 puntos y 1,8 rebotes. En España se hizo un nombre: ha jugado en Caja San Fernando, Montakit Fuenlabrada y Delteco Gipuzkoa.

Ricky Rubio (2009)

Los Timberwolves lo eligieron por delante de Steve Curry (nº 6) y en Minnesota pasó seis temporadas, siempre escuchando rumores de traspaso. En noviembre de 2014 renovó por cuatro temporadas y 56 millones de dólares y el pasado verano llegó a Utah Jazz, donde el base de El Masnou se ha sentido más querido. Ha cerrado su primer año en Utah con 13,1 puntos (su tope en la NBA) y 5,3 asistencias y logró meter a los Jazz en playoff (sus primeros) tras firmar una recta final de temporada impresionante. Se lesionó en cuartos y no pudo jugar ante los Rockets en las semifinales del Oeste.

Jonas Valanciunas (2011)

Aunque fue drafteado en 2011, no aterrizó en la NBA hasta un año después. ¿La razón? Su cláusula de salida del Lietuvos Rytas era de tres millones de dólares (la NBA puede pagar hasta 500.000), así que se quedó en Lituania un año más para ahorrarse dinero. Un ídolo en su país, le queda otra temporada más de contrato (es improbable que Toronto lo traspase este verano) más una opción del jugador para la 2019-20. En sus seis años en los Raptors promedia 11,7 puntos y 8,5 rebotes en algo más de 25 minutos en pista.

Alex Len (2013)

El pívot ucraniano llegó a la NBA desde la NCAA (Universidad de Maryland) y aunque ha jugado cinco temporadas en los Suns, parece que este verano cambiará de equipo. Len decidió aceptar la oferta cualificada que le presentó Phoenix el pasado septiembre, pero su protagonismo en los Suns no ha crecido: 8,5 puntos y 7,5 rebotes. En su lustro en la NBA promedia 7,2 tantos y 6,5 rebotes.

Mario Hezonja (2015)

Llegó al Barça siendo júnior y estuvo tres temporadas allí. En la última tuvo más minutos (14 de media), pero no destacó precisamente por su regularidad. Eso sí, firmó casi un partido perfecto ante el Manresa (24 puntos y 8/8 en triples). Seguramente, su llegada a la NBA fue un pcoo precipitada. La pasada temporada en los Magic firmó sus mejores números —9,6 tantos y 3,7 rebotes—, pero infló estadísticas cuando su equipo no tenía opciones de nada. Orlando aún no ha ejecutado la opción que tiene de renovarlo.

0 Comentarios

Normas Mostrar