Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League

Brown y Tatum chocan con los interminables brazos de Giannis

BUCKS 104 - CELTICS 102 (2-2)

Brown y Tatum chocan con los interminables brazos de Giannis

Giannis Antetokounmpo, con Al Horford detrás.

TANNEN MAURY

EFE

Boston no culminó una remontada increíble en la segunda parte (llegaron a ir 20 abajo). Los Bucks logran igualar la eliminatoria: 2-2.

No hubo milagro de los Celtics porque los interminables brazos de Giannis Antetokounmpo (27+7+5) lo impidieron. El primer partido del segundo #NBASundays de los playoffs 2018 mostró el brillante futuro que le espera a la Liga. Giannis igualó la eliminatoria (2-2) con un palmeo a 5 segundos de la conclusión que frustró el excelente trabajo anterior de Jaylen Brown y Jayson Tatum. Cuando todo parecía perdido (65-45) a 7:37 del final del tercer cuarto, los jóvenes de Boston empezaron a reducir la diferencia. Al mismo tiempo que los dos últimos números tres del draft sacaban a pasar su talento, el Bradley Center iba enmudeciendo. La ventaja de los locales se encogía y la sensación apuntaba a película ya vista: otra increíble remontada de los de Stevens. Tatum, dentro ya del último minuto, llegó a culminarla (100-99). Pero un triple de Brogdon y el palmeo posterior de The Greek Freak tras un error del propio Brogdon dejaron la serie empatada. Qué final.

Con la excepción de los primeros compases, los locales fueron claramente superiores gracias a su intensidad defensiva y al talento de un trío compuesto por Giannis, Khris Middleton y Jabari Parker. Con excepción de a un Brown que con 34 puntos (y 8 rebotes y 3 robos) logró su career high, a Boston le costaba un mundo anotar. Todo era felicidad en Wisconsin hasta que Tatum (21) decidió unirse a su compañero. Ambos convirtieron 37 tantos en una segunda parte en la que casi obraron una de las mayores remontadas de los playoffs. Y hablamos de dos jugadores que no contabilizan más de tres temporadas de experiencia en la NBA y que apenas suman 41 años (21 Brown y 20 Jayson). Ambos hicieron despertar al resto (Horford, Rozier...) y junto a la pizarra de Brad Stevens acariciaron el 3-1 cuando todo esta perdido.

Marcus Morris tuvo el tiro en la última posesión para forzar la prórroga (según comentó Stevens después, fue la jugada prevista), pero salió cruz. Y salió cruz porque al descaro de un Bledsoe esta vez sí enchufado y a la calidad de Middleton se unieron los brazos largos de un talento único: Giannis Antetokounmpo. Él decidió un final emocionante y puso el 2-2 en una eliminatoria que se iguala antes de regresar a Boston el martes.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar