Competición
  • Tour Francia
  • Champions League
  • Europa League
Champions League
Viktoria Plzen Viktoria Plzen VIK

-

Olympiacos Olympiacos OLY

-

Saburtalo Saburtalo SAB

-

D. Zagreb D. Zagreb DZA

-

TNS TNS TNS

-

Copenhague Copenhague CPN

-

PSV PSV PSV

-

Basilea Basilea BSL

-

Sutjeska Sutjeska SUT

-

APOEL APOEL APO

-

Europa League
Ararat-Armenia Ararat-Armenia AAR

-

Lincoln Red Imps Lincoln Red Imps LRI

-

HB Torshavn HB Torshavn HBT

-

Linfield FC Linfield FC LFC

-

Shkendija Shkendija SKE

-

F91 Dudelange F91 Dudelange DUD

-

Sta. Coloma Sta. Coloma SANT

-

FC Astana FC Astana AST

-

Tre Penne Tre Penne TRE

-

Suduva Suduva SUD

-

Fuenlabrada
87
FIN
81

MONTAKIT FUENLABRADA 87-MOVISTAR ESTUDIANTES 81

Popovic alarga la racha del Fuenlabrada ante el Estudiantes

Marko Popovic celebra una canasta ante el Movistar Estudiantes.

EMILIO COBOS

Diario AS

El croata realizó un partido soberbio (22 puntos con 7/33 desde el triple). El Montakit no pierde en casa contra los colegiales desde febrero de 2007.

El Montakit Fuenlabrada dejó hace tiempo de ser una simple revelación. Llegó a la Copa tras un inicio de campaña soberbio y una vez pasado el torneo del KO no ha bajado el pistón. ¿Para qué? Ha ganado los dos partidos disputados desde la cita canaria: al Obradoiro en Santiago y este sábado al Movistar Estudiantes en un derbi que controló siempre. Es la regla en el Fernando Martín cuando se enfrentan estos dos equipos desde hace ya más de una década: son once victorias consecutivas para los fuenlabreñas, que empatan a 40 el global entre ambos desde noviembre de 1996 en partidos disputados en cualquiera de las dos canchas.

Ya estén bien o mal, los del sur de Madrid saben cómo desmenuzar las debilidades colegiales. En esta ocasión el ejecutor fue Marko Popovic, que se puso al mando de un colectivo inagotable en espíritu y competitividad. Unas cualidades mermadas en Serrano hace tiempo. El croata, que ya enfrío el WiZink Center en la ida con una canasta en el último segundo, repartió estopa como si no hubiera mañana: 22 puntos con 7 de 13 desde el triple. 17 de valoración. Solo un tanto pasada la línea de 6,75. Un castigo ejemplar para unos estudiantiles que decidieron jugar al baloncesto demasiado tarde. Cierta sensación de dejación de funciones de salida. Como ocurrió frente al Unicaja. Síntomas preocupantes de que han cerrado las persianas después de quedarse fuera de la Champions y encontrarse en tierra de nada en la Liga: el playoff queda muy lejos y solo necesitan uno o dos triunfos para certificar la permanencia. El Fuenla, por su parte, está abierto las 24 horas.

Diferentes actitudes que se notaron durante 40 minutos. El Fuenla saltaba las casillas al inicio del duelo de seis en seis con un despliegue formidable de recursos. Cuando el martilleo exterior era imposible, se encontraba la espalda de la fría defensa rival. Cuando la presión defensiva y las rápidas transiciones eran minimizadas, el Che permitía a Karnowski desatarse en la zona. Todo y más. Vargas dirigía con inteligencia, Popovic acumulaba puntos, Smits calentaba desde el triple para dar luego un show aéreo… Un suma y sigue de buenas actuaciones, corales e individuales, y los parciales caían a plomo: del 0-2 al 10-2 de salida se pasó al 31-17 tras un 16-4 al principio del segundo cuarto.

El Estu las veía venir. De su desoladora actuación del primer cuarto (3/11 de dos) nació la zigzagueante con Landesberg contra todos. La tuvo con Eyenga, al que desquició, con Vargas, Cruz... y firmó 23 puntos, el único en superar la decena junto a Suton y Brown (16 y 13, respectivamente). Solo eso daba aire a los colegiales. Les insuflaba vida. Parecía imposible con solo un acierto exterior en la segunda parte para un total de cuarto. Pero así era. A pesar de que el Fuenla bailó alrededor de la decena de diferencia y se gustó con un espectáculo de alley-oops y mates en el tercer cuarto, los ramireños no caían. Hasta que Popovic dijo ¡basta! Descerrajó un triple cuando la soga más apretaba (71-66, min. 35) y acabó con el Estudiantes. La magia del croata eleva la cifra a 14. ¿Por qué parar ahí?  

0 Comentarios

Normas Mostrar