El Madrid se estrella en casa y completa la debacle española

Turkish Airlines Euroleague

REAL MADRID 83 - ESTRELLA ROJA 87

El Madrid se estrella en casa y completa la debacle española

Los blancos firmaron un partido horrible y cayeron ante el colista, un Estrella Roja que acumulaba cinco derrota seguidas. Perdieron los cinco equipos españoles.

Mientras las selecciones intentaban salvar las Ventanas FIBA, el Madrid tuvo una semana completa para preparar el duelo de la Euroliga. Descanso y entrenamiento, algo del todo inhabitual en el calendario blanco. El resultado no pudo ser peor. Terrible.

Solo la salida a pista de Doncic mediado el primer cuarto (12 puntos en sus cinco primeros minutos) dio algo de sustancia al insípido juego local. Pasado ese fogonazo, el Real volvió a quedarse a oscuras. Apagón generalizado. Mandaba el francés Mathias Lessort desde la defensa. El caribeño contenía a Tavares y colapsaba un ataque blanco incapaz de sumar por dentro y con un atasco mayúsculo en la circulación del balón.

La irrupción de Doncic había puesto a los suyos siete arriba (26-19), pero el genial base Taylor Rochestie ya cabalgaba sobre el parqué. En torno a él se gestaba la ofensiva del Estrella Roja. Anotaba (18 puntos) y asistía (7 pases de canasta). Milko Bjelica se forraba con los triples laterales (cuatro) y Pero Antic cogía la misma senda (tres) ante la lentitud de los interiores madridistas.

Fue Antic el que dio la puntilla a los de Laso desde el mismo sitio. Para qué cambiar si algo funciona. Aunque esta vez le añadió un tirabuzón al lanzamiento: finta de tiro, pasito a la izquierda con un corpachón de 2,11 y triple para el 83-87. Jaque mate a siete segundos de la bocina.

El Madrid, cuando ya se veía desbarrancado, tuvo dos acometidas bravas. Primero redujo de trece a uno la máxima renta visitante en apenas cinco minutos. Paso de caer 47-60 a ponerse 66-67 con Doncic haciendo de pívot atrás, Randle en pista y Rudy y Carroll como catalizadores de la reacción. Y luego, con siete abajo (72-79), igualó a 81.

Entonces, dos faltas tontas de Campazzo a Davidovac (el relevo de un fatigado Rochestie) y el triple de Antic apuntillaron a un Real muy tocado, en modo superviviente a la espera de recuperar personal. Le falta un quinteto entero, tres de sus cuatro mejores jugadores. Y su racha negativa empieza a dar vértigo: cinco traspiés en los últimos seis partidos europeos. Este viernes, además, completó la debacle española en la jornada. Nuestros clubes llevan en lo que va de Euroliga treinta y una derrotas en 50 partidos, es decir, solo ganan el 38% de los duelos. Peor que nunca.

0 Comentarios

Mostrar