Escudo/Bandera Khimki Moscú

Khimki Moscú

GUÍA EUROLIGA 2017-2018

ESPECIAL EUROLIGA 2017-18

Khimki: Shved lidera a un equipo con Bartzokas en el banquillo

El MVP de la Eurocup y máximo anotador del Eurobasket seguirá guiando a un equipo al que llega Markovic. Malcom Thomas, James Anderson... otras novedades

Khimki: Shved lidera a un equipo con Bartzokas en el banquillo

El Khimki regresa a la Euroliga (fue finalista de la VTB) con Alexey Shved a los mandos. El escolta fue el MVP del pasado curso en la Eurocup (22,1 puntos) y llega también como máximo anotador del Eurobasket. El referente, pero no está solo. Otro de los nombres propios de la última temporada de la Eurocup fue el de Stefan Markovic. El base, que sonó para muchos otros grandes de Europa, cerró la competición con 9,1 asistencias de media (es el mejor pasador histórico de esta competición) con el Zenit de San Petersburgo.

Dusko Ivanovic se marchó y llega Giorgios Bartzokas, un entrenador capaz de lo mejor (ganar la Euroliga con el Olympiacos en 2014 o meter al Lokomotiv Kuban en la Final Four), pero también de lo peor. Qué pregunten en Barcelona tras la pesadilla del pasado curso. El griego coincidirá de nuevo con Zubkov y repesca a Honeycutt, el pasado curso en el Efes. Charles Jenkins, ex del Estrella Roja pondrá la defensa, en un equipo que apuesta por James Anderson y Malcom Thomas. El primero, tras no encontrar su sitio en la NBA (San Antonio, Houston, Philadelphia y Sacramento) brilló en el Zalgiris antes de fichar por el Darussafaka. Malcom Thomas debuta en Europa tras pasarse el último curso en China (Jilin Northeast Tigers). Allí deslumbró con sus estadísticas: 20 puntos y 16,4 asistencias.

POSIBLE QUINTETO | Khimki

Un equipo con presupuesto (Shved acababa contrato, pero seguirá hasta 2020) y nombres. Su objetivo debería ser meterse entre los ocho primeros, aunque la Final Four de Belgrado puede quedar aún un poco lejos.

La estrella - Alexey Shved

· Escolta - 28 años - 1,98

Plantó a los Knicks en 2015 para volver a Europa. También ayudó un contrato multimillonario que le convertía en el jugador mejor pagado del Viejo Continente. Un jugador desequilibrante, que puede hacerlo en las posiciones de uno y dos. Su gran problema es que amasa demasiado el juego. Con Shved se gana o se pierde, pero siempre hace números: MVP de la Eurocup el pasado curso y el primer máximo anotador no NBA del Eurobasket desde Alberto Herreros (1999).