Gladness debuta en el amistoso con derrota ante el Hapoel

BILBAO BASKET

Gladness debuta en el amistoso con derrota ante el Hapoel

Gladness debuta en el amistoso con derrota ante el Hapoel

Puso un tapón, cambió un tiro y cogió un rebote nada más entrar, sus señas de identidad. Partido con poca defensa y muchos parciales. Redivo, 24 puntos en 24 minutos. Debut de Mendikote.

El Bilbao está a media cocción, más verde que la hierba de San Mamés, con muchos rookies, pero se esmeró por ofrecer cosas de fuste en un amistoso con fines benéficos (en favor de vastes, asociación con tintes educativos) que cceraba la temporada, ante un Hapoel Jerusalem con mucho más armamento, banquillo y centímetros. Y muchos amistosos de calidad a sus espaldas. El campeón israelí, semifinalista de la Eurocup, está en manos de Katsikaris este año, ovacionado largamente en la presentación en La Casilla. El viejo pabellón recuperó la música del baloncesto; ya lo pisó el técnico griego al frente del Valencia, con victoria y derrota.

Gladness aterrizó ayer en Bilbao y hoy mismo se ha puesto a trabajar. Ha llegado cinco minutos tarde al entrenamiento porque estaba en el reconocimiento médico. Eso da idea de que era como un marciano en el bolo. Salió a falta de 1:54 para llegar al descanso, con 31-42. Y lo primero que hizo fue marcar sus señas de identidad, la razón por la que se le ha fichado, aquella que no exhibió McKay y obligó a echarle: puso un tapón, cambió un tiro y cogió un rebote. Tres acciones en una que hacen concebir esperanzas a un Bilbao que necesita ese pegamento para equilibrar su juego. Lo de sumar en ataque no es tan prioritario. Porque el equipo de Duran demostró en el choque de La Casilla que es muy dinámico por fuera, que cierra bien líneas de pase ahí, está bien dotado para hacerlo en campo ofensivo o en primera línea y llega fácil en contraataque. Sus exteriores, especialmente Redivo, tienen puntos en las manos y solo falta esa réplica por dentro. El argentino metió 24 puntos en 24 minutos. Gladness cerró su actuación con otros dos minutos y medio al final.

El amistoso fue el clásico debate de pretemporada, con muchos altos y bajos, con gente asentándose aún, con tiempo por delante hasta que comience la temporada. Kempton está perplejo en muchas cosas, ya que no sabe ni quién es Eliyahu, un baloncestista con mucho recorrido europeo. Definitivamente Mumbrú pasa al cuatro. El Bilbao hizo dos canastas en siete minutos tras el salto inicial y su primera conversión de dos no llegó hasta el minuto siete pasado. Doble falta por un lado, luego una personal de Redivo y antideportiva al mismo tiempo de Eliyahu y una técnica a Howell por aplaudir cuando tiraba Todorovic... las tuercas no están ajustadas a estas alturas. Aquí se suelen sumar rotaciones, muchas rotaciones, y parciales: 14-0 para los locales con Redivo (a campo abierto es una centella) enchufando sin compasión y 2-14 para los israelíes hasta llegar al 29-42. En ese momento, el más bajo de los 'hombres de negro', salió Gladness.

La segunda parte se hizo larga para los jugadores con menos ritmo. Las pérdidas eran moneda de uso común y un nuevo parcial, de 0-12, decantaron el amistoso: 44-62, a falta de 12:54. Al Bilbao le cuesta mucho defender en posicional, llegar al último pase del enemigo cuando hay un hombre en la esquina. El caudal ofensivo de Dyson y Howell acabó decidiendo. Mendikote salió unos segundos para recibir una ovación. El estreno del prometedor alero de 18 años como MIB. Mucha emoción en el chaval de Sestao y su familia. "Hemos dado un mensaje a la sociedad, queremos a los vizcaínos que están por ahí", se sinceró Duran.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar