Abrines: "Habrá que enseñar a los nuevos a jugar a la pocha"

ENTREVISTA AS

Abrines: "Habrá que enseñar a los nuevos a jugar a la pocha"

Álex Abrines posa tras una entrenamiento de la Selección española para AS.

JUAN AGUADO

Álex Abrines vuelve un verano más a estar con la Selección. Las diferentes bajas en su posición para el Eurobasket pueden darle una gran oportunidad para brillar.

¿Cómo se encuentra en estos primeros días de concentración?

Me encuentro muy bien. Apenas estoy teniendo molestias, así que contento.

Con las bajas de Ribas, Claver y Rudy, ahora puede ser mucho más protagonista. ¿Ha hablado con Scariolo al respecto?

Por desgracia varios jugadores han sido baja este verano por diversos motivos y muchas de ellas se han producido en mi posición. San Eme (San Emeterio) y yo sabemos que nos estamos jugando el puesto titular de alero. Toca entrenar duro para conseguir el mayor número posible de minutos. Al final, cada uno quiere jugar mucho y aportar el máximo.

¿Qué puede aportar a este equipo?

Mi mayor virtud es el tiro exterior, lo que viene bien ante la ausencia de un gran tirador como Rudy. Mi edad (24) hace que pueda meter la intensidad que algunos jugadores veteranos no puedan. Los jóvenes tenemos que marcar muchas veces el ritmo de juego.

No es su primera convocatoria. ¿Cómo es estar dentro de la Selección?

Lo dice todo el mundo: somos una familia y un grupo de amigos. Las muchas caras nuevas de este año se han mezclado muy bien. No hay grupitos. Todos somos una piña que va en la misma dirección. Ese es uno de los puntos fuertes de esta Selección.

Ya que habla de la química en el vestuario. ¿Siguen jugando a la famosa pocha?

(Ríe). Aún es algo pronto para saber con qué nos entretendremos este verano, pero a la pocha siempre se juega. Creo que fue Rudy quien sacó una aplicación para jugar con el móvil, creo que a través de bluetooth, en la que siempre estábamos metidos seis o siete jugadores. Este año, sin él y Felipe, habrá que enseñarles a los nuevos cómo se juega y quitarles un poco de dinero (vuelve a reír).

"Todos somos una piña que va en la misma dirección"

Abrines

Y más allá de las cartas, ¿qué otras actividades dedican en su tiempo libre?

Los primeros días tenemos un poco más de libertad porque el cuerpo no está tan cansado. Aprovechamos para estar en la sala de la pocha, hay otra habitación con un proyector montado con una Play. Al final todo se resume en el FIFA y pocha. No hay mucho más.

¿Qué diferencias encuentra entre las concentraciones de un equipo NBA como los Thunder y la de la Selección?

La diferencia es abismal. Hablamos de una Selección que lleva junta muchos, que es una piña. Siempre salimos a cenar o a dar una vuelta todos juntos. No hay grupillos, aunque según van pasando las horas después de cenar se van produciendo bajas (sonríe). De los 16, aguantamos hasta el final fácilmente diez o doce. Pero pese a ello, en Oklahoma tuve mucha suerte porque coincidimos muchos jóvenes y también otros recién llegados. Tratábamos de organizar cenas de equipo y, aunque no estuviéramos todos, y salir varios por ahí a dar una vuelta.

Su vida en Oklahoma, desde dentro

¿Es el oro el objetivo?

Claro, el oro siempre está en mente. Llevamos años en la élite y luchando por las medallas. Al menos esperamos que nadie nos baje del podio. Aunque eso sí, es pronto para hablar de objetivos porque no sabemos aún cómo llegaran las demás selecciones al campeonato.

Donde no podrá estar es en las Ventanas FIBA. ¿Qué le parecen?

Es un tema complicado. Al final, son organizaciones que van por separado. Desde fuera lo que se ve es que no llegan a ningún acuerdo: la FIBA, Euroliga y ACB tiran cada una para su lado. Estas Ventanas que menciona resultan menos atractivas para todo el mundo porque las superestrellas de cada selección no van a poder ir. Algo lógico porque es el equipo el que les paga y con quien tienen el contrato. Se entiende que el jugador se quede con ellos a pesar de que a mí siempre me gusta estar en la Selección. Me lo paso bien representando a mi país.

Además, no se está teniendo en cuenta la opinión de los jugadores.

En efecto. Con mi marcha a la NBA me ha pillado algo lejos este conflicto. No sé cuál es la Selección, pero habría que llegar a un punto intermedio y tener en cuenta a los jugadores. Al final ellos son quienes están a pie de pista y sufren.

Pasemos al otro lado del Atlántico para hablar de los Thunder. Ha cambiado mucho la próxima temporada con la llegada de Paul George.

Aún no he tenido el placer de hablar con él, pero sé que contar con uno de los mejores de la NBA nos va a ayudar mucho. Veremos a ver cómo se compenetra con Russell (Westbrook). Se ha visto que en algunas ocasiones las estrellas no congenian, aunque no creo que haya mucho problema en este caso porque en los Thunder, como en la Selección, estamos todos muy unidos.

Habrá que empezar a convencerle cuanto antes para que renueve el próximo año. Se especula con su firma por los Lakers en 2018.

Allí se hablan muchas cosas. También sonaba Carmelo para OKC. La NBA es un circo en el que se habla más de la cuenta. Seguro que todo en la pretemporada sale muy bien. Después, será nuestro trabajo hacerle sentir muy bien y que desde más arriba le ofrezcan un buen proyecto para los próximos años.

A principios de verano nos decía que esperaba asumir un rol más protagonista en su segunda campaña allí. ¿La llegada de George trastoca mucho estos planes?

No lo sé porque desde su incorporación no hemos hablado de este tema. La idea sigue siendo la misma. Quiero seguir creciendo como jugador y tener la calidad y confianza para si en algún partido me dan más el balón poder generar acciones de juego. Que no sea siempre al revés y alguna vez sea yo quien juegue para conseguir un tiro abierto para Russell o Paul George. Entiendo que el balón debe pasar primero por ellos, peor yo voy a seguir trabajando para estar algún día a su nivel.

"Trabajo para estar algún día al nivel de Westbrook y George"

Abrines

¿Cómo se enteró del traspaso?

Por la prensa. Aun siendo tu propio traspaso, muchas veces te enteras por los medios de comunicación.

Westbrook ya es MVP.

¡Menos mal! Con la temporada que hizo este último año no había nadie más que lo mereciese tanto como él. Es un orgullo poder jugar con él.

Veo que le acompaña un preparador de Oklahoma en todo momento…

Es un honor que envíen a alguien desde allí por mí. Se encarga de controlar las cargas de trabajo y que esté bien tanto en la pista como en el gimnasio. La pasa temporada tuve algún problema con la rodilla y al terminarla me infiltré factores de crecimiento. En parte existe este miedo para no volver recaer.

Su mejor canasta de esta temporada

0 Comentarios

Normas Mostrar