GRANCA 86 - BILBAO 80

El Granca se espera al último minuto para liquidar al Bilbao

Consigue así su 21ª victoria del curso y ahora debe esperar a la jornada de la tarde para ver su posición final de cara al playoff. Buva y Oliver, los mejores.

0
El Granca se espera al último minuto para liquidar al Bilbao
CARLOS DIAZ RECIO DIARIO AS

Las palmas que no sonaron durante el partido se las guardó la afición del Gran Canaria para celebrar una victoria de su equipo ante un aguerrido Bilbao Basket. En este único partido matinal de la jornada, condicionado por el UD Las Palmas-Barça de este tarde, los pupilos de Luis Casimiro ganaron antes de tener que esperar al resto de partidos. Como mucho serán quintos, e igualarían así su mejor clasificación histórica.

Fue precioso el intercambio de golpes de ambos equipos en los primeros minutos de partido. Un triple de O’Neale ponía al Granca por delante, 11-9, pero entre Mumbrú y Tabu, con 6 y 5 puntos respectivamente, mantenían a los suyos en el duelo, 13-11. Amenazaba el Granca con irse tras un triple de Kuric para el 22-15 y, pese al tiempo muerto de Carles Durán, mantenía su ventaja al final del primer cuarto (24-17).

El 2º parcial se inauguró con un 2+1 de Báez para el 28-19, y ahora fue el turno de Buva para, con 4 puntos seguidos, impedir que los locales rompieran el partido. Una combinación de videoteca entre Oliver, Hendrix y Rabaseda, coronada con un triple de este último, le dio al Gran Canaria su máxima a diferencia en todo el partido hasta el momento, 33-23. Sin embargo, y liderado por Micheal (9 puntos y 4 rebotes al descanso) en una nueva demostración de poderío coral, el Bilbao conectó un parcial de 0-7 que devolvió la igualdad al marcador, 37-37, solo rota por el posterior enceste lejano de O’Neale antes de enfilar el camino de los vestuarios con el 40-37 coronando el techo del GC Arena.

Lapornik empató el partido nada más reanudarse, pero fue rápidamente contestado por Aguilar para, desde el triple, darle un respiro al Granca, 45-40. Micheal seguía a lo suyo, con 4 puntos seguidos para darle forma al 45-44, y un triple de Oliver unido a un 2+1 de Kuric le daban una cita ventaja a los locales, 52-46, en ningún caso definitiva ni por puntos ni mucho menos por sensaciones. Resistían los hombros de negro incluso a dos triples consecutivos, de nuevo de Oliver y Báez (55-49), como lo demostraron dos tiros libres de Todorovic que pusieron el partido en un puño, 60-59.

Por aquel entonces ya había sacado Hervelle su rejo pendenciero, ese que nunca desapareció, y tuvo una ‘agarrada’ con Báez que no pasó de la anécdota por los ánimos templados del alapívot dominicano.

Ya metidos en la harina del último cuarto, Paulí se marcó un canastón desde casi el centro de la cancha con la bocina de posesiones sonando, y acto seguido fue Kuric el que acertó desde más allá del 6,75 para mantener al Granca al mando, 75-70. En los minutos decisivos es donde Mumbrú nunca falla, y devolvió el golpe para darle vida al duelo, 77-73, teniendo que pararlo Casimiro con el 79-77 de Tabu tras una cómoda bandeja.

En un último minuto con su punto de locura y lleno de tensión, una antideportiva a Hervelle le puso en bandeja la victoria al Herbalife Gran Canaria. Ahora, tras la siesta, calculadora y a esperar.