Logo Eurocup

HERBALIFE GRAN CANARIA 87 SKOPJE AERODROM 75

O`Neale comanda otro trámite del Gran Canaria

Firma su mejor partido como amarillo: 23 puntos. Murcia, Fuenlabrada y Lokomotiv Kuban, rivales en el Top 16.

O'Neale anota ante la oposición de dos jugadores del Skopje
Elvira Urquijo A. EFE

Puede estar contento el Herbalife y no solo por la clasificaciónn como líder, que ya se sabía, sino por la comodidad de 2 de los viajes que le aguardan en la siguiente fase. Aspirante como es a ganar esta Eurocup, el Gran Canaria cumplió sin problemas este trámite tras ganar 7 de sus 8 partidos y sumar un liderato indiscutible antes de la verdadera hora de la verdad.

Los primeros 20 minutos de este duelo fueron una rosario de muestras de la falta de tensión competitiva que la que lo afrontaron ambos equipos, pues nada se jugaban salvo la honra. Que no es poco, sino todo. Tras un minutos de tanteo, ahora tú, después yo, dos triples consecutivos de O´Neale y Rabaseda en el epílogo del cuarto inicial, 29-17, amenazaban con romper el partido tras haberse jugado apenas 10 minutos. El propio O`Neale, en su mejor partido hasta el momento como amarillo, salió como un cohete en el segundo cuarto, y con 6 puntos seguidos (15 al descanso con una inmaculada serie 6/6 en tiros de dos y 1/1 triples) anunciaba tormenta, 33-17, ya con Ryan Hollins pululando por la cancha en su debut con el Herbalife.

Kuric se quiso sumar a la fiesta con su primer triple para el 40-24 y, dada la manifiesta superioridad amarilla y el buen de hacer de Paulí, poco o nada importó la tercera falta de Rabaseda. Salía mejor parado el Skopje de un partido sin apenas pasión, y con un parcial de 0-6, con Clark y Diabaté al mando, se metió de nuevo en la pelea, 42-35. Con una evidente falta de acople, Hollins tuvo tiempo de taponar de manera espectacular al propio Diabaté y de reventar el aro macedonio para darle algo de aire al Granca, 46-37, aunque el triple anotado acto seguido por Simonovski dejaba todo por resolver de cara al segundo tiempo.

Poco se resolvió tras el descanso, pues en ningún momento corrió peligro la victoria del Gran Canaria. Paulí metió un triple desde su casa y la distancia ya era +15, 61-46, y era un mundo el que faltaba por jugarse ante la intrascendencia del partido. Báez puso la máxima del duelo justo después, 63-46, y un parcial de 0-7 a favor del Skopje comandado por Simonosvki cambió el marcador, 65-56, pero no el sentir de un envite totalmente decidido como evidenció el 72-58 con el que se llegó al final del tercer cuarto.

El segundo tiempo fue un trámite, de aquellos que se han de jugar por pura obligación. Se vio sobre el parquet del GC Arena un entrenamiento con público, sin más. Sin embargo, hubo tiempo para que Hollins demostrara sus evidentes cualidades, aquellas que le permitieron reventar el dos veces el aro macedonio, la última de ellas para el 80-66.

En un partido sin historia, esta acabó con un final feliz en cuanto a los viajes que le esperan al Granca en el Grupo E del Top 16: Murcia, Fuenlabrada y Kuban. Este último, acostumbrado como está el Herbalife a pasearse por Europa, suena hasta bien.