Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Premier League
Serie A
Bundesliga
Liga Holandesa
FINALIZADO
Twente Twente TWE

2

Heracles Heracles HCL

3

Brizuela: "Siempre me he fijado más en Llull que en Navarro"

MOVISTAR ESTUDIANTES-REAL MADRID

Brizuela: "Siempre me he fijado más en Llull que en Navarro"

Brizuela: "Siempre me he fijado más en Llull que en Navarro"

FELIPE SEVILLANO

DIARIO AS

El escolta es una de las perlas del Movistar Estudiantes y nuevo embajador de la Liga Endesa. Hoy disputará su tercer derbi contra el Real Madrid (18:30, #0).

Barcelona Lassa - Real Madrid en vivo

La previa | Movistar Estudiantes-Real Madrid (18:30, #0)

Taylor y Llull están tocados

El mejor ataque de la Liga, el del Madrid (96 puntos), frente a la quinta defensa, la del Estu (78). Laso cumple 350 partidos ACB y tiene las dudas de Llull (golpe en Tel Aviv) y Taylor (molestias en el tendón de Aquiles).

Entrevista a Darío Brizuela

Darío Brizuela es una de las grandes promesas del Movistar Estudiante. Hoy disputará su tercer derbi contra el Real Madrid. El escolta reemplazará a su compañero Jaime Fernández como embajador de la Liga Endesa. 

¿Cuándo decide dedicarse al baloncesto?

Desde pequeño. Mi tío jugó en la ACB, mi madre en Primera División, mi padre fue entrenador... Siempre tuve una canasta en casa y allí jugaba contra mi hermano, pero también me dedicaba al fútbol. Con 10 u 11 años tuve que decidirme y me decanté por el baloncesto. Me lo pasaba mejor y se me daba mejor que el fútbol. Creo que tomé la decisión correcta y me ha salido bien... A pesar de que en el fútbol se vive mejor que en el básquet (sonríe).

¿Le tentó algún equipo de fútbol del País Vasco?

Un amigo que jugaba en el Antiguoko, que es un equipo anterior a la Real Sociedad, me dijo -aunque no me lo creí- que querían que fuera un día a entrenar... ¡El Antiguoko! Allí ese equipo es una pasada: Xabi Alonso, Mikel Arteta, Aduriz... todos ellos salieron de ahí. Pero como ya estaba con el baloncesto y no tenía ni un día para entrenar, dije 'bah, será mentira'.

Comienza en el Easo y de ahí pasa al Estudiantes, ¿fue difícil la decisión?

Sí. De hecho, tuve la opción de irme del Easo un año antes (en el paso de cadete a júnior) porque tuve ofertas del Estudiantes y de otros equipos de la ACB, pero me sentía muy niño. Además, fue todo muy rápido y no tuve el valor de irme. Creo que me fue todo muy bien porque durante todo ese año de espera, me hice a la idea. Aún así fue duro, aunque lo habría sido más, si me hubiera marchado a la primera.

¿Cómo le apoya la familia en todo ese proceso?

Es fundamental. Encima mi hermano estudiaba en Madrid y fue uno de los principales alicientes porque me daba miedo salir de casa. Siempre he sido de estar en casa con mis padres. Incluso cuando me iba a un campus, me sentía incómodo. El apoyo de mis padres fue clave, aunque también fue duro para ellos: en dos años se les fueron de casa sus dos hijos, pero siempre me dijeron que si necesitaba algo, allí estarían. Eso ha hecho que la relación con ellos haya mejorado muchísimo.

¿Qué encuentra en el Estudiantes?

Sobre todo un grupo de compañeros que me arroparon más de lo que esperaba. Además, tenía dos amigos que conocía antes de venir como Vicedo y Sebas Sáiz. Los conocía de la Selección, y me sorprendió mucho cómo se volcaron para que me involucrara rápido. Cuando digo que el Estu es una familia, lo digo porque es real. Estaba acojonado cuando vine. Estuve el primer mes y medio solo hasta que vino mi hermano y ellos siempre estaban ahí si necesitaba algo. Edgar estaba todo el día en mi casa, Sebas se quedaba a dormir. Fueron bastante importantes, la verdad.

Segunda temporada completa con el primer equipo.

Me ha costado un montón llegar hasta aquí y no me lo tomó con prisa. Quiero seguir con la mentalidad de aprender, mejorar y ser lo más humilde posible, y cada vez que tenga un hueco, ser yo mismo y jugar como yo sé.

¿Relaja no tener que llevar todo el peso del equipo como a principios de la temporada pasada?

Sí. De hecho, en la pretemporada del año pasado, cuando empece a jugar más, dije '¡buah! Esto es genial', pero cuando ves que pierdes, te sientes responsable porque juegas 25 minutos, 30 y no puedes decir: '¡Ah! Es mi primera temporada, esto no va conmigo'. Tener ahora un año distinto del pasado me va a venir muy bien para ver el juego de forma diferente.

El tiro le está costando un poco más que la pasada campaña...

Estoy muy tranquilo porque son rachas. El año pasado comencé con una magnífica, que no era normal, y luego la fui regulando. Ahora, tengo la confianza de que va a ser en sentido inverso. Cuando estoy en el partido no pienso que llevo cero de tantas, sino que voy a meterlas.

¿Los fallos no le hacen dejar de lanzar?

Jamás me ha pasado. Va en la sangre. Si falló seis seguidas, por estadística a la séptima tiene que entrar.

¿Alguno de los veteranos le ha 'apadrinado'?

Desde pretemporada estoy en la habitación con Suton y es con el que más buen rollo tengo. Quizás él se ha dado cuenta de que no me salen las cosas y me ayuda.  Además, fuera de la cancha tengo muy buena amistad con él. Con Jackson también tengo buena sintonía porque cuando te pegas en los entrenamientos... El roce hace el cariño (ríe).

¿Se puede hacer borrón y cuenta nueva de la temporada pasada?

No. Hay que aprender y tener presente lo ocurrido. La herida del año pasado tiene que hacernos trabajar más duro.

¿Hay dos Brizuelas, uno dentro y otro fuera de la cancha?

Sí, y muy diferentes de hecho. Para esto uso una frase de Kobe Bryant: 'Es muy diferente lo que hago a lo que soy'. Sé que dentro de la pista soy muy eléctrico, sin embargo, fuera soy muy tranquilo, de estar en casa con mis amigos, mi novia o mis padres. Pero cuando compito se me va la olla, puedes preguntarle a Edgar (ríe).

La intensidad que demuestra, ¿es la necesaria para ganar al Madrid?

Sí. Encima hay que aprovechar el hecho de jugar en casa y con la Demencia. Hay que encender a la afición y que el Madrid se sienta incómodo. Tratar de llegar a un final apretado es clave: por ahí pasan nuestras oportunidades.

¿Llull es un referente?

Sí, desde luego. Para bases-escoltas la referencia ha sido Navarro, pero yo siempre me he fijado más en Llull. Navarro es muy talentoso -no me considero a ese nivel-, pero me parece increíble la velocidad de Llull, su intensidad y como cada año va incorporando cosas a su juego. Además, tengo la suerte de haber competido contra él. Para mí es un orgullo.

¿Es el mejor base de Europa?

Es probable. En eficiencia es una pasada y si no es el mejor, está dentro del Top-3.

¿Es imparable?

En ACB es el tipo de jugador que te cambia un partido él solo. Puede estar dormido en la primera parte y en la segunda encenderse. Pero de ahí a imparable... Siempre se puede detener a un jugador, aunque sea difícil.

¿Y el Madrid?

No. Es muy buen equipo y será complicado, pero a pesar de eso se le puede ganar.

¿Cómo es de importante la baja de Sergio Rodríguez para el Madrid?

Bastante, porque cuando el Chacho salía desde el banquillo, el partido cambiaba. Pero si Llull sigue a este nivel y las incorporaciones funcionan, al final todo se va a ajustar y van a ser tan efectivos como antes.

Hablemos de Doncic

¿Cuántos años tiene? ¿16? ¿17? Yo con esa edad acababa de llegar y no era ni una décima parte del jugador que es él. Es un pedazo de jugador y lo demuestra cada día en ACB y en Europa. Nunca le he visto bloqueado en un partido, ni sin saber qué hacer. Seguramente se vaya de la ACB como Juancho, Nogueria y Willy, por eso hay que disfrutarlo ahora.

¿Es el camino natural del jugador ACB pensar en la NBA?

Según el talento, supongo, aunque la NBA está cada vez más abierta a jugadores europeos y cada vez se ve más baloncesto europeo. En el Eurocamp de Treviso, donde estuve este verano, me quedé alucinado de la cantidad de personas relacionadas con la NBA que vinieron a verlo. 

Usted fue MVP del Eurocamp, una de las puertas a la NBA.

Tuve suerte en realidad. Con toda sinceridad, el equipo que me tocó estaba hecho a mi medida. Jugué de base con compañeros a los que conocía y fue muy fácil para mí hacer el juego que me gustaba y me salió bien. Pero de ahí a tener nivel para la NBA, es todo un mundo.

¿Ha cambiado el comportamiento de la gente ahora que es más conocido públicamente?

No lo he notado nunca. De todas formas, siempre he sabido escapar muy bien de esas sospechas que puedes tener hacia ciertas personas.

¿Qué tal los estudios?

Estudio psicología desde el año pasado. Empecé biología, pero cuando subí al primer equipo era inviable ir a las prácticas, por ejemplo. Dejé los estudios durante un año cuando estuve en Huesca. Allí conocí un psicólogo con el que tengo muy buena relación y que me llevó a estudiar esta carrera.

0 Comentarios

Normas Mostrar