Logo Eurocup

GRAN CANARIA 101 - CEDEVITA 76

El Gran Canaria se da un festín con un gran Kyle Kuric

El estadounidense, con 25 puntos, reventó el partido en el segundo cuarto. El ex Real Madrid, Baskonia y Bilbao Mirza Begic, el mejor visitante.

Las Palmas de Gran Canaria
El Gran Canaria se da un festín con un gran Kyle Kuric
EFE

Como por arte de magia, acaso agarrado al faro de su competición fetiche en estos dos últimos años, el Granca se quitó los grilletes que le tenían maniatado en este inicio de temporada en la ACB. Pese al intercambio inicial de golpes, con Bilan haciendo mucho daño en la pintura rival, los locales fueron pacientes. Tampoco les hizo mucha falta, pues el primero de los cuatro triples de Kuric en el primer tiempo (añadiría otro en el segundo), y que además suponía el 11-8, le dio la iniciativa en el marcador para no soltarla más. Esa canasta supuso el inicio de un parcial de 9-0 que obligó a Mrsic a parar el partido ante la que se le venía encima.

El Herbalife por fin apretaba debajo de su aro, tan imposible como parecía la concesión de canastas fáciles, y un triple de Salin mantenía la distancia con el Cedevita, 20-11. O'Neale reventó el aro rival tras sacar de fondo lanzando la pelota a la espalda de Bilan, 22-11, y Begic se encargó de hacerle ver a Pasecniks que las prisas no son buenas consejeras. Entre medias, 22-16 al final del cuarto inicial.

Ciclón amarillo

Como un ciclón volvió el Gran Canaria a la cancha. Olió la sangre de su rival y se lanzó al cuello. Si los croatas se ponían bravos, ahí estaba Hendrix para taponar de manera espectacular a Hopson y propiciar un canastón de Rabaseda en contrataque que disparaba a los amarillos, 31-18. Tuvo que ser Begic quien rompiera desde el tiro libre, 33-19, un parcial de salida de 11-2 que dejaba el camino a la victoria del Herbalife del todo despejado. El resurgir de Aguilar, con 5 puntos seguidos (13 al final) para el 38-23, más los tres triples finales y consecutivos y Kuric parecían reventar el partido al descanso. Cada uno de ellos supuso, además, la respectiva máxima diferencia a favor del Granca en el partido hasta esos momentos (48-32, 51-34 y 54-34). La fiesta era completa.

De no ser por el imperativo legal, más le hubiera valido al Cedevita Zagreb presentarse a la segunda parte. Hasta cierto punto, debe sonrojarle, cuando Mrsic haga el análisis en frío, su apatía e incomprensible bajada de brazos. La renta a favor del Granca no hacía sino crecer, y un mate de un reivindicativo O'Neale le ponía ya en +26, 66-40. Los croatas solo podían maquillar el resultado, y para eso nada mejor que cargar de balones a Begic, pues Hopson se preocupaba por sus estadísticas y poco más. Un triple de Babic puso a los suyos a ‘solo’ 16 puntos, 75-59, pero no fue más que un espejismo.

Con Aguilar olvidando su lesión, Paulí (un mate suyo supuso la máxima, 99-70) y Rabaseda machacando y Kuric rematando, el Herbalife se dio un festín coronado con el 101-76 final. De paso, ahuyenta fantasmas y comienza esta Eurocup de manera inmejorable.