Plata dulcísima para España

ESPAÑA 72 - EE UU 101

Plata dulcísima para España

España cumplió ante Estados Unidos (72-101), saboreó su éxito y entró en la historia con la primera medalla olímpica para el baloncesto femenino español.
Grecia-Rusia en directo online: cuartos EuroBasket 2017

España vs Australia en directo online

Como avanzó Laura Nicholls el jueves, la Selección española de baloncesto firmó en el ya inolvidable Carioca Arena la medalla de plata más dulce de unos Juegos Olímpicos. Podrá haber platas igual de felices, pero no más. España entró en la historia y, una vez acabada la final en la que disfrutó y compitió hasta donde pudo con la inalcanzable Estados Unidos (72-101), entró oficialmente en el libro de historia olímpica como medalla de plata de baloncesto femenino en Río de Janeiro 2016. Leticia Romero, Laura Nicholls, Silvia Domínguez, Alba Torrens, Laia Palau, Marta Xargay, Leonor Rodríguez, Luci Pascua, Anna Cruz, Laura Quevedo, Laura Gil y Astou Ndour. Las doce chicas que, junto a Lucas Mondelo y su grupo de ayudantes, deben quedar registradas con merecimiento para que, cuando los años nos lleven a otras glorias olímpicas si es que llegan, ojalá, nadie olvide lo que hizo este grupo fabuloso que ha tocado el cielo.

Estados Unidos, como definió sencillamente Lucas Mondelo, tenía a las doce mejoras jugadoras del mundo. Ninguna de las grandes estrellas de la WNBA, al contrario que en algún caso de los chicos, desertó de la cita de Río. Todas quisieron estar para firmar el sexto oro olímpico consecutivo de su país. El octavo en su historia. Estados Unidos, la selección de ensueño de Geno Auriemma, lleva 49 partidos olímpicos sin perder. Para que se hagan una idea del gigante al que llegaron a medirse las chicas de Mondelo, su récord olímpico es de 66 victorias y sólo tres derrotas.

España, mientras, ya saboreaba la plata desde el jueves, cuando se emocionaron en el vestuario, cantaron al ritmo de Skap “El vals del obrero” y se fueron a cenar y celebrarlo y animar a los chicos en su compromiso con Estados Unidos. Sin embargo, quisieron competir. Alba Torrens confirmó en el primer cuarto su condición de estrella europea con un recital de canastas que tuvo a España unos minutos por delante. Hasta el minuto 10 (19-17), Estados Unidos no tomó la iniciativa definitiva en el marcador. Ndour, un diamante, también mantuvo a la selección en el partido y sorprendió incluso con triples. Era la consigna de Mondelo: jugar a atacar a Estados Unidos. Pero fue imposible. Las rotaciones estadounidenses rompieron el partido antes del descanso (49-32) y hubo que rendirse a las Taurasi, Bird, Whalen, Moore. España estaba a otra cosa. Y a otra fiesta. Fue la plata más dulce que probarán en sus vidas.  

0 Comentarios

Mostrar