SL LAS VEGAS | LAKERS 70-SIXERS 69

Simmons supera a Ingram... pero la estrella es D'Angelo Russell

Los Lakers ganan a los Sixers sobre la bocina con un triple espectacular de Russell. El número 1 del draft, Simmons, mejor que el 2, Ingram.

Simmons supera a Ingram... pero la estrella es D'Angelo Russell

24 horas después de divertir y divertirse ante los Pelicans, los jóvenes Lakers volvían a jugar en Las Vegas, esta vez ante los Sixers y en un partido con un reclamo muy evidente: Ben Simmons contra Brandon Ingram, número 1 contra número 2 del pasado draft. Ganó Simmons el duelo individual e Ingram el colectivo: los Lakers se impusieron (70-69) gracias a un espectacular triple sobre la bocina del mejor jugador del partido D’Angelo Russell.

Russell, ya se sabe, fue número 2 del draft 2015 y tuvo un primer año de altibajos y algún sonado escándalo, con flashes de su descomunal potencial en un equipo descompuesto, liderado con mano castrense por Byron Scott y pendiente solo del adiós de Kobe y de esa ronda de draft que acabó siendo Ingram. Ahora hay un obvio cambio de ciclo, sin Kobe y con Luke Walton y su equipo al frente. Y esto último parece transmitir vitalidad en estos jóvenes Lakers, por ahora a través del técnico Jesse Mermuys, que transita por Las Vegas con tono feliz y didáctico, con jugadores sonrientes pero exigidos. El que más, claro, Russell:Tiene la posibilidad de ser un jugador especial. Tenemos que retarle, ayudarle y hacer que consiga cosas grandes” dijo Mermuys después de que Russell ganara el partido con un tremendo triple final y terminara con 22 puntos, 4 rebotes y 5 asistencias. Pero la jugada de la noche fue obviamente esta:

Ingram, un día después de tener un buen debut con los Lakers, forzó sus tiros y tardó más de tres cuartos en anotar. Acabó con 7 puntos y un 3/12 que le dejó muy por detrás esta vez, en el primero de muchos duelos que vendrán, de Simmons. El de los Sixers siguió demostrando que lo que más le va a costar por ahora es anotar, especialmente si tiene que depender de su tiro, pero que tiene otro montón de cosas que le convierten en un jugador absolutamente especial. La principal, su conducción y visión de juego desde sus 2,08 de estatura. El alero terminó con 8 puntos, 10 rebotes, 8 asistencias y también 7 pérdidas.

Pero, en un partido en general decepcionante y con un Zubac esta vez más discreto (7 puntos, 8 rebotes), volvió a emerger en los Lakers la figura de otro jugador de segundo año, Larry Nance. El número 27 del draft 2015 sigue creciendo y añadiendo armas a su tremenda ética de trabajo y su descomunal físico, que le permitió dejar un mate alucinante:

Más allá de highlights, apareció otra vez por todas partes y apunta a que puede ser mucho más que un buen jugador de rotación: “una pieza importante en un equipo ganador” dijo Russell tras el partido. Nance, una turbina de energía incesante, acabó con 13 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias, 7 robos y 4 tapones. Feliz, como todos sus compañeros, en unos Lakers que necesitan serlo para pensar en, como prontísimo a medio plazo, volver a ser al menos mínimamente competitivos.