REAL MADRID 107 - UCAM MURCIA 103 (1-0)

Los Sergios se alían para sofocar a un genial Campazzo

El UCAM Murcia llegó a ganar por 14 y luego a perder por 15, pero tuvo opción hasta los últimos segundos. Entre Llull y Rodríguez, 48 puntos. El argentino hizo 25 y 33 de valoración.

LIGA ENDESA

Quienes pensaran que la histórica clasificación del UCAM Murcia para el playoff le restaría ambición, se equivocaban. Los de Katsikaris vinieron al Palacio a morder, a pasar página, de la historia a la hazaña. Llegaron a soñar que lo conseguirían, que podrían ganar en Madrid tras 31 años de vida y 18 partidos ligueros perdidos (ya 19). Despertaron de su ensoñación al final del tercer cuarto, pero recuperaron la fe en unos endiablados seis minutos finales.

Parecían poseídos por la determinación de Facundo Campazzo y José Ángel Antelo. Tanto, que pasaron de casi entregar la cuchara (92-77) a rozar el milagro: 103-102 a falta de diez segundos. El base argentino, que terminó con 25 puntos, 9 asistencias, 4 robos y 33 de valoración, tuvo tres tiros libres (Maciulis le hizo la falta abajo y se levantó como un resorte, hábil), pero falló uno, con el que hubiera igualado a 103. Sentenciaron luego Thompkins y el propio Maciulis desde la personal después de que Ayón firmara un insólito 3 de 12.

Fue un duelo centenario (el Real suma 14 partidos por encima de los cien tantos en todas las competiciones), un duelo de ritmo, el más anotador sin prórroga en 26 años, de lagunas defensivas y de accesos de genialidad. La de Campazzo y Antelo (27 puntos y 5 de 6 en triples) y la de los Sergios. Memorable el tercer cuarto de Llull, 17 de sus 26 tantos llegaron entonces con canastas de todas las facturas, incluida la última sobre la bocina, cómo no. Y fantástica demostración de talento del Chacho: 22 y 10 asistencias. Y no olviden a Carroll (20 en 23 minutos). Entre los tres bases, los tres del Madrid, porque el argentino está cedido en Murcia, acumularon 73 puntos y 90 de valoración (48 y 57 los Sergios).

El UCAM salió intenso y acabó flotando sobre el parqué en vena de acierto (14 de 31 de tres). Tuvo 14 de ventaja (23-37, minuto 12). El Madrid, ya saben, es especialista en coser brechas a la carrera. Esta la zurció en 2:40 (38-39) con Carroll y Doncic en pista. Pero Campazzo y Antelo también saben de aguja e hilo y bordaron un parcial heroico de 11-25. Les faltó un tiro libre, el de Campazzo, para mantener vivo el sueño. El domingo, más.