DRAFT NBA

Mock Draft: 1 para Simmons, 2 Ingram... ¿y Juancho a Phoenix?

La lotería decidió el orden de selección en el draft 2016 y esta es la nuestra apuesta para la primera ronda, con Hernángomez en los Suns.

Mock Draft: 1 para Simmons, 2 Ingram... ¿y Juancho a Phoenix?

Una vez celebrada la lotería del draft y asignado el reparto definitivo de picks, que por primera vez en la historia ha respetado el orden de posibilidades de las 14 franquicias antes del sorteo, ya se puede especular con la decisión que tomará cada equipo: ¿Simmons o Ingram en el 1?, ¿Bender muy arriba?, ¿en qué se traducirá el hype que rodea en los últimos días a Kris Dunn? Esta es nuestra primera apuesta para el draft que se celebrará el 23 de junio:

1. PHILADELPHIA 76ERS: Ben Simmons, alero (LSU)

¿Ingram o Simmons? ¿Simmons o Ingram? Sin duda las dos grandes piezas de este draft y dos jugadores muy distintos, que también han recorrido caminos distintos en la universidad: Ingram ha subido como la espuma en Duke, Simmons ha bajado ligeramente su caché (número 1 de absoluto consenso hace doce meses) en Louisiana State. Simmons, por ahora, hace más cosas que Ingram pero no anota por fuera. Y el tiro es crucial en la NBA actual. Aún así, la primera apuesta es para el ex tiger: rápido, elástico y con una asombrosa visión de juego. Imparable si empieza a desarrollar un tiro en suspensión de cinco o seis metros. Algunos prefieren la opción Ingram para un equipo al que también llegarán Saric y (seguramente) Embid, pero Simmons tiene madera de estrella (en desarrollo todavía) y es australiano. Y Brett Brown, el técnico de los Sixers, pasó 17 años de su vida en Australia, donde conoció a su mujer y donde trabajó e hizo vínculos con la federación nacional. Así que nadie sabe más que él de Simmons y su opinión, por lo que se va sabiendo, es excelente…

2. LOS ANGELES LAKERS: Brandon Ingram, alero (Duke)

Los Lakers lo tienen fácil: hay dos mejores que los demás y no tienen que pensar: el que no quiera Philadelphia, para ellos. A partir de ahí, a ver qué hacen con su pick. Si hubiera sido 3, las opciones de incluirlo en un posible traspaso (Paul George…) eran muy altas. Ahora habrá que ver pero Ingram es una opción muy sugerente: alero de 2,06 y con una excelente envergadura que tiene que aprender a defender pero que anotará mucho desde el primer día. Con un gran lanzamiento, fríe por fuera a los defensas más pequeños y rompe por velocidad a los más corpulentos. Pinta a arma de primera magnitud, encajaría con el resto de jóvenes talentos de la franquicia (Russell, Clarkson, Randle) y le han comparado ya con Kevin Durant. Pues eso: muy sugerente.

3. BOSTON CELTICS: Dragan Bender, ala-pívot (Maccabi)

Croata de origen bosnio, 2,15 y 18 años con el absoluto perfil de jugador europeo que gusta mucho en EE UU y que acabará siendo elegido muy arriba, tanto como en el número 3 y reclutado por unos Celtics que pueden dar mucho uso a un jugador de sus características. Muy verde todavía (5,5 puntos y 7,3 rebotes de media en cuatro partidos de Euroliga con el Maccabi), desde luego le van a comparar con Porzingis y algo hay, pero mejor por ahora situarle en la estela de otro grande del viejo continente: Andrei Kirilenko. Con un enorme potencial tanto en defensa como en ataque, está muy arriba en la carrera a partir del número 3, muy abierta más allá de Simmons e Ingram. Y el factor Porzingis cuenta mucho, claro.

4. PHOENIX SUNS: Jaylen Brown, alero (California)

A partir de aquí todo se complica mucho más: ya no hay jugadores que destaquen especialmente sobre el resto, así que el potencial a largo plazo aparece como factor decisivo. Y Jaylen Brown tiene mucho aunque (en gran parte por culpa de deficiencias colectivas) solo se viera a medias en California. No tira y no juega demasiado bien sin balón (algo que tendría que hacer en un equipo que por ahora tiene a Bledsoe, Knight y Booker) pero tiene un físico espléndido, energía defensiva e instinto para buscar el aro. Si crece en ese sentido, sería un buen complemento para un cañonero como Devin Booker (y ambos tienen todavía 19 años).

5. MINNESOTA TIMBERWOLVES: Jamal Murray, escolta (Kentucky)

A priori, encaja como un guante. Cada vez más escolta que base, tiene el potencial de tiro que los Wolves necesitan entre Ricky Rubio y Andrew Wiggins. Y también pasa bien el balón. Eso sí, por ahora no defiende nada, algo que puede poner de los nervios a Tom Thibodeau. Con todo, parecería una elección obvia y acertada.

6. NEW ORLEANS PELICANS: Jakob Poeltl, pívot (Utah)

No tiene la proyección de otros, a priori, pero sí un presente sólido y la casi certeza de que puede ser como mínimo un titular productivo durante años. El que será primer austriaco en la NBA prefirió no ser lottery pick en 2015 para ser top 10 en 2016 y todo apunta a que lo va a conseguir. Él mismo se compara con Pau Gasol pero le queda mucho camino: no tira por fuera y sus movimientos son todavía muy básicos y rudimentarios. Pero tiene energía, será un buen defensor a medio plazo y entiende el juego en ataque, con un ganchito de derecha cada vez más efectivo. Un jugador que puede ser muy útil en el juego interior de los Pelicans, a la espalda de Anthony Davis.

7. DENVER NUGGETS: Buddy Hield, escolta (Oklahoma)

Salvo que los Wolves se hagan antes con él, esta parece otra unión lógica. Denver necesita un escolta tirador para jugar al lado de Mudiay, al que le falta precisamente estabilidad en el lanzamiento, y Buddy Hield es exactamente eso: en su última temporada en Oklahoma, ha superado el 45% en triples tirando casi 9 por partido. Además, ha cubierto el ciclo universitario completo y con 22 años llega muy hecho a la NBA. Tiene una excelente ética de trabajo que le asegura crecer mucho en algunas de las cosas que todavía no es. Pero, eso sí, anotará desde el primer día.

8. SACRAMENTO KINGS: Kris Dunn, base (Providence)

No puede caer mucho más abajo uno de los jugadores que más está dando que hablar en las últimas semanas. Pero no solo es hype: tiene un enorme potencial y, como Poeltl, le vino bien seguir otro año en Providence, un paso atrás para dar dos adelante. Será top 10 seguro. Otro que llega maduro, con 22 años, y con posibilidad de producir ya en ataque y defensa. Base fuerte, grande y peligroso a pista abierta, es una buena opción para los Kings incluso si, como parece, sigue Rajon Rondo.

9. TORONTO RAPTORS: Henry Ellenson, ala-pívot (Marquette)

Con sus 2,11 de estatura, Ellenson evolucionará del 4-5 al puesto de pívot puro a medida que avance su carrera. Pero de entrada podría sumar una pieza importante en el corto juego interior de los Raptors, a los que les iría bien la capacidad para abrir la pista que le da su buena muñeca. Además, se mete en la pelea física aunque tiene que crecer como defensor.

10. MILWAUKEE BUCKS: Deyonta Davis, pívot (Michigan State)

Con 19 años, debería ser el primer pívot puro en ser seleccionado y podría encajar con unos Bucks que necesitan una presencia en la zona después de una temporada en la que han visto como a Greg Monroe y Miles Plumlee les falta casi exactamente lo que tiene el otro. En su año en Michigan State ha crecido mucho, cada vez con menos problemas de faltas y más estable como protector del aro. No produce demasiado lejos de la canasta pero podría desarrollars también ese aspecto y ser un pívot completo. Ese cree un entrenador de referencia como Tom Izzo, que apuesta fuerte por su chico.

11. ORLANDO MAGIC: Marquese Chriss, ala-pívot (Washington)

Casi imposible saber en qué dirección se pueden mover estos Magic en plena confusión tras la salida de Scott Skiles, pero una vez fuera del top 10 pueden apostar por el riesgo con mucha posibilidad de ganancia. Eso es Chriss, un cuatro con unas increíbles condiciones físicas que, como mínimo, producirá un buen montón de highlights desde su primera aparición en pista. Implacable por encima del aro, tiene que aprender a abrir la pista y a pasar la bola con fluidez, pero en su año en Washington ha dejado la sensación de que hay dentro de él un enorme potencial por explotar. Y los Magic son un equipo joven y que le puede dedicar el tiempo y la paciencia suficientes.

12. UTAH JAZZ: Demetrius Jackson, base (Notre Dame)

En constante crecimiento en Notre Dame (en todo menos en un tiro exterior algo estancado) Jackson es un base pequeño pero de gran capacidad física, rápido y buen finalizador. Tiene muchos recursos en ataque, con la bola o sin ella, y su juego se adaptaría bien a la NBA, porque no solo brilla en campo abierto sino que se maneja con criterio en el cinco contra cinco. Y los Jazz harían bien en seleccionar un base: Trey Burke sigue alternando algunas luces y bastantes sombras y todavía no saben qué esperar de Dante Exum, lesionado toda la temporada pasada.

13. PHOENIX SUNS: Denzel Valentine, alero (Michigan State)

Ya en el número 13, Valentine es una buena apuesta y un jugador que puede aportar en muchos apartados al lado del interesante backcourt de los Suns, la zona del juego desde la que se está construyendo el nuevo proyecto en Arizona. Tiene 22 años y ha cubierto ciclo en Michigan State con un crecimiento constante que le ha convertido en un fenómeno en la última temporada: 19,4 puntos, 7,6 rebotes y 7,6 asistencias por partido. Tiene que defender mejor pero en ataque hace de todo, compite, juega con inteligencia y tira bien. Para algunos es uno de esos jugadores que puede acabar siendo una estrella (o casi) aunque no vaya a ser top 5 del draft en ninguna cuenta.

14. CHICAGO BULLS: Timothe Luwawu, escolta (Mega Leks)

El francés pasó de su país a Serbia y es un jugador en el que hay puestas muchas miradas. Si sale más arriba de lo previsto, se le considerará un riesgo algo excesivo. Si cae por debajo del 20, opositará a posible robo del draft. No es alto pero sí fuerte, con físico para defender y recursos en ataque. No se le ha visto en el primer nivel, así que todo es especulación. Pero es un probable jugador de buena producción con capacidad para convertirse en mucho más que eso.

15. DENVER NUGGETS: Domantas Sabonis, ala-pívot (Gonzaga)

El hijo de Sabonis no tiene la magia de su padre pero ha enseñado en sus dos años en Gonzaga que compite duro, es inteligente y pulula por las zonas, donde rebotea mucho y rasca puntos de donde puede: de 9,7 punots y 7,1 rebotes en su primer año a 17,5 y 11,7 en el segundo. Más fuerte que explosivo, se hará con un hueco en una rotación NBA y su lugar más lógico en el draft parece fuera de la lotería pero por encima del número 20. Y en Denver le están cogiendo el gusto a los interiores europeos tras todo lo bueno que han visto de Nurkic y Jokic en los dos últimos años.

16. BOSTON CELTICS: Furkan Korkmaz, escolta (Efes)

Caer fuera de la lotería le puede dificultar la salida vía cláusula de Turquía, pero en cualquier caso los Celtics podrían hacerse con él y dejarle crecer en Europa: tiene solo 18 años pero es muy alto (necesitará ganar mucho músculo) y tiene el tiro y el sentido del juego y el pase para ser, como mínimo, un muy buen jugador de ataque. Seguro que a Brad Stevens le gustaría tener controlada a una pieza de su estilo y proyección.

17. MEMHIS GRIZZLIES: Wade Baldwin IV, base (Vanderbilt)

Bien harían los Grizzlies en hacerse con un base, como mínimo como red de seguridad a la espera de lo que pase con Mike Conley y en una franquicia que, quiera o no, empieza a oler a reconstrucción como mucho a medio plazo. Con envergadura y potencial para ser un excelente defensor, tira bien y podría incluso jugar al lado de Conley si este sigue en el equipo. Una buena apuesta para el perfil de franquicia que son los Grizzlies.

18. DETROIT PISTONS: Tyler Ulis, base (Kentucky)

Domantas Sabonis podría encajar en un equipo que se hizo con Motiejunas pero que renunció a él por sus problemas de espalda. Sin el lituano a tiro, un suplente para Reggie Jackson también le sonará bien a Van Gundy, que ha tenido que hacer virguerías para cubrir la poca profundidad de su roster. El problema para que no sea elegido más arriba: no llega a 1,80. Sus bazas, más de 17 puntos y 7 asistencias por partido a las órdenes de un Calipari que se ha mostrado impresionado por su carácter y capacidad de liderazgo. Manejo de balón, intangibles e inteligencia en casi todas las situaciones de ataque. Si fuera un poquito más alto

19. DENVER NUGGETS: Skal Labissiere, pívot (Kentucky)

Hace en realidad no tanto, aunque parece una eternidad, sonaba para número 1 de este draft. Pero en Kentucky ha dejado una tonelada de dudas que principalmente tienen que ver con su pasión por el juego: ¿tendrá el motor adecuado para resistir las interminables temporadas de la NBA? Esas cuestiones le sacarán de la lotería y le convertirán en una apuesta de mucha ganancia posible en el segundo tramo de la primera ronda. Los Nuggets pueden coger su enorme potencial y su muy verde presente y trabajar a partir de ahí con mucha tranquilidad… y a ver qué pasa. Para ser todo lo que podría ser, necesita más fuerza, física y sobre todo mental.

20. INDIANA PACERS: Brice Johnson, ala-pívot (North Carolina)

Comienza una nueva era en Indiana, un equipo muy necesitado de sangre joven y buenas noticias. Tienen una de la temporada pasada: Myles Turner. Johnson puede ser otra, capaz de entrada de jugar más abierto que Turner, y no ser incompatible con él, pero también de mezclar mejor como interior de quintetos pequeños, algo que ha intrigado a Larry Bird durante la última temporada. gran atleta, buen finalizador, rápido y cada vez más productivo en el poste bajo.

21. ATLANTA HAWKS: Taurean Prince, alero (Baylor)

Todo encaja en esta selección. Los Hawks se quedaron el pasado verano sin DeMarre Carroll, el pegamento en su quinteto titular. Y Prince está hecho con el mismo molde: defensa y tiro exterior. Una opción muy sólida.

22. CHARLOTTE HORNETS: Ivica Zubac, pívot (Mega Leks)

Uno de los jugadores no estadounidenses más interesantes en términos de riesgo/ganancia. Tiene 19 años, mide 2,15 y huele a draft and stash: drafteado para asegurar sus derechos pero que seguirá en Europa desarrollando su tremendo potencial. Se mueve bien, es rápido para su altura y fino de manos. Acaba bien las jugadas tras bloqueo y produce cerca del aro. En defensa, está todavía por desarrollar aunque tiene cualidades físicas para ser incidente. Un proyecto muy interesante pero muy de futuro.

23. BOSTON CELTICS: Damian Jones, pívot (Vanderbilt)

Llegará a la NBA con 21 años y con posibilidad de adaptarse a los distintos estilos que maneja ahora la liga. Tiene el tamaño, la movilidad y la rapidez para ser un pívot titular de futuro en la NBA. Pero en su tercer año en Vanderbilt, una decepción también colectiva, no solo no ha dado el paso adelante que le hubiera convertido en carne de lotería sino que incluso ha retrocedido en números. En todo caso, una buena wildcard a estas alturas de draft y una buena opción para un equipo tan bien entrenado como los Celtics.

24. PHILADELPHIA 76ERS: Malik Beasley, escolta (Florida State)

Sigue el rearme de los Sixers que, con el frontcourt más que poblado, pueden añadir una amenaza de ataque con Beasley, que podría complementarse con Simmons si, como es nuestra apuesta, se hacen con este en el número 1. Anota los tiros liberados y juega muy bien en transición, es explosivo y compite siempre con energía. Un jugador que puede sorprender desde la zona baja de la primera ronda.

25. LOS ANGELES CLIPPERS: Cheik Diallo, pívot (Kansas)

19 años para el pívot de Mali, que está aprovechando las pruebas previas al draft para hacerse un hueco en la primera ronda. Su valoración va en aumento y los Clippers, que no saben qué forma tendrán en un futuro a medio plazo, podrían acertar si apuestan por él. Tiene fuerza, energía y capacidad defensiva. Y tiene que aprender todo lo demás, pero hay una base (intimidación, rebotes, algunos puntos a pesar de una técnica todavía precaria…) de interior interesante para sus escasos (para ser pívot puro) 2,06.

26. PHILADELPHIA 76ERS: Ante Zizic, pívot (Cibona)

Como su compatriota Zubac, carne de draft and stash. Los Sixers, con tanto movimiento en su regeneración, pueden permitirse dejarle en Europa mientras deciden como evoluciona la cosa con Saric, Okafor, Embid y Noel. Zizic mide 2,11 y seguramente tenga más potencial que el propio Zubac, algo más hecho ya pero al que quitó el puesto en la Cibona. Tremendo en la Liga Adriática (13,4 puntos, 8 rebotes y 1,4 tapones) con sus 19 años, la duda de las franquicias es si su estilo es demasiado europeo. Con todo, alguien apostará por él antes de la segunda ronda casi con total seguridad.

27. TORONTO RAPTORS: Zhou Qi, pívot (Xinjiang Flying Tigers)

2,18 de altura, 20 años, movilidad, envergadura inacabable, inteligencia y lectura de juego… con un tiro en buen desarrollo y hasta manejo de balón. En definitiva, un jugador de potencial casi inacabable. Eso sí: necesitaría ganar muchísimo músculo y reforzar su intensidad y su instinto defensivo. Talentoso y poco explosivo, puede quedar en no demasiada cosa o ser un proyecto descomunal. El problema para los Raptors, que en ningún caso podría aportar en el corto/medio plazo.

28. PHOENIX SUNS: Juancho Hernangómez, ala-pívot (Estudiantes)

Acaba de ser nombrado mejor joven de la ACB, el Barcelona le quiere y los Suns, con tres elecciones de primera ronda, pueden permitirse seleccionarle y dejar que termine de madurar en la Liga española. Lo lógico es que sea elegido por delante de su hermano Willy (número 35 en 2015: New York Knicks vía 76ers).

29. SAN ANTHONIO SPURS: Gary Payton II, base (Oregon State)

El hijo del mítico The Glove podría encajar en los Spurs. Hay una cuenta sencilla: su gran falla es el tiro y, ya se sabe, los de Texas son expertos en pulir los defectos de los jugadores jóvenes. Un base tiene sentido, además, a la vista del decreciente rendimiento de Tony Parker. De entrada, tiene un enorme instinto defensivo (va en la genética, claro), es polivalente, duro y juega bien buscando el aro.

30. GOLDEN STATE WARRIORS: Malcolm Brogdon, escolta (Virginia)

Los Warriors podrían apostar por jugadores todavía en fase muy temprana de su desarrollo con vistas al largo plazo. Pero de forma más inmediata, Brogdon puede ser muy interesante en el corto plazo y en este último número de la primera ronda. Tiene ya 23 años pero defiende, maneja la bola y genera puntos en posiciones de tiro liberadas. Eficiente y brillante en su cuarto y último año en Virginia, es más inteligente que espectacular y podría encajar en los Warriors, en función de lo que vaya a suceder en la rotación de los de Oakland de cara al verano.