WARRIORS 127 - MAVS 107

Klay (45pts) hace de Curry y GS supera a los Bulls de Jordan

Los Mavericks, que jugaron sin su habitual pareja interior, plantearon un partido difícil, probando diferentes tácticas en el Oracle.

NBA

Otra victoria de los Golden State Warriors y una gran exhibición de Klay Thompson (45 puntos, season high), pero lo primero tiene que ser alabar a Rick Carlisle: las cosas como son. El técnico de los Dallas Mavericks planteó el partido sin su estrella, Dirk Nowitzki (descanso por back-to-back), y sin su mejor guerrero, Zaza Pachulia (Aquiles). Y su boceto no pudo ser más acertado. La defensa cambiaba, llegaban los Hack-A, llovían los triples (¡contra los GSW!) y con un equipo liderado por Chandler Parsons (23 tantos, partidazo el suyo) y J.J. Barea, los campeones se vieron con el agua al cuello en el tercer cuarto (65-64) antes de que despertara un Stephen Curry que tuvo su peor día de la temporada (14 puntos) y de que el segundo Splash Brother sentenciara el partido. Ningún Warrior descanso en el cuarto cuarto. Bravo, Rick. Sin embargo, la vida sigue igual y triunfo da ventaja a los de La Bahía en la carrera por llegar o superar el 72-10 de los míticos Bulls de Jordan, Pippen y compañía: 42-4 por el 41-5 que llevaba aquel equipazo tras 46 partidos en la 95-96.

Klay es una estrella

Tan cierto es que los Warriors no serían los Warriors sin Stephen Curry, como que tampoco lo serían sin Klay Thompson o Draymond Green. Con la gran estrella pasando uno de sus peores ratos del curso (solo tres puntos en la primera mitad, la primera vez en 37 partidos que no mete un triple en esos dos cuartos) y el ala-pívot con problemas de personales (4-4 en tiros, 2-2 en triples y +22 de en 23 minutos: es buenísimo), la metralleta de Washington State se fue hasta los 26 puntos en la primera mitad, anotando los últimos 14 de su equipo, y acabó el choque con 45 (14-20 en tiros, 7-12 triples), su mejor marca de la temporada y el sexto partido de 40 puntos que se apunta desde que comenzó el curso pasado (solo tienen más en ese periodo Curry, Westbrook y Harden): es una estrella.

Curry y el tercer cuarto

Las tácticas de Carlisle se combinaron con el acierto de sus pupilos sobre el parqué y les dieron un buen susto a los más de 20.000 aficionados que, como siempre, llenaban el Oracle Arena. Llovían triples en Oakland, pero esta vez llovían en contra: una rareza estadística, visual y total. Entonces, Curry despertó. No mucho, pero lo suficiente como para, con los ojos entreabiertos, clavar tres triples de su cosecha en tres minutos y medio: mantuvo el margen necesario y se acabaron las tonterías (13 triples entre los dos equipos en el 3º). Eso sí, los Mavs no lo dejaron de intentar y el MVP acabó con 14 puntos, su peor marca de la temporada en un partido completo (vs DEN sumó 5 en 14 minutos y se retiró con otro golpe en la espinilla).  

Y van 40

La victoria ante los Mavs no es una más (42-4, superan, por ahora, los números del mejor equipo de siempre). Aunque casi ninguna lo es ya para estos Warriors de récord. 40 triunfos seguidos en ese feudo que grita y disfruta cada noche con el juego de los suyos: hace más de un año que no pierden (27 de enero 2015 vs Bulls) y solo tienen por delante la racha de los Bulls de Jordan (44). Un último dato: los Warriors llevan cinco partidos de +120 puntos seguidos, primer equipo que consigue algo así desde los Suns de 1993 (ESPN Stats&Info). Ah, y ya van 186 minutos sin ir perdiendo. Casi cuatro partidos seguidos... Como siempre, de locos.