NBA
FINALIZADO
Cleveland Cavaliers CLE

113

Charlotte Hornets CHA

89

FINALIZADO
Denver Nuggets DEN

99

Houston Rockets HOU

109

FINALIZADO
Golden State Warriors GSW

110

Atlanta Hawks ATL

103

Campeonato Brasileño Serie A
Eurocup
Zenit San Petersburgo (Baloncesto) ZEN

-

Partizan PAR

-

Galatasaray GAL

-

Ratiopharm Ulm RAT

-

Fraport Skyliners FRA

-

Unicaja MAL

-

Mornar Bar MOR

-

Fiat Turin FTU

-

Estrella Roja RED

-

AS Monaco MON

-

Alba Berlin ALB

-

Cedevita Zagreb CED

-

Germani Brescia BRE

-

BC Andorra AND

-

Limoges LIM

-

L. Kuban TIV

-

Valencia VAL

-

Turk Telekom TUR

-

El Madrid, campeón de Europa por novena vez en su historia

AStv

REAL MADRID 78 - OLYMPIACOS 59

El Madrid, campeón de Europa por novena vez en su historia

El equipo blanco no falló en un Palacio entregado: frenó a Spanoulis y decidió con el carácter de Nocioni y los latigazos de Carroll. La Novena ya es del Real Madrid.

Cómo no te voy a querer…”, atronaba el Palacio embriagado por la emoción, “si me hiciste campeón de Europa por novena vez”. Puños al viento, puños de ganador. Los de Llull, Sergio, Reyes, Rudy, Ayón, Rivers, Maciulis, los de Carroll y el MVP Nocioni, los del Real Madrid. La adrenalina y el vértigo habían envuelto al equipo antes de la Final Four. Pero también la pasión y la sed de gloria. Decía Spanoulis que en 2013 el Olympiacos tuvo más hambre. No, esta vez. No en Madrid y con la experiencia acumulada, no con los gritos del médico blanco antes del asalto definitivo: “Vamos a demostrar que en nuestra casa, con nuestra sangre, solo hay un final posible: ¡ser campeones de Europa!”. Compromiso y talento. Equipo.

El baloncesto madridista, el de hoy, solía escuchar historias del pasado glorioso, le contaban qué noche la de aquel año. Pero hacía veinte cursos, una generación perdida, que no vivía una como esta, y antes, otros tres lustros. Pero el Madrid siempre vuelve, está grabado a fuego, el problema de tiempo atrás es que lo había dejado de intentar. O casi. No apretaba con la abnegación necesaria, no contaba con los medios, el trabajo y el interés absoluto del club. No con el suficiente para ser el mejor, para recuperar la corona del viejo trono de Europa. La medias tintas solo conducen al fracaso. Y de eso supo mucho durante demasiados años.

En realidad, la fiesta, comenzó por la mañana, con la cantera anticipando gritos y sonrisas, lágrimas de emoción. Nada es casual y sí reflejo del trabajo bien hecho en una sección que ha seducido al club. Como supo hacerlo en su día Saporta. La labor de Juan Carlos Sánchez, Alberto Herreros y Alberto Angulo está ahí. No era cuestión de recursos económicos, sino de algo más, de remar a la vez y con convicción. Otros lo intentaron y no les dejaron. Veinte años después el Madrid ha vuelto, lección aprendida. Que no la olviden para el futuro.

Y ha vuelto con Pablo Laso al frente, octavo título en doce finales de quince posibles. El Ferrándiz del Siglo XXI. Recompensa al trabajo, la calma y los principios. Recompensa gigante, además, porque para tocar el cielo tuvo que derribar a un enemigo ciclópeo, al más grande de todos, al mejor equipo de la década. Y al mejor jugador. Al Olympicos y a Spanoulis en su cuarta final desde 2010. Porque si no fuera por el Madrid —recuerden el playoff de hace un año—, quizá ahora en El Pireo estarían celebrando su cuarto éxito seguido, la mayor gesta jamás contada.

Y por ahí se arrancó el partido, por la épica griega. La de su hinchada plantando cara. La de su equipo encorsetando hasta la asfixia al favorito mientras Lojeski hacía de Spanoulis (diez puntos en seis minutos). Rudy no podía con él. Al compás heleno. La brecha se abrió hasta los seis tantos en el cruce con el minuto 11 (15-21). Para entonces ya andaba Nocioni en la cancha. Para lo malo, alguna pasada de frenada, y para lo bueno, casi todo. Levantó al Madrid y alzó al Palacio en ausencia de Ayón (dos faltas rápidas) y de Reyes, confundido por los músculos de ébano de Dunston, Petway y Hunter.

El Chapu forzó faltas y una antideportiva, robó un balón y culminó el contragolpe. Inabordable, todo un carácter, incluso para el Olympiacos. A su lado, otro de los nuevos, Maciulis. De-ter-mi-nan-te. Se la jugó cuando el resto no hallaba resquicios. No una vez, sino hasta tres. Sin fallo, incluidos dos triples. Y lo hizo como alero y como falso cuatro. Nueve puntos en un parcial de 20-7 hasta el descanso que cerró con un cañonazo otro de los que vale un potosí, y además no hace ruido: KC Rivers (35-28).

Spanoulis, por entonces, llevaba tres puntos, lo que provocaba, más que alivio, un escalofrío de los que te recorren de arriba abajo. Iba a despertar, lo iba a hacer… No lo vimos. Por segunda vez en un duelo de Final Four el dios ateniense se quedaba por debajo de los diez tantos. Defensa, mucha, la de Llull y Carroll, la de un Rivers que se ganó la pirotecnia (+20 con él en pista, como con Maciulis).

Pero ojo, amigos, esto no había acabado, ni siquiera con el +11 del minuto 23 (misma renta que frente al Maccabi en Milán 2014). Esto empezaba justo entonces. La grandeza de la armada del El Pireo. Entre Lojeski, Printezis y Sloukas descerrajaron un 0-12. La angustia secaba gargantas. No era el día del Chacho en anotación, no como en las dos finales previas (38 puntos entre ambas). Ni tampoco de Rudy. Ni de Ayón ni de Reyes...

¿Y ahora qué hago?, debió preguntarse Laso con ese 40-41 en contra, con esas sensaciones adversas y ya conocidas. Pues fue fiel de nuevo a sus principios. Carroll a pista, al rescate. Y Yeisi lo bordó: once puntos seguidos, tres triples levantándose en alguno de ellos medio metro por encima de Spanoulis. Medio metro, pongan la mano y háganse a la idea. Ventaja blanca, y ritmo, pero aún con el aliento rival en el cogote. La resistencia la quebró Nocioni con su segunda diana de tres en el tramo vital, y con otro tapón planetario, como en la semifinal. MVP, MVP… Llull remató. Dos tiros libres, una falta forzada, un canastón. Imperial, la guinda a la andanada colectiva. Trabajo soberbio y defensa pletórica, puntos al margen. Y si no, miren a Slaughter, o a quien quieran.

Ahora o nunca, habíamos escuchado. Nunca lo sabremos porque fue ahora. ¡AHORA!, la Novena.

0 Comentarios

Mostrar