Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Bundesliga
Ligue 1
PSG PSG PSG

-

Lille Lille LIL

-

Euroliga
B. Munich MUN

-

Panathinaikos PAN

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Fenerbahce FNB

-

Olympiacos o el arte de la guerra aplicado al baloncesto

FINAL FOUR 2015

Olympiacos o el arte de la guerra aplicado al baloncesto

Olympiacos o el arte de la guerra aplicado al baloncesto

SPYROS CHORCHOUBAS

EFE

Es difícil seguir considerando un tapado a un equipo que va a jugar su quinta Final Four en siete años, que fue campeón en 2012 y 2013... y que acaba de eliminar al Barcelona.

Decía Tzun Tzu en El Arte de la Guerra que el verdadero poder era utilizar al enemigo para derrotar al enemigo. Y que quien se conoce a sí mismo y conoce a los demás, no corre peligro ni en cien batallas. El Arte de la Guerra aplicado al baloncesto y al siglo XXI es el Olympiacos, un equipo que ya es el tapado más destapado de la historia. Va a jugar su quinta Final Four en siete años, es el campeón de 2012 y 2013, ha eliminado al Barcelona… y vuelve a llegar, esta vez a Madrid, como el eslabón aparentemente más débil de los cuatro semifinalistas. Seguramente un lugar en el que le encanta estar. Desde luego, uno que le hace especialmente peligroso. Porque si alguna enseñanza ha dejado esta competición en los últimos años es que quien menosprecia en lo más mínimo al Olympiacos está muerto. Sin solución: KO.

LOS DATOS

TÍTULOS: 3 (1995, 2012 Y 2013)

BALANCE TOTAL EUROLIGA 2014-15: 21 victorias y 7 derrotas

QUINTETO MÁS UTILIZADO:


Vangelis Mantzaris: 5,3 puntos, 2,5 asistencias, 39% en triples y 5,7 de valoración por partido

Vassilis Spanoulis: 14,9 puntos, 48% en tiros de dos, 5,7 asistencias y 15,5 de valoración

Matt Lojeski: 9,5 puntos, 3,9 rebotes, 43,8% en triples y 10,6 de valoración

Georgios Printezis: 12,2 puntos, 4,8 rebotes, 56,8% en tiros de dos y 12,8 de valoración

Othello Hunter: 8,4 puntos, 4,9 rebotes, 62% en tiros de dos y 9,6 de valoración

Además de ese espíritu de supervivencia que acaba mutando en espíritu de campeón, el Olympiacos ha perfeccionado el arte de cambiar todo para que nada cambie. Así será, o eso parece, mientras Spanoulis esté al frente de la nave. El equipo de El Pireo parece la misma máquina perfectamente sincronizada e híper física de los últimos años. Y sin embargo es un equipo distinto. Ganó en 2012 con Ivkovic y en 2013 con Bartzokas. Y ahora tiene al frente a Giannis Sfairopoulos, sacado como su predecesor del Panionios. De los equipos que ganaron en Estambul y Madrid faltan Hines, Antic, Dorsey, Law, Keselj, Gecevicius, Papanikolaou, Perperoglou o Shermadini. Y apenas siguen cuatro jugadores. Otra vez: uno de ellos es Spanoulis así que todo cambia para que nada cambie.

El Olympiacos es, en definitiva, un competidor inagotable con experiencia, un nivel físico de absoluta élite y una rotación corta que sin embargo ya no es un gran problema cuando se está a dos partidos, 80 minutos de baloncesto, del título. Su defensa es abrasadora con Bryant Dunston y Othello Hunter compensando con músculo su deficiencia de centímetros ante pívots más grandes. Printezis y Petway abren la pista desde el cuatro y Lojeski, Sloukas y Mantzaris trabajan a destajo y castigan desde el perímetro cada desajuste de la defensa rival. Siempre con la colectividad como norma y sin más alegrías que las que se permite Spanoulis, el gran ejecutor en el baloncesto europeo actual. ¿A qué suena todo eso? Exacto: a Estambul y a Londres. Así que cuidado, Madrid, llega el Olympiacos con el Arte de la Guerra siempre debajo del brazo. Y entre ceja y ceja.

LAS CLAVES

DEFENSA, DEFENSA, DEFENSA…: El Olympiacos basa su identidad en una defensa a la altura de las mejores del continente, seguramente la mejor, en el último lustro. Máxima intensidad física y juego al límite del reglamento pero sobre todo un excepcional sistema de ayudas, movimientos colectivos y ocupación de espacios. Un despliegue que suele hacer que cualquier rival parezca mucho peor de lo que realmente es.

MENTALIDAD COMO IDENTIDAD: El equipo de El Pireo ha hecho del espíritu de supervivencia y de la capacidad para sorprender a rivales teóricamente más poderosos una forma de vivir y sobre todo de competir. Un equipo que siempre está a la altura de lo que exige cada partido importante… y que muchas veces está varios cuerpos por encima.

SPANOULIS: Y Spanoulis, claro. El Olympiacos es el equipo de Spanoulis, un cosmos ordenado para sacar el máximo de uno de los grandes jugadores de la historia de la Euroliga. Todo orbita alrededor de él y todas las piezas encajan en un puzzle que pone los partidos en estado de máxima compresión. Y entonces aparece Spanoulis e inclina la balanza.

0 Comentarios

Normas Mostrar