PANATHINAIKOS-BARCELONA

El OAKA de Atenas, desalojado por amenaza de bomba

Tras 35 minutos de parón, el partido entre el Panathinaikos y el Barcelona se reanudó. Perros de la policía griega no encontraron artefactos en el pabellón heleno.

0
El OAKA de Atenas, desalojado por amenaza de bomba
SPYROS CHORCHOUBAS EFE

El partido en el OAKA de Atenas entre el Panathinaikos y el Barcelona, que cerraba la primera fase de la Euroliga,  estuvo parado durante 35 minutos por una amenaza de bomba que obligó a evacuar el pabellón. La policía griega recibió una llamada que advertía de que se había colocado un explosivo que estallaría a las 23:00 (hora local: 22:00 española), el momento en el que, aproximadamente, tendría que estar a punto de empezar el segundo tiempo.

Falsa alarma.  Una vez recibida la llamada, se optó por evacuar el pabellón, en el que había algo más de 14.000 aficionados, muy lejos (el partido apenas tenía relevancia clasificatoria) de los casi 30.000 que abarrotaron el OAKA cuando el propio Barcelona jugó allí los cuartos en 2013. Los equipos también abandonaron las instalaciones y el Barça se trasladó a una pista anexa a la espera de noticias. En ella calentó también antes de regresar al OAKA en cuanto la policía griega terminó la búsqueda con perros y descartó que existiera una amaneza real. El partido, después de barajarse la suspensión, se reanudó pasadas las 22:35 (hora española) con mucho menos público del que había asistido al primer tiempo.

En el mundo del baloncesto, existen precedentes de aviso de bomba en la NBA: en marzo de 1997 el Moda Center de Portland (entonces Rose Garden) fue evacuado al término de un Blazers-Knicks. Ocho años después, otra amenaza retrasó 90 minutos el inicio de un Pistons-Pacers en Detroit.