El Valencia Basket gana pero deja vivo al Nizhny Novgorod

Logo Eurocup

Valencia Basket 84-Nizhny Novgorod 75

El Valencia Basket gana pero deja vivo al Nizhny Novgorod

El Valencia Basket gana pero deja vivo al Nizhny Novgorod

DAVID GONZALEZ

El conjunto español llegó a ganar por 23 puntos, pero no pudo mantenerla y tendrá que jugarse el pase con un renta de nueve puntos en Rusia.

Nada tuvo que ver la visita del Novgorod con sus antecesores. Sus compatriotas del Khimki y después el Alba de Berlín salieron tocados y prácticamente hundidos de La Fonteta. Le valió a Valencia Basket los 16 y 32 puntos que se llevaron de ventaja al partido de vuelta.

Pero esta vez no pudo ser y todo queda abierto para la semana que viene donde se decidirá quién se gana el billete a la final. El 84-75 que reflejó al final del encuentro el marcador, supone que los rusos tienen mucha vida y que los taronja deberán trabajarse muy mucho la clasificación.

Desde el comienzo se vio que el Novgorod llegaba a la cita con la lección bien aprendida. Tratar de contener al máximo a la artillería de Perasovic y, si se podía, atacar sus puntos débiles. Lo consiguieron en el primer cuarto que terminaron ganando por tres puntos de ventaja (20-23). Pero fue en el segundo donde los taronja se desperezaron y fueron la apisonadora de otras noches europeas.

Valencia dejaba a su rival con solo nueve puntos en este periodo y empezaba a abrir un hueco importante dejando el electrónico al descanso en 41-32. Se cerraban así los primeros 20 minutos cargados de muchísima intensidad en la pista, con muchas faltas, algunas técnicas y otros tantos rifirrafes entre los protagonistas. Perasovic y Lukic no estaban demasiado contentos con lo que estaban viendo.

Tras el paso por los vestuarios los valencianos seguían disparando la ventaja pero el Novgorod siempre reaccionaba a tiempo para no despegarse demasiado. Aún así la renta taronja crecía y llegaba hasta los 14 puntos al inicio del último y definitivo cuarto.

Y fue entonces donde volvieron a resurgir los rusos. Igual que al principio, los Thompson, Antonov y compañía, sin hacer mucho ruido, iban cual hormiguita trabajándose los puntos que finalmente dejan más que abierta la eliminatoria para el choque de vuelta. Recortaron otros cinco y ahora los taronja están obligados a defender con sangre, sudor y esperemos que no lleguen a las lágrimas, una renta de nueve puntos para poder estar en su sexta final continental. Mañana, por cierto, podrán estudiar al que sería su rival entre el Estrella Roja de Belgrado y el Unics Kazan.

Comentarios

Comentarios no disponibles