Competición
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
Bundesliga
Liga Portuguesa

El Madrid sigue invicto en Liga

VALLADOLID 83 - REAL MADRID 105

El Madrid sigue invicto en Liga

El líder, que suma 18 victorias y ninguna derrota, tuvo que esperar al último cuarto para romper el partido ante un gran Valladolid. El Madrid hizo 105 puntos y 147 de valoración.

Aparte del partido, el Valladolid no tenía mucho más que perder. Y salió sin miedo a la paliza, y si lo tuvo con ese 0-7 inicial, se le quitó pronto cuando vio que el Madrid­ no mordía atrás y que le entraban lo tiros. Uno detrás de otro, empezando por Jason Rowe (9 puntos al descanso), siguiendo por Omari Johnson (11) y terminando por Danilo Andjusic (12) y su mano tonta, que lideró el parcial del segundo cuarto: 25-24. Sí, sí, triunfo pucelano.

Ocho triples locales por siete del Madrid en la media parte. El juego fluía sin limitación, si acaso una zona de los de Ricard Casas que evitó que cada ataque fuera un paseo. Algunos se frotaban los ojos con el resultado, con ese 49-52 del intermedio. Los hubo, incluso, que llegaron al Pisuerga (buena entrada, pero no se llenó) para ver al Madrid y acabaron animando al Valladolid. La indefensión genera simpatía, y pocos equipos ha habido más desamparados que este en la ACB en los últimos años. Una plantilla de supervivientes, que mostró la dignidad de su trabajo.

Un esfuerzo que no le sirvió para ganar, pero sí que le dio 25 minutos de gloria: hasta el 62-63. En el líder destacaban los chispazos de Llull (20 puntos, pletórico de fuerza y acierto: 8 de 11 en tiros de campo) y de Darden (16) y el curro constante de Felipe Reyes, ejemplo definitivo de honradez profesional. Va para 34 años, lo ha ganado casi todo y debe cuidar su físico, pero no hay jornada en la que no baje a la mina. No falla. Y el día que anda regular es por acierto, nunca por entrega (27 de valoración).

Según se crecía el Valladolid, con el griego Haritopoulos peleándolo todo (18 tantos), el Madrid tomó conciencia de que debía cambiar la marcha en defensa aunque fuera sólo un rato y por el prurito de mostrar que el líder es el líder. Entre el final del tercer periodo y el arranque del último, con Sergio, Llull, Rudy, Reyes y Slaughter en pista, la gesta local se quedó sin argumentos.

El partido acabó entonces con los números que cualquiera hubiera vaticinado en la previa: 83-105 en el marcador (la sexta vez que el Valladolid recibe más de cien tantos), 17-33 en el rebote, 11-23 en asistencias y un apabullante 57-147 en valoración­. Pero no fue otra paliza sin más, no. Fue un heroico Valladolid ante el líder invicto. Un Madrid que no contó ni con Carroll, que se quedó en Madrid para cuidar la rodilla derecha, ni con Mirotic, con una sobrecarga en la pierna derecha. La Copa manda.

Comentarios

Comentarios no disponibles