Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

El Barça devuelve la remontada

Real Madrid 71 - Barcelona Regal 72

El Barça devuelve la remontada

El Barça devuelve la remontada

EFE

Resucitó en el último cuarto tras un partido pésimo en ataque y empata la final antes de ir al Palau. El Madrid tuvo a su rival contra las cuerdas todo el partido y no supo rematarlo.

Madrid

Hay Liga, hay Clásico. Puñetazo sonoro en la mesa de un Barça Regal que en el minuto 28 agonizaba (53-39). Yacía en el suelo a la espera del golpe de gracia blanco. Nunca llegó. El Madrid lo vio tan cerca, tan ganado, que se arredró. El corazón te lleva a luchar hasta el infinito cuando vienen mal dadas, pero esta vez, con todo de cara, sus palpitaciones le paralizaron. Pavor a ganar. Pesó la experiencia azulgrana, sus siete finales consecutivas, su serenidad. No le persigue el tren de la urgencia y eso se nota.

Los 14 tantos se quedaron en nada tras un triple de Mavrokefalidis (65-64). Partido nuevo a 2:40 de la bocina, pero duelo gestionado ahora a la manera del Barça tras una tremenda remontada en la que Navarro mostró galones, todos en el pecho. Gran actuación también de Oleson.

Restaba la última traca y el primero en aparecer fue Mirotic para desquitarse de un malísimo encuentro. Canasta al poste y triple ganador, o eso parecía: 71-67 a 52 segundos del final. Respondió Wallace con la velocidad de un pistolero. Triple y falta incluida -de Mirotic-, aunque erró el tiro libre. Le siguió una pérdida de balón entre Llull y Slaughter. Con 71-70, Oleson, otra vez él, penetró hasta la cocina y sacó la personal: 71-72. Último ataque, siete segundos. Se la jugó Sergio, se le salió y Carroll al rebote fue frenado por la defensa de Ingles (no pareció falta).

Triunfo de muchos quilates para un Barça que recupera el factor cancha, que se pone ahora en manos del Palau. A ver. El reto blanco es olvidarlo todo en el diván del vestuario y forzar el quinto partido en el Palacio. Perseguir con ahínco el desquite, el de ayer, el del año pasado, el de la Copa, el de la Final Four, y no lamerse las heridas. A favor del Barça, queda claro, rema su instinto ganador; pero el Madrid quizá ande un punto por encima en lo físico, en el juego interior, con un Lorbek mermado, que se golpeó la cara y fue trasladado a un hospital con mareos y pérdida de visión.

Al final, tanto hablar de la hegemonía azulgrana en la pintura, y fueron Navarro y Oleson los que decidieron mientras Reyes mandaba en la zona, como en el título de hace seis años ante Marconato y Vázquez. Entonces voló al Palau con 2-0. Ahora, no.

Comentarios

Comentarios no disponibles