Temas del día

La Caja Mágica pasa página a la crisis blanca

ACB | Real Madrid 80 - Meridiano 62

La Caja Mágica pasa página a la crisis blanca

La Caja Mágica pasa página a la crisis blanca

reportaje gráfico: chema díaz

Con tres bajas y dos tocados, el Meridiano Alicante no plantó cara al Madrid. Molin aprovechó para dar minutos a Vidal y a Begic, pero no a Velickovic. Brillaron Llull, Tomic y Mirotic. La afición respaldó sin alardes a la plantilla, aunque volvió a pitar a Tucker por su mal día en el tiro: 0 de 5.

Dicen que después de la tempestad toca calma. Pues de eso, de calma, tuvo el Madrid taza y media. Después de diez días convulsos, el pabellón blanco fue un remanso de paz: la Caja Fría. Silencio casi sepulcral de inicio roto de vez en cuando por tímidos aplausos. De la tensión vivida el sábado pasado tras la dimisión de Messina, nada de nada. La grada optó por la pasividad, desconocemos si por conformismo o hartazgo, y respaldó a la plantilla y a Molin. A todos, menos a Tucker, otra vez pitado por algunos al final. Al americano se le ve hundido. Cada vez que le toca tirar, tiembla, le puede la ansiedad, aunque Molin le alaba por su compromiso en el trabajo.

Quizá la afición del Madrid sólo sea el reflejo del debilitamiento de la sección, pero se la ve pusilánime. Después de lo que ha caído, su reacción fue pitar a Tucker, protestar a los árbitros e increpar al veterano Rejón, pívot rival. Ah, y, al final, pedir una limosna para Velickovic en forma de minutos. Molin lo dejó claro: "Lo importante es el equipo, no las individualidades". Le va a utilizar de alero y en función del rival. Nole ya lo sabe. En cambio, el técnico sí dio continuidad a Vidal y a Begic.

El Madrid tuvo su partido tranquilo, el que necesitaba para pasar página al capítulo Messina. Y lo tuvo ante un Meridiano en cuadro, sin Cazorla, Hasbrouck y Rancik, más Heurtel y Urtasun tocados. El duelo se resume fácil: Goliat aplastó a David. Demasiado arsenal en la pintura para que el Meridiano diera guerra. Entre los pívots blancos sumaron 51 de los 80 puntos. En ocho días, el Madrid se juega la Final Four. A la plantilla se la ve responsabilizada y hay un tímido intento de jugar más rápido.