EE UU no impresiona pese a terminar invicta

Baloncesto | Mundial 2010 | Grupo B | EE UU 92 - Túnez 57

EE UU no impresiona pese a terminar invicta

EE UU no impresiona pese a terminar invicta

reuters

La débil Túnez aguantó su ritmo hasta el descanso

Antes de llegar a Turquía, todos señalaban con el dedo a EE UU como favorito. Una semana después eso no ha cambiado. Encadenan cinco victorias y lo hacen siendo el segundo mejor ataque tras Serbia (91), los segundo mejores reboteadores (40,4 también después de los balcánicos) y los mejores en robos (11), aunque en EE UU no es oro todo lo que reluce.

Ayer la floja Túnez le aguantó hasta el descanso (39-33), cuando Gordon sustituyó a Durant como alma ofensiva del equipo (21 puntos: 3/3 en tiros de dos, 4/7 en triples y 3/3 en libres) y no hubo más historia. "Tal como estaba tirando en la rueda de calentamiento, sabía que iba a jugar bien", apuntaba el de los Clippers.

Esa primera parte no fue su único susto en esta fase inicial. Brasil, con Huertas a la cabeza, ya bajó al equipo estadounidense de su pedestal y demostró que ni mucho menos es invencible. Que sufre, como todos, y que el bloqueo y continuación se le atraganta.

Durant marca las diferencias en un equipo anárquico que saca mucho rendimiento a su superioridad atlética. Ahora ese muro físico se topará con otro muro, el angoleño, muy por debajo en cuanto a talento ofensivo. EE UU ya mira por el retrovisor al resto de rivales y hay tres, según Gordon, de los que no se fía: Serbia, Turquía y, por supuesto, España.

Los mejores de EE UU en la liguilla

Kevin Love. lLa máquina de sumar. Estados Unidos juega a mil por hora y eso resta minutos al pívot de Minnesota. Pero es una máquina de hacer números: 7,4 puntos y 6,6 rebotes en sólo 10 minutos por partido.

Chauncey Billups. El veterano sabio. A sus 33 años y con un anillo de la NBA y un MVP de las Finales en la mochila, el base de Denver está jugando aquí de escolta. No le están entrando los triples (21%), pero es el líder.

Kevin Durant. La superestrella. Un fenómeno. Anota con una facilidad insultante (17,8 puntos por partido) y ayuda en el rebote (6,2). En el duro partido ante Brasil tiró del carro: 39 minutos, 27 puntos y 10 rebotes.