LaLiga Santander
Liga Rumana
FINALIZADO
Viitorul Viitorul VTR

0

Cluj Cluj CFR

1

Liga Turca
FINALIZADO
Fenerbahçe Fenerbahçe FEN

2

BB Erzurumspor BB Erzurumspor BBE

2

NBA
FINALIZADO
Washington Wizards WAS

128

Los Angeles Lakers LAL

110

FINALIZADO
New Orleans Pelicans NOP

96

Miami Heat MIA

102

FINALIZADO
Dallas Mavericks DAL

113

Sacramento Kings SAC

120

FINALIZADO
Denver Nuggets DEN

95

Toronto Raptors TOR

86

Liga Griega
FINALIZADO
Levadiakos FC Levadiakos FC LEV

1

PAOK PAOK PAO

2

Liga Mexicana - Apertura

Ambientazo, emoción y tangana final en el derby

ACB | Real Madrid 77 - Estudiantes 68

Ambientazo, emoción y tangana final en el derby

Ambientazo, emoción y tangana final en el derby

HELIOS

Se impuso el Madrid, con récord particular de público

Y yo me pregunto: ¿En qué pensaban Lolo Sainz y Florentino cuando estaban dispuestos a jugar en el pequeño pabellón de Torrejón de Ardoz? De no ser porque la Euroliga les obligó a mudarse a Vistalegre, el equipo con mejor palmarés del planeta habría empezado la Liga en una caja de zapatos, se habría perdido el regalo, la sorpresa, de iniciar esta campaña con récord particular de público en las gradas.

Vistalegre, el barrio de Carabanchel, ha sido tan generoso con el Madrid como lo fue tres años atrás con Estudiantes. Le ha brindado una cálida acogida. Merced a eso, el derby entre los grandes rivales de la capital ha recuperado la intensidad de los mejores tiempos y, de propina, la Liga ACB ha empezado a lo grande, con un partido emocionante en su desarrollo y con una tangana posterior en la que hubo intercambio feroz de insultos, puñetazos y patadas entre diversos jugadores.

Para caldear el ambiente, pues, arranque idóneo. La campaña promete grandes pasiones en Madrid. Y el equipo blanco, que parece tener potencial técnico suficiente para colocarse entre los mejores, podrá contar además con un respaldo ambiental imprescindible para completar el despegue.

Garra. En gran medida, el derby respondió al esquema tradicional: más garra que juego. Concentración, intensidad, espíritu de lucha, pero tantas lagunas como aciertos en el juego. Ambos equipos están todavía faltos de coordinación, aunque ocurrió ayer lo mismo que en el Trofeo de la Comunidad: el Madrid evidenció más recursos en ataque, más quilates.

Maljkovic ha optado por utlizar tres pequeños en el quinteto inicial (Bennett, Bullock y Herreros). Eso tiene ventajas (velocidad, triples) y peligros (poco rebote, agujeros en defensa). Al menos dos de esos bajitos serán posteados por rivales de más talla (en este caso, Bullock por Jasen y Herreros por Jiménez). Si no lo compensan en ataque, mal asunto. Eso le ocurrió ayer al Madrid con Bullock, desbordado por sus antagonistas directos e inoperante en el tiro (1 de 7 triples). Cuando Maljkovic encontró solución al problema (colocar al americano como base), Bullock hizo la quinta y se despidió con flojísima aportación.

Estudiantes, correcto en defensa y rebote, perdió el encuentro por su enorme dificultad para producir puntos. El esfuerzo de Jasen y Jiménez no pudo compensar la sequía de Loncar, Iturbe y los bases. Y el gran primer cuarto de Garcés (10 puntos) no tuvo continuación.

Herreros: "Querían guerra y fuimos a ella"

Como ellos son muy simpáticos y todo el mundo les ríe las gracias, al final pasa lo que pasa. Han querido guerra y hemos ido a ella. No sé bien lo que ha pasado. Acudí a separar a Sonko y Jasen y me llevé la peor parte, pero si es por defender a un compañero me pueden dar doscientas mil patadas.

Maljkovic: "Rechazo arbitrajes así"

Hemos visto hoy un arbitraje muy malo. Doy la enhorabuena a Martín Bertrán, pero Pérez Pérez y García Leal, o tienen algo contra el Real Madrid o no tuvieron un buen día. No quiero jugar más con arbitrajes semejantes. Contra Estudiantes nunca diré nada porque le tengo gran respeto y admiración.

Hernández: "Me entristece lo que pasó al final"

Estoy muy triste por lo que ha pasado al final. No sé si el deporte se tiene que vender o no, pero creo que no somos los únicos que deberían hacerlo. Ya lo vende demasiada gente, y algunos muy mal.