NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ACTUALIDAD

Los síntomas del cáncer de esófago que no debemos ignorar

Una investigación de la Universidad de Cambridge reveló que este cáncer empieza con células del estómago.

Actualizado a
cáncer esófago

Una investigación de la Universidad de Cambridge reveló hace poco que las células anómalas que se convierten en cáncer de esófago comienzan su vida como células del estómago.

El cáncer de esófago es el sexto cáncer más mortífero, y el adenocarcinoma de esófago está aumentando en los países occidentales sobre todo. Desde hace tiempo se viene relacionando este cáncer con el esófago de Barrett.

Esta enfermedad aparece en la endoscopia como una “mancha” rosada en la superficie del esófago. Afecta a una de cada 100 a 200 personas en el Reino Unido, y entre 3 y 13 personas de cada 100 con esta afección desarrollarán un adenocarcinoma de esófago a lo largo de su vida.

El cáncer de esófago puede ocurrir en cualquier lugar a lo largo del esófago. Es más habitual en los hombres que en las mujeres. En algunas regiones, las mayores tasas de cáncer de esófago pueden atribuirse al consumo de tabaco y alcohol o a determinados hábitos nutricionales y a la obesidad, afirma la Clínica Mayo.

Primeras señales del cáncer de estómago

  • Tener problemas para pasar la comida, conocido como disfagia
  • Sentir o tener náuseas de manera constante
  • Tener acidez estomacal o reflujo
  • Síntomas de indigestión, como eructar mucho
  • Tener tos y ver que esta no mejora
  • Perder el apetito y/o perder peso sin estar haciendo dietas
  • Una voz ronca
  • Sentirse cansado o sin energía constantemente
  • Dolor en la garganta o en la mitad del pecho, especialmente al pasar la comida

Los factores que producen irritación en las células del esófago y que aumentan el riesgo de tener cáncer de esófago incluyen:

  • La enfermedad por reflujo gastroesofágico
  • El tabaquismo
  • Los cambios precancerosos en las células del esófago (esófago de Barrett)
  • La obesidad
  • El consumo de bebidas alcohólicas
  • El reflujo biliar
  • Las dificultades para tragar debido a un esfínter esofágico que no se relaja (acalasia)
  • El hábito de beber líquidos muy calientes
  • La ingesta insuficiente de frutas y verduras
  • Los tratamientos de radioterapia en el pecho o en la parte superior del abdomen

Investigación constante

Reconocidos especialistas españoles en la investigación y el tratamiento de tumores digestivos formarán virtualmente a oncólogos médicos en la segunda edición del “Aula Virtual en Tumores Digestivos” del Grupo de Tratamiento de los Tumores Digestivos (TTD).

Esta iniciativa de e-learning, por la que ya han pasado cerca de 200 alumnos, ofrece un curso de formación específico de dos años en este tipo de tumores, con toda la información y evidencia científica disponible actualizada.