NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ACTUALIDAD

Las patologías que puedes tener por el cambio climático

La calidad de vida y salud se puede deteriorar según el medio ambiente también lo hace, sobre todo la fertilidad, el estado anímico, el aparato respiratorio o el sistema renal.

Actualizado a
golpe de calor

La ONU ha planteado el cambio climático como “la mayor amenaza para la salud humana en la historia”. Y es que las olas de calor, los fenómenos extremos voraces tanto de lluvia como de fuego, la subida del nivel del mar, ponen al ser humano en el centro de la principal repercusión.

No es sólo que el calor extremo nos afecte. Es que a largo plazo, es nuestra propia salud la que se ve perjudicada. Y muy seriamente. Los tres fallecidos por golpes de calor en la Comunidad de Madrid en los últimos días dan cuenta de ello.

Estrés térmico

Y con el calor extremo, la salud del corazón está en riesgo alto, ya que las temperaturas extremas ya matan a 5 millones de personas cada año. Según aumenta la temperatura lo hace el ritmo cardíaco, ya que el cuerpo requiere aumentar el flujo de sangre para enfriar el cuerpo. Este estrés térmico adicional agrava el riesgo de que personas con enfermedades cardíacas sufran accidentes cardiovasculares. Incluso aquellas que no sabían que podían tener patologías pueden ver cómo su salud empeora.

Insomnio y nula calidad del sueño

Con calor no se puede dormir, no se descansa bien. Según un estudio de la Universidad de Copenhague, el cambio climático te puede llegar a robar hasta 44 horas de descanso al año. El hecho de que las mínimas sean tan elevadas hace imposible descansar bien, afectando también al resto de tu actividad durante el día, tanto de trabajo como emocional.

Problemas respiratorios

El aumento de los niveles de ozono en el suelo y las partículas contaminantes que están presentes en el aire hacen que respiremos peor, y nos pueden llevar a tener una función pulmonar disminuida, tal y como cuenta este estudio. Aumentan los casos de asma, rinitis, sinusitis, enfermedad pulmonar obstructiva crónica e infecciones del tracto respiratorio. A más calor, más contaminación, y mayores problemas de salud.

Que las alergias sean más severas es un problema también, ya que el incremento de los niveles de CO₂, que han aumentado un 9% desde 2005 y un 31% desde 1950, ha hecho que los niveles de polen se incrementen, agravando los diferentes síntomas de las alergias como estornudos, tos, picores, dolores de oído y cabeza. Y es que las cabezas incluso se están desestacionando, ampliando el periodo que duran hasta dos meses con las alergias al polen. Se suma también que los niveles de polen no dejan de aumentar y las precipitaciones cada vez son menores.

Problemas renales

La deshidratación por la exposición al calor puede dañar los riñones de manera seria ya que dependen del agua para ayudar a eliminar los desechos de la sangre en forma de orina. Si no te hidratas bien, el problema se agrava a nivel de la salud.

Pueden aparecer cristales y piedras en el riñón con síntomas como náuseas, dolor lumbar y dificultad para orinar, tanto en niños como en mayores, aumentando también las infecciones. En los mayores, la deshidratación podría aumentar la mortalidad ya que ellos no tienen ni siquiera la sensación de necesitar beber agua.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?